Florencia Pianello, profesora de educación física, es la máxima artillera de Talleres de Córdoba. Con 25 años, la figura del albiazul sueña con consagrarse campeona y analiza el presente del fútbol femenino en nuestro país.

  • Por Lucía Cardozo y Juan Cruz Cestac.
  • Instituto Milenio Villa Allende.
  • Alejo Heredia y Jerónimo Barranco.
  • Instituto Educativo Nuevo Milenio.

200 millones de euros por el francés Kylian Mbappé, otros 175 por el traspaso de Neymar Jr, y tantas otras cifras astronómicas, se tejen y manejan en lo que consideramos hoy, el “mundo del fútbol”. A años luz de esa realidad económica y las súper estructuras que engloban al deporte más popular del planeta, aparece el fútbol femenino, como una contracara poco visibilizada, que tiene mucho más para enseñarnos.

Ultra desarrollado en sociedades más avanzadas como la sueca, noruega o la francesa, con mayor peso incluso que el fútbol masculino en países como Estados Unidos, y arraigado en una nación futbolera como Brasil. Esta disciplina, tan marcada por el género, atraviesa un momento de lento pero marcado crecimiento en nuestro país.

El Milenio: ¿Qué te llevó a estar tan vinculada, en principio con el deporte?

Florencia Pianello: Desde muy chica practico deportes. Nací en Paraná y tuve la suerte de ir a un colegio que funcionaba dentro de un club, por lo cual pude realizar muchas disciplinas. Salía del colegio y hacía tenis, también pasé por el squash y el básquet. Anduve girando, digamos. Tuve la oportunidad de participar en los Juegos Evita, en fútbol femenino y salir tercera en ese torneo tan importante.

EM: Llegaste a Córdoba con el objetivo de estudiar, pero ¿comenzaste algún deporte?

FP: Sí, yo estaba jugando al fútbol antes de venir y acá decidí hacer hándbol por una cuestión de distancias. Permanecí cinco años jugándolo, primero en el equipo del Instituto Provincial de Educación Física y luego en el Club Belgrano, donde pude participar del torneo cordobés.

EM: ¿Qué te llevó a inclinarte finalmente por el fútbol?

FP: Desde muy chica el fútbol siempre fue mi pasión. Mis primeros recuerdos son con una pelota debajo del pie y en Paraná siempre jugué en el barrio, los fines de semana lo acompañaba a mi padre mientras él jugaba un torneo. Hace dos años volví a entrenarlo, practicarlo con otra seriedad. Dejé el hándbol porque creí que era el momento de poner todo mi compromiso en el fútbol.

EM: ¿Cómo analizás el momento del fútbol femenino en nuestro país?

FP: Lo que veo es que estamos mejor, pero nos falta mucho. La estructura del fútbol en Argentina es muy complicada; sin ir más lejos, hace poco, la selección femenina jugó la Copa América y la Asociación del Fútbol Argentino les dio ropa usada y viáticos bajísimos, entre otras cosas. Si una lo analiza y compara con las comodidades que tiene el equipo masculino se da cuenta de que estamos a años luz. Aun así, estamos avanzando.

EM: ¿Cuántas mujeres integran los equipos de fútbol de Talleres en la actualidad?

FP: Hoy en Talleres somos cuarenta chicas. A partir de ahí, está el plantel de primera, la reserva y la “escuelita”. Hay veinte equipos en la Liga Cordobesa, sólo en la Categoría A, luego en la B hay otros quince y a esto se le suman una enorme cantidad de equipos en distintos torneos amateur por toda la provincia. Cada vez más chicas se animan a jugar.

EM: ¿Sentiste alguna vez el peso de ser mujer a la hora de jugar al fútbol?

FP: Sí, es cierto que hay todavía una estigmatización muy fuerte hacia la mujer que practica este deporte. Lo puedo decir ya que lo viví en carne propia desde muy pequeña, pero siempre el amor por la pelota fue más fuerte y donde hubiera un partido allá iba.

EM: ¿Qué factores son necesarios para que el fútbol femenino siga creciendo en Argentina?

FP: Fundamentalmente una estructura consolidada. Gente comprometida y capaz de difundir, dar importancia y valor a lo que hacemos. En muchas ocasiones, cuando nosotras jugamos brindamos un espectáculo mucho mejor que equipos masculinos. Son encuentros que la gente sigue y por los que está dispuesta a pagar una entrada, sin embargo, necesitamos que desde las dirigencias se trabaje para que nuestro fútbol pueda llegar a ser profesional, tal y como lo es en otras naciones.

EM: ¿Siempre jugaste como delantera o pasaste por otras posiciones?

FP: Desde que llegué a Talleres siempre jugué de nueve, supongo que por mi contextura. En los torneos que jugaba anteriormente, que eran en cancha de siete, jugaba más de mediocampista, distribuyendo y participando más en el juego. Queda claro que siempre me gustó jugar de centro delantera, cada pelota que toco intento que termine en la red.

EM: ¿Qué jugador o jugadora admirás y buscás emular?

FP: Obviamente mí ídolo es Lionel Messi, pero pensando en mi posición, particularmente, al que más observo es a Luis Suarez, el uruguayo. Hay muchos grandes centro atacantes, pero él tiene un plus como definidor, que lo hace ganar la posición y estar siempre en el lugar y el momento indicado.

En cuanto a las mujeres, Marta Vieira, la brasilera es una referente absoluta, la mejor del mundo. Y como goleadora me fijo mucho en Alex Morgan, una punta estadounidense que realmente la rompe.

EM: ¿Cómo ves a Talleres para este año?

FP: La Liga Cordobesa de fútbol femenino está dividida en dos zonas. Esta temporada logramos el primer puesto en nuestra zona y no pudimos llegar a la final, ante el primero del otro grupo, porque Belgrano logró una mejor diferencia de gol, habiendo empatado en la punta de la tabla con nosotras. A pesar de esto, lo que alcanzamos fue histórico para el fútbol femenino de Talleres. Estamos muy contentas y vamos a encarar el segundo campeonato del año buscando el primer puesto, creemos que estamos capacitadas para conseguirlo.