Anuncios

Costos del Bien Público

“A Buby lo que le preocupa es que le quiten la casa, que lo hayan despojado de sus sueños y recuerdos”. Fueron las palabras de Osvaldo Basmadjian, ex contador de la Secretaria de Hacienda de Jalil, como vecino de Unquillo y amigo de Buby, expone su critica por el supuesto “maltrato” realizado a Buby.


Por Amira López Giménez | amiralopez@elmilenio.info


En diálogo con El Milenio, el reconocido comerciante, Osvaldo Basmadjian, sostiene que la Municipalidad cometió un atropello humano hacia Buby, también conocido como José Alvarez Carreras, quien actualmente se encuentra internado en un geriátrico. No tiene herederos directos y su casa fue expropiada bajo los argumentos del “bien público” para el desarrollo de la obra anti-inundaciones.

Durante el año 2017, las autoridades municipales elaboraron el proyecto para subsanar la problemática de inundaciones en el centro de la ciudad, obra diseñada por el ingeniero Alan Bassi. Sin embargo, los vecinos expresaron su enojo por varias razones: porque el hogar expropiado formaba parte del trabajo colectivo “Marcas de la Memoria”, porque no se le dió aviso adecuado al adulto de la expropiación de su propia casa, porque se violaron los derechos humanos de una persona adulta, porque había más alternativas para construir una boca de tormenta, entre otros alegatos.

Actualmente Buby se encuentra con vida y residiendo en un geriátrico. Tanto los vecinos como Basmadjian, sostienen que él no fue notificado de las acciones del municipio. Además, según los vecinos, él mismo se presentó al Concejo a través de una motivadora carta pidiendo la reconsideración del proyecto, lo cual fue escuchado y atendido por los allí presentes.

Los sucesos anteriores

Las decisiones del municipio sobre la casa dieron mucho que hablar entre los vecinos de la ciudad. Las especificaciones de la ingeniería determinaban que es ahí donde se debe construir una boca de tormenta para evitar la acumulación de agua en la zona comercial de la ciudad.

Sin embargo, desde la oposición se argumentaba que expropiar ese espacio no era necesario no sólo por motivos socioculturales sino también por cuestiones tácticas. Desde el Colectivo por la Memoria se sostuvo que “el dueño no estaba avisado que su propiedad iba a ser expropiada lo que conlleva una violación a sus derechos como persona”, aclaraba Carmen Cancela integrante de la organización. “Es un inmueble antiguo que puede ser recuperado y si los motivos son comerciales se lo puede poner en funcionamiento”.

También la oposición política intentó declarar a la casa como Patrimonio Cultural para preservar el espacio como un rincón de la memoria.  “La preocupación es por mucho frentes, es un espacio muy sentido para los unquillenses y la sociedad en general y es un espacio reconocido por el Colectivo por la Memoria en homenaje a las víctimas de la represión”, sostenía Leandro Bernasconi, días antes de su fallecimiento.

La denuncia

Por su parte, Osvaldo Basmadjian, quien sostiene ser amigo de toda la vida de Buby, denunció en este medio las actuales ciscunstancias que atraviesa José Alvarez.

Reconociendo su mirada totalmente imparcial sobre la situación expresó: “Esto excede el tema económico o de obras, es una cuestión humanitaria. Se ha manejado bastante mal, incluso a nivel comunicativo, dadas las circunstancias y considerando a la persona, su edad y el tiempo de vida que ha trabajado colaborando con las instituciones de Unquillo. Esto es una ignominia total del estado”, expresó y agregó: “Debemos partir del criterio que todos, absolutamente todos, estamos de acuerdo con que se tiene que hacer la obra de remediación, que es necesaria y ayuda al bien común. Pero, ello no justifica que se pueda realizar cualquier cosa para alcanzar este fin”, sostuvo Basmadjian calificando de “intempestiva violencia” a la expropiación.

El ex contador alega que el municipio no se hizo cargo del adulto y que predomina un abandono de persona ya que las autoridades no han pagado los gastos del geriátrico en dos años. No conforme con ello, Basmadjian sostiene que tampoco se le ha depositado en la cuenta bancaria de José Alvarez el valor de la expropiación.

“Lo que ellos dijeron es una verdad a medias lo que termina siendo una mentira. La realidad fue así: cuando se descompone Buby y la señora que lo acompañaba, interviene la municipalidad que lo lleva al hospital. Acto seguido, la señora fallece y a él lo llevan al geriátrico. Ahí es cuando me entero y lo busco (en barrio Mutual). La municipalidad, como si Buby fuera un objeto, lo depositó ahí y se desentendió totalmente. No sabe que es un ser humano y que necesita que lo atiendan. Yo hablé con las autoridades, él tiene una jubilación mínima y no le alcanza para pagar el geriátrico. Cualquier persona puede contar esta historia que es de dominio público. La municipalidad no pagó el geriátrico y me tuve que hacer cargo porque no podía dejarlo en la calle”, expresó el contador.

La casa dedicada al cuidado del adulto mayor, ubicada en la zona aledaña a Barrio Loza, tiene sus costos. Hasta el mes de noviembre salía 12 mil pesos, pero en diciembre comenzó a salir 15 mil pesos. “La mitad de la cuota se paga con la jubilación y la otra parte la pago yo de mi bolsillo. Mientras, como no tenemos la disponibilidad de dinero, pensé en poner en valor una de sus propiedades para poder enfrentar los gastos del geriátrico y generar otra renta”, dijo Basmadjian.

Por su parte, la expropiación del hogar fue tasada por el Tribunal de Tasaciones de la Provincia por un valor de $580.000, según el relato del comerciante amigo de Buby. Quien además sostiene que ese valor difiere de la tasación realizada por  inmobiliarias consultadas personalmente que tienen en cuenta la ubicación céntrica del hogar en un sector comercial, y a pesar del mal estado de la casa, el valor asciende a más de un millón. Cabe destacar que el espacio fue arreglado por el mismo Basmadjian que buscó darle una sorpresa a Buby.

“La realidad lo dice, hay un abandono de persona, he ido todas las semanas a verlo y ningún funcionario ha sido capaz de visitarlo a Buby y ahora se esconden detrás de una ordenanza. Me da mucha bronca esta situación porque él no tiene a nadie que lo defienda, y el tema es mucho más grave, porque no era necesaria la expropiación, Buby le podía vender la casa y no iban a haber problemas, pero ellos, con tal de generar honorarios hicieron un juicio, sólo para cobrar”, juzgó Basmadjian.

Para finalizar su denuncia, Basmadjian sostuvo: “Bubby vive preocupado porque piensa que perdió la casa, hay que atenderlo siempre porque se le bajaron las vitaminas y quiere volver a su casa. Están los reportes médicos que evidencian su estado crítico de salud por una cuestión emocional. Ahora hay que cerrar la puerta porque se quiere venir a ver la casa, él pensó que ya se la habían tirado. Sin avisarle, le pusieron cadenas y fajas en su casa y son sus cosas y para él tiene mucho valor. Ellos están convencidos de que están en otro estado de derecho, ellos se amparan en la ley y es correcto pero hay distintos usos de la ley que generan distintas consecuencias. Lo que ellos hicieron no tiene ni un grado de humanidad”.

Anuncios

EL MILENIO

[elmilenio.info] Sitio Web de Noticias – Director: Guillermo E. Risso – Propietario: Fundación Josefina Valli de Risso - Domicilio de la publicación: Crucero General Belgrano, b° Los Talitas – Unquillo – Tel: 03543 480349 [Copyright Ⓒ 2017 Fundación Josefina Valli de Risso]

Otras noticias de elmilenio.info

Deja un comentario

Conectate con Sierras Chicas
A %d blogueros les gusta esto: