Deportes Institucional La región

Amistades gracias al Rugby

Me llamo Lucas Foscalino y tengo 16 años. Empecé fútbol en 5to grado en el colegio Nuevo Milenio de Villa Allende, me gustaba mucho el deporte, pero sentía que necesitaba algo más grande con respecto a las amistades y todo lo que abarca eso.

tablada-imagen


NUESTROS JÓVENES

Por Lucas Foscalino. 4to Año, IMVA. 

Me llamo Lucas Foscalino y tengo 16 años. Empecé fútbol en 5to grado en el colegio Nuevo Milenio de Villa Allende, me gustaba mucho el deporte, pero sentía que necesitaba algo más grande con respecto a las amistades y todo lo que abarca eso. Seguí jugando hasta llegar a 1er año de ese mismo colegio. Ese año prácticamente no hice ningún deporte porque estaba un poco cansado.

A mitad de año llega un compañero nuevo al colegio, con el que somos amigos hasta el día de hoy. Yo notaba que él estaba contento y siempre estaba acompañado por amigos, me dio intriga. Entonces, le pregunté quiénes eras esos amigos que tenía. Me contestó que eran compañeros de rugby.

Llegué ese mismo dia a casa y hablé con mi papá respecto a empezar un nuevo deporte. En ese momento me cuenta que él había jugado al rugby por quince años y lo que más rescató del deporte, más allá de lo lindo que es jugarlo, eran las amistades que le dio y todavía hoy siguen en contacto.

Mi compañero del colegio entrenaba en La Tablada y yo como lo conocía, empecé ahí con él. Lo hacían los miércoles y viernes. Por lo que comencé a ir un miércoles a las siete de la tarde para ver como entrenaban y decidir si empezaba, nada más. Pero cuando pregunté dónde estaba la división 2000 me mandaron a dar dos vueltas a la cancha para calentar y sin darme cuenta ya estaba entrenando en Tablada con mi compañero. La impresión a primera vista que tuve del grupo que me tocó fue que había muchos grupos separados, era como que no eran tan unidos como suponía o como me había dicho mi papá, pero si pensarlo entre.

julian-quetglas-m16-latablada

A medida que pasaron los días y los meses, cada vez iba teniendo más amigos y conocidos. A mitad de ese año organizaron un viaje competitivo a Mendoza, al Club Mendoza Rugby Club. Tuvimos tres partidos, los cuales los ganamos y recibimos la copa de oro, pero más allá del triunfo la pasamos muy bien y nos divertimos muchísimo. Después de ese viaje me di cuenta que mientras más nos conocíamos y viajábamos, más nos íbamos uniendo como grupo.

Hoy en día, hace 4 años que realizo este deporte. Con respecto al grupo está más unido que nunca   y yo nunca me voy a arrepentir de haber entrado a ese grupo tan grande y con tantas personas que valieron la pena conocer.

0 comments on “Amistades gracias al Rugby

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: