Cultura La región

Paredes que hablan

La muralista María Soledad Quiroga visitó Sierras Chicas y dialogó con El Milenio acerca de los distintos conceptos que definen al mural como intervención del espacio público, y la importancia del vínculo entre los jóvenes y el arte.

La muralista María Soledad Quiroga visitó Sierras Chicas en el marco de su intervención en el taller de “Participación Ciudadana y Sentido de Pertenencia” del Instituto Educativo Nuevo Milenio. En esta oportunidad dialogó con El Milenio acerca de los distintos conceptos que definen al mural como intervención del espacio público, y la importancia del vínculo entre los jóvenes y el arte.


Por Ignacio Parisi

ignacioparisi@elmilenio.info

Colaboradores: Nicolás Pagani y Fabricio Enrici.
6°B IENM. Valentina Sastre y Lara Calanchini 4°B IENM.

mariquita-quiroga

La reconocida artista cordobesa María Soledad Quiroga, o “Mariquita” como la conocen, se ha abocado desde hace tiempo a indagar y construir sus obras desde un movimiento artístico que ha crecido sin pausa desde el siglo XX, como es el muralismo. Este despertar intervencionista, muchas veces volcado a las paredes, nació allí por 1920 en el México post-revolucionario.

Sus formas y maneras han tenido un impacto sustancial en buena parte del globo, expandiéndose fuera de los cánones artísticos, sin tantas definiciones tradicionales, pero sí con un particular choque de estilos social-realistas.  Su condición de arte urbano, inclinado a diferentes temáticas de protesta, moldeó al muralismo con una estética indefinible pero única. “Mariquita” Quiroga comparte, a continuación, su mirada acerca de este interesante movimiento estético y cultural.

El Milenio: ¿Cómo definirías un mural?

María Quiroga: Un mural es una representación gráfica en gran formato que, por lo general, compromete mucho el espacio, ya sea de una casa o urbano. A mí particularmente me interesa más un espacio público, porque me parece que es una obra que se comparte con todos.

mariquita-quiroga-1

EM: ¿Cualquier lugar puede ser adecuado para hacer un mural?

MQ: Si, lo que a mí me interesa es dialogar con el contexto, con la gente que va a ver ese mural y con quienes se van a topar con él. En mi caso yo hago xilografía, es una especie de mural pero más efímero, ya que el papel dura un poco menos de tiempo.  Sin embargo tengo murales de este tipo que han durado dos años, que están en la calle, en la intemperie, con lluvia, con sol.  Lo que yo hago depende muchas veces del contexto del muro. Es decir, puedo pegar una imagen sobre un muro en blanco, o elegir uno que ya tiene una intervención, entonces al intervenir un muro que ya está grabado la imagen cambia de sentido, lo completa.

EM: ¿Vinculás el mural con el espacio en donde lo realizás?

MQ: Últimamente estoy trabajando mucho con pinturas tradicionales, de artistas cordobeses que están en un museo, encerradas, donde no todo el mundo puede verlas. Por ahí los museos tienen actividades muy lindas, pero también, en cierta forma, se han quedado en muchas ocasiones con muestras permanentes, vos vas y siempre ves lo mismo. Yo trato de cambiar el lugar de esa pintura, que nunca salió de ese espacio y que quedó en el tiempo. Entonces intento cambiarle el lenguaje, tomar algunas de sus partes y trocar otras. Le agrego a esas imágenes mi lenguaje, y las saco afuera, las saco a pasear. Yo intento generar un puente entre la gente que está adentro del museo y la que está afuera, trato de ver cómo puede llegar a interactuar.


“El arte es un espacio de libertad, un espacio donde uno puede hacer lo que quiere, entonces me parece que está bueno que todos tengamos un poquito de ese espacio”, sostuvo “Mariquita” Quiroga, en su paso por el Instituto Educativo Nuevo Milenio.


EM: ¿Cuál es, desde tu visión, la importancia del arte urbano/público?

MQ: Me parece que la importancia del arte público es que es de todos. Hay gente que por ahí tiene miedo de entrar a un museo, porque no sabe, o piensa que es muy caro entrar o que lo ve como algo muy elitista. En cambio el mural está afuera, se topa con la gente que pasa y se hace parte de todos. Es uno más, eso me interesa.

EM: ¿Buscás dar un mensaje a través de los murales?

MQ: La imagen particularmente que yo trabajo es con mujeres, todo lo que es el derecho de la mujer, el derecho de género. Creo que el mural es un espacio de libertad en el que trato de dar un mensaje, pero a éste, siempre lo completa el público. Muchas veces  te dicen: ‘bueno pero ¿Qué significa? porque yo no entiendo’. Quizás nos enseñaron que hay que entender arte. Y el arte en realidad no sé si hay que entenderlo, es toda tu historia, y cómo vos lo ves y lo sentís, eso es lo que el arte es. No hay nadie que te tenga que explicar nada, entonces realmente transciende esos límites y me parece que integra mucho más.

EM: ¿Cómo analizás el objetivo de este taller brindado a alumnos de secundario?

MQ: Me parece que estamos en un mundo donde hay un montón de cosas que no nos gustan, hay un montón de injusticia, hay mucha gente que tiene la cabeza muy cuadrada. Hay muchas que van a cambiar, pero hay algunas que no. Y yo creo que la esperanza está en los más jóvenes, de poder pensar que realmente pueden romper un montón de estructuras preestablecidas que no funcionaron.

Lo que me gusta en particular del mural que hicimos con los chicos en el taller es que cada uno fue pintando como fue sintiendo, sin comparar su parte con la de su compañero del lado para ver si encajaban, y sin embargo, cuando lo pegamos vimos que funcionaba, entonces es como que habla de esto, de que entre todos nuestra individualidad también funciona. Cuando nos juntamos podemos hacer funcionar lo que queremos si nos respetamos de esa manera y los colores mismos, sin querer, también encajan. Es impresionante cómo ese azar y esa forma de construir el mensaje llega desde la libertad, el arte es un espacio de libertad, un espacio donde uno puede hacer lo que quiere, entonces me parece que está bueno que todos tengamos un poquito de ese espacio.

mariquita-quiroga-2

0 comments on “Paredes que hablan

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: