Destacadas La región Sociedad

“En estos años de trabajo hemos secuestrado 84 mil dosis de drogas en Sierras Chicas”

Ante la problemática del narcotráfico y el narcomenudeo en Sierras Chicas, El Milenio charló con el jefe de la FPA, Francisco Adrián Salcedo y con el subjefe, Rubén Farías, quienes brindaron, en conjunto, información acerca del accionar de la fuerza en Sierras Chicas y la situación respecto al flagelo del narcomenudeo.

Fueron las declaraciones del jefe y subjefe de la Fuerza Policial Antinarcotráfico (FPA) de la provincia de Córdoba en una entrevista exclusiva con El MilenioLa creación, funciones y accionar de la FPA en Sierras Chicas, más la situación de la zona, son los ejes de nuestra conversación.


Por Mirco Sartore

periodico@elmilenio.info

FPA 3

LA REGIÓN – Ante la problemática del narcotráfico y el narcomenudeo en Sierras Chicas, El Milenio charló con el jefe de la FPA, Francisco Adrián Salcedo y con el subjefe, Rubén Farías, quienes nos brindaron en conjunto, información acerca del accionar de la fuerza en Sierras Chicas y la situación respecto al flagelo del narcomenudeo. A continuación, cifras, focos y puntos rojos del narcotráfico en la zona.

El Milenio: ¿Cómo se creó la FPA?

Jefe Salcedo: La Justicia cordobesa creó primero fueros especiales de lucha contra el narcotráfico, con fiscales especializados en la materia. Ya Córdoba tenía vista la conformación de una fuerza específica para la lucha contra el narcotráfico. Nosotros tenemos una ecuación importante: sin narcotráfico no hay narcomenudeo y sin narcomenudeo no hay narcotráfico. Esta ecuación hace ver que nosotros luchamos activamente contra el narcotráfico, por más que vayamos directamente contra la venta al menudeo. En este marco, la FPA nace hace un año y siete meses atrás y lo hace con muchas características relevantes, hasta el punto que marca un momento bisagra hasta nivel país.

La FPA depende del Fiscal General de la Provincia. Ya esto es algo que la hace diferente: articula todas sus acciones con la fiscalía de lucha contra el narcotráfico. Otra cosa que la hace particular es que la fuerza rinde cuentas a las comisiones de la legislatura provincial. En diciembre del año pasado vinieron los legisladores a ver hasta dónde habíamos cumplido con nuestro plan estratégico. Somos transparentes. Estamos acostumbrados a rendir cuentas. La crítica para nosotros es un punto de partida y de crecimiento.


Sin narcotráfico no hay narcomenudeo y sin narcomenudeo no hay narcotráfico.


FPA 1

EM: Me interesa preguntarle por Sierras Chicas. ¿Qué operativos en estos momentos se realizan en las ciudades serranas?

JS: Tenemos muchos operativos dentro del Plan Preventivo Verano: está lo que se denominan patrullajes. Estos son de carácter sorpresivo, igual que los controles vehiculares. Ambos son independientes, aunque interactuamos con Gendarmería Nacional, Aduana, Migración… Trabajamos activamente en Sierras Chicas. El tema puntual es que trabajamos con la parte no visible. Hay dos partes fundamentales: la parte operativa visible, que es en la que usted ve: uniformados, patrullajes y escáneres, y la parte invisible, que es la investigación. Hay controles vehiculares regulares y aleatorios. Además, tenemos los controles en los eventos públicos, zonas de veraneos, balnearios y las fiestas electrónicas, donde hemos incursionado con los jefes de comunas y los intendentes. No estigmatizamos la última celebración que mencioné, pero tenemos  la conciencia que son un foco de narcomenudeo hoy en día. Llevamos un formulario que nos permite tener identificados quiénes son los responsables del lugar, los policías nacionales que están, si hay médicos… Nos focalizamos también en el permiso que tienen desde la Municipalidad que los rige.

Nuestra función es la temprana detección de la comercialización de las drogas en la calle: localizar focos donde se comercialice droga, iniciar un sumario y llevar a las brigadas.

EM: Me interesa preguntarles por los proyectos futuros de Sierras Chicas. ¿Tienen planeada una operación especial?

Subjefe Farías: Sí, para nosotros la instalación de una base en la cooperativa de Jesús María nos facilitaría el trabajo en el corredor de Sierras Chicas. La parte visible ayuda mucho en esto, dado que la gente ve que dan continuamente vueltas los móviles de la FPA, se siente más segura para colaborar. Del 28 de diciembre a la fecha se ha incrementado el número de llamados al 0800. Todo esto siempre referido a Sierras Chicas. El vecino se anima a llamar porque es totalmente anónima la comunicación. Esas llamadas dan pie a una investigación. Es una de las maneras por las cuales se generan más causas y más investigaciones, más allá que las que por sí misma genera la fuerza.

JS: En esa zona, el noventa por ciento de las investigaciones se movían con información propia de los investigadores. Hoy, con la ayuda del 0800, logramos la participación activa del vecino. La comunidad está participando y comienza a entender que la FPA es una herramienta que tiene el vecino para luchar contra el narcomenudeo.

SJF: La concientización que se da en Sierras Chicas también se está dando en toda la provincia de Córdoba. Hoy en día tenemos más de 3.700 causas en toda la provincia a raíz del llamado de un vecino, que inicia un sumario y termina en la fiscalía de cada localidad.

EM: ¿Cuántas causas hay en Sierras Chicas actualmente?

JS: Quería resaltar una cosa antes. Cuando empezamos nuestro trabajo, nuestra intención era ubicar a la fuerza como un pan-óptico: poner en el centro a la fuerza, como un observador, y ver las diferentes estrategias que tiene el narcotraficante en las distintas geografías urbanas y rurales de Córdoba. Nuestro plan integral tiene varias fases de las cuales le puedo nombrar tres: la primera es la contención; es la fase más importante de todas ya que consiste en prevenir que se instalen organizaciones con carácter de cartel en la provincia. La segunda es la compresión, que implica quitarle el oxígeno a las organizaciones instaladas, para que dejen de realizar sus actividades, lo cual evita que se dispare el fenómeno del narcotráfico. La última, es la tarea de integralidad. Esta conlleva a trabajar con organizaciones gubernamentales y no gubernamentales, que es algo que abordamos desde hace unos ocho meses atrás, para realizar controles y acciones concretas.

SJF: Me preguntó por Sierras Chicas. Son 79 las causas actuales en esa región por narcomenudeo. Hay dieciséis allanamientos realizados. Se secuestraron alrededor de 84 mil dosis de sustancias: 102 plantas de cannabis activas, 38 personas fueron puestas a disposición de la fiscalía de lucha contra el narcotráfico y se cerraron quince puntos de venta. Todo esto en este año y siete meses en los que hemos realizado las distintas actividades que nos competen.

JS: También está el tema de los puntos de venta. La importancia de cerrar uno, por lo que implica para un ciudadano, tener uno  al frente de su casa, en la cuadra, en el barrio, lo cual  afecta directamente a la salud pública, pero sobre todo al nivel de seguridad, ya que hay enfrentamientos por territorio o por cuestiones personales. Cerrar un punto de venta trae mucho alivio al vecino y, cuando va la FPA, va para cerrar el punto de venta.


79 causas de narcomenudeo en Sierras Chicas.


FPA 2

EM: ¿Aumentó la cantidad de droga incautada en 2016 respecto a  2015?

SJF: Como le dije, entre cocaína y marihuana se secuestraron 84 mil dosis desde que empezamos a trabajar. La fuerza inició en mayo del 2015 y sí, ha aumentado la cantidad porque hemos tenido más tiempo de trabajo y las investigaciones han sido muchas más.

EM: Un periodista especializado en el tema me supo decir que en Córdoba no hay carteles en sí, sino organizaciones de carácter familiar que manejan la droga. ¿Es así?

JS: Hay un alto porcentaje de organizaciones con núcleo familiar, sin duda.

SJF: Hemos tenido un allanamiento donde se llevaron a ocho integrantes de la misma familia. Son organizaciones familiares que realizan la actividad de venta desde hace mucho tiempo.

EM: ¿Cómo cerró para ustedes el 2016 en Sierras Chicas? ¿Cómo empieza el 2017?

SJF: Para nosotros, fue positivo el cierre de año en Sierras Chicas.

JS: Ya en diciembre nosotros teníamos pensado el 2017. Nuestros equipos de trabajo, nuestros jefes, trabajaron activamente incluso en el plan estratégico comunicacional que quiere la fuerza. Es importante hacerle ver al vecino que estamos haciendo y de qué estamos hechos. Con cada acción que hacemos buscamos una mejor calidad de vida para los ciudadanos. Todo está protocolizado.

EM: ¿Cómo es la articulación FPA/gobiernos municipales de Sierras Chicas?

JS: Hemos hecho reuniones donde estuvieron presentes todos los jefes comunales. La última de ellas se llevó a cabo en Colonia Caroya.

EM: Entonces los intendentes están enterados de las actividades que ustedes realizan.

JS: Sí y sobre todo, hasta nos llaman. Contactan con la fuerza y se generan reuniones donde nacen operativos o se ponen a disposición nuestros recursos y nosotros mismos. Los intendentes en general han pedido charlas para ver lo que viene en el 2017. Estas charlas pasan incluso por los padres. Éstos mismos, últimamente, están muy activos en forma de comisiones.

Todas las drogas son malas. Desde la marihuana, hasta las drogas más duras. No distinguimos. Un toxicólogo le puede decir los efectos de la marihuana, del cannabinoide específico que actúa sobre el organismo y que lo deteriora de una manera lenta y paulatina, pero segura. Es por nombrarle una de lo que muchos creen que es de las más suaves, pero todas son malas y generan una dependencia.

EM: ¿El tipo de droga que circula en Sierras Chicas está más volcado al tipo de drogas sintéticas o más básicas como la marihuana?

SJF: Lo que más circula en Sierras Chicas es la marihuana y la cocaína…

JS: En ese orden.

EM: ¿Y cuáles son los focos de venta más importantes? Los más complicados.

Subjefe: En Sierra Chicas y Unquillo, es el Barrio Gobernador Pizarro. Hay otros focos, pero ese es el más importante.

EM: ¿Cómo afecta a Sierras Chicas estar cerca de lugares tan complicados con la droga como Villa Cornú y Villa 9 de Julio?

JS: En nuestro plan de desarrollo hacemos foco en varios lugares para actuar. Tenemos jefes de circunscripción que ven el termómetro de la zona con la brigada de la que disponen. Ellos nos dan un panorama de cómo está la situación en esos lugares. No queremos estigmatizar ningún sitio, pero sí sabemos que hay puntos rojos, problemáticos, que vamos a desarticular con el tiempo. Es fundamental en esos sitios generar un vínculo e interactuar con los vecinos. Dirigimos más atención a esos puntos rojos para tener mejores efectos.

EM: ¿Cómo fue el procedimiento que llevaron a cabo en el barrio Las Polinesias?

JS: Fue el caso de El Porteño. A él no lo buscaban los federales. Lo allanamos nosotros y luego los propios federales, sin tener el éxito de detenerlo. Nos tomamos todo el tiempo para hacer bien las cosas y detener a esta persona, que sabíamos, era un referente del narcotráfico en la zona. Logramos atraparlo y secuestramos dos kilos y 300 gramos de marihuana, más algo de cocaína. Involucramos unos cincuenta efectivos y unos doce vehículos.

EM: Me interesa lo que dijo al principio: sin narcomenudeo no hay narcotráfico. ¿Cómo es eso?

JS: Porque es la cara visible. Es de donde se nutre el narcotráfico. Entre todas nuestras actividades, en Córdoba hemos secuestrado alrededor de 35 millones de pesos, que fueron sustraídos del circuito narcodelictivo.

FPA
El jefe de la FPA, Francisco Adrián Salcedo (derecha) junto al subjefe, Rubén Farías (izquierda).

0 comments on ““En estos años de trabajo hemos secuestrado 84 mil dosis de drogas en Sierras Chicas”

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: