Destacadas La región Sociedad

El mito de las áreas protegidas en Sierras Chicas

La explosión demográfica en las Sierras Chicas se llevó puesto el bosque nativo.

De acuerdo con la nota del periodista Lucas Viano, de las 12 reservas naturales existentes en la región, sólo tres tienen guarda parque y plan de manejo. Una síntesis sobre el trabajo publicado en el diario capitalino.

unnamed


Por Martina Maldonado y Catalina Torresan, 4° Año «B», IMVA. 

La explosión demográfica en las Sierras Chicas se llevó puesto el bosque nativo. En estos años ocurrieron grandes periodos de sequía o severas inundaciones, como la de febrero del año 2015, debido a la falta de ecosistemas naturales.

Los municipios de la región, gracias a la constante insistencia de las asociaciones civiles y ciudadanos, decidieron crear reservas naturales que abarquen parte del tejido de Villa Allende, Saldán, Río Ceballos, Mendiolaza y Unquillo.

A pesar de esto, varias de estas “Áreas protegidas” no existen, solo figuran en los papeles. En la vertiente oriental de las Sierras Chicas hay 12 reservas que ocupan más de 47 mil hectáreas. De las cuales, solamente nueve son municipales con las figuras de reserva hídrica o reserva recreativa.

También están la Reserva Hídrica Provincial La Quebrada y dos reservas naturales de defensa ubicada en La Calera y Ascochinga, administrada por Parques Nacionales. Solamente tres de todas ellas cuentan con guarda parques designados y presentan un plan de manejo.

Todas estas reservas son la fuente principal de agua para los habitantes de la región, albergan la flora y la fauna autóctona del Chaco Serrano y son utilizadas para  otros servicios ecosistémicos.

Por la falta de protección, son amenazadas por la deforestación con fines inmobiliarios y  también los graves incendios, la invasión de especies exóticas, la presencia de basurales, los emprendimientos mineros y las actividades recreativas.

La Coordinadora Ambiental y de Derechos Humanos de las Sierras Chicas dio a conocer que hay superposición entre muchas de las reservas ya que los ejidos urbanos no están claros. Además, los dueños de estos predios pueden realizar la actividad que ellos deseen y dañar el bosque nativo.

0 comments on “El mito de las áreas protegidas en Sierras Chicas

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: