Destacadas La región Sociedad

¡Cuidado! Los estamos filmando

Llegaron para quedarse. Los sistemas de video-vigilancia ya son parte de los espacios públicos y privados de Sierras Chicas. El aumento de la inseguridad y garantizar la seguridad laboral son los principales argumentos de los gobiernos y empresarios.

Llegaron para quedarse. Los sistemas de video-vigilancia ya son parte de los espacios públicos y privados de Sierras Chicas. El aumento de la inseguridad y garantizar la seguridad laboral son los principales argumentos de los gobiernos y empresarios.


Por Redacción El Milenio

periodico@elmilenio.info 

unnamed-1

LA REGIÓN – Cuando la novela 1984 salió a la luz, muchos de sus lectores pensaron que esta historia estaba muy lejos de convertirse en realidad. El libro planteaba una sociedad gobernada por el Gran Hermano, quien con gran poder logra vigilar a todos los habitantes.

El tiempo pasó y lo escrito por el autor George Orwell comenzó a suceder, claro está, adaptado a la realidad y no a la ciencia ficción. Así es como durante las últimas décadas, la vinculación entre las imágenes y la seguridad pública se profundizó en dimensiones impensadas. Las políticas de seguridad incorporaron sistemáticamente circuitos cerrados de televisión (CCTV) para monitoreo del espacio público entre sus tecnologías para el control social y la prevención situacional del delito.

En este sentido, los municipios de Sierras Chicas no se quedaron atrás y comenzaron a implementar el sistema de monitoreo en la vía publica con fines de seguridad. Mientras que por otro lado, producto de la expansión de la video-vigilancia, también comenzó a crecer notablemente el interés de los ciudadanos en lo que respecta a cámaras de vigilancia en los hogares y las empresas.

Los municipios se protegen con cámaras

unnamed-2

Tras los reclamos de la sociedad sobre el aumento de los hechos delictivos en la región, las municipalidades de Sierras Chicas ven en las cámaras de vigilancia ubicadas en los espacios públicos, una de las formas más efectivas de hacerle frente a la inseguridad.

En el caso de Villa Allende, fue la primera ciudad del interior del país en contar con el servicio de alta tecnología para la seguridad. El propósito es controlar a la localidad serrana mediante cámaras de última generación, las 24 horas del día, los 365 días del año. Se trata de más de 80 dispositivos de filmación, de los cuales 64 son fijas y 16 son domos que captan 360°. La tecnología utilizada en estas máquinas es de última generación.

Por su lado, la Municipalidad de Mendiolaza pactó junto al Gobierno de la Provincia de Córdoba la instalación de 20 cámaras de seguridad en los accesos de la ciudad, esto se llevaría a cabo durante los primeros meses del corriente 2017. “En una primera etapa se colocarán 20 equipos en las rutas de ingreso a Mendiolaza. Luego se instalará otra cifra similar pero en los sectores que marcan la entrada a cada barrio. Con la colocación de estas cámaras de vigilancia se complementará el trabajo de Seguridad Ciudadana que realiza el municipio desde hace tiempo”, destacó el jefe municipal, Daniel Salibi.

Además, Río Ceballos no se quedó atrás y como parte de la política de seguridad del gobierno de la Provincia, desde hace varios años que la ciudad cuenta con varias cámaras de seguridad en la vía pública. Se trata de equipos tipo domo, ubicados en puntos estratégicos como la avenida San Martín, el puente de ingreso a la localidad, la sede del Banco de Córdoba, el casino, la plaza céntrica, entre otros.

Unquillo también está incluida entre las ciudades del corredor serrano que tiene cámaras de vigilancia en sus espacios públicos. La mayoría se encuentra sobre la avenida principal – San Martín -, lugar donde se encuentra la Municipalidad, Seguridad Ciudadana, Terminal de Ómnibus, Central policial, entre otras instituciones importantes.

Finalmente, Salsipuedes en el marco del Plan Integral de Seguridad suscripto por la Municipalidad de y la Provincia, instaló años atrás cámaras domos destinadas a la prevención del delito y la supervisión de operativos policiales en la localidad y la región. Son dispositivos ubicados en distintos puntos como la Terminal de Ómnibus, sede bancaria, rotonda sobre Avenida Belgrano y Ruta E53, en el acceso a la localidad, etc.


El dato: La mayoría de los centros de monitoreo son dirigidos por la policía de la seguridad ciudadana de las ciudades serranas con la opción de ser conectados al Centro de Monitoreo de Córdoba capital.


En los domicilios

unnamed

Ya sea por problema de seguridad, normalmente un robo, tras sufrir algún acto vandálico o simplemente si determinado miembro de la familia no es del agrado de un vecino a raíz de varios problemas de convivencia, entre otras situaciones.

Ante este contexto, son muchos los que optan por tener un sistema de cámara de vigilancia en los hogares, ya sea a través de un servicio con costo mensual o simplemente hecho de manera casera.

Lo anterior requiere que la captación de imágenes se limite exclusivamente al interior de la vivienda, donde se realizan actividades personales o domésticas.

En las empresas

pn12032015132501

Que las empresas utilizan la filmación de los lugares de trabajo ya es una realidad cada vez más utilizada con el objetivo de mejorar los controles y hacerlos más exhaustivos. Sin embargo, la adopción de esta forma de supervisión requiere tener en cuenta determinados parámetros, ya que su utilización en exceso podría llegar a ser la causa de un reclamo judicial.

En este sentido, es necesario aclarar que en la legislación argentina no existe una normativa específica que regule la instalación y utilización de estos mecanismos de vigilancia, consistentes en sistemas de captación de imágenes o grabación de sonidos dentro de los centros de trabajo, por lo que se debe analizar cada caso concreto.

En primer lugar, expertos consultados mencionan que hay innumerables medios de control personal y los mismos deben ajustarse a las previsiones contenidas en el artículo 70 de la Ley de Contrato de Trabajo, es decir, preservando la dignidad del trabajador y practicarse con discreción y en forma aleatoria y no dirigida. A su vez, el límite es el previsto en los artículos 62 y 63 de la citada norma, es decir, actuar de buena fe y, como es esperable de un buen trabajador y un buen empleador, actuando bajo criterios de colaboración y solidaridad.

0 comments on “¡Cuidado! Los estamos filmando

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: