Anuncios

El milenio

10 años conectando Sierras Chicas

Docentes de Sierras Chicas disertarán sobre educación en Quito

Elena Kuchimpós, directora de primario IMVA, junto a Marilina Rotger, docente, disertarán en el Congreso Internacional en Educación y Salud, que se llevará a cabo en el mes de julio en Quito, Ecuador.


54e9421e-1ca5-4e8b-8b01-3333a3650c6b
Elena Kuchimpós y Marilina Rotger.

Por Redacción El Milenio | periodico@elmilenio.info

Tras un proyecto presentado por las docentes Elena Kuchimpós y Marilina Rotger, el próximo mes disertarán en la ciudad de Quito, Ecuador, dentro del marco del Congreso Internacional de Neurociencias Presente y Futuro.

Asimismo, se presentarán en la ciudad de Buenos Aires en el II congreso Internacional en Educación y Salud: Urgencias Subjetivas Niños y Docentes Aburridos y Solos, de 16 al 18 de junio.

Su proyecto denominado “El aprendizaje y las emociones” hace referencia a cómo nuestras emociones entorpecen o favorecen nuestra capacidad para pensar y planificar, llevar a cabo el enfrentamiento con respecto a una meta distante, resolver problemas y conflictos; definen el límite de nuestra capacidad para utilizar nuestras habilidades mentales innatas y así determinar nuestro desempeño en la vida.

“Y en la medida en que estamos motivados por sentimientos de entusiasmo y placer con respecto a lo que hacemos – o incluso por un grado óptimo de ansiedad – esos sentimientos conducen a logros. Es en este sentido que la Inteligencia Emocional, como rectora en el manejo de la emociones, es una aptitud superior, una capacidad que afecta profundamente a todas las otras habilidades, facilitándolas o interfiriéndolas”, explica el proyecto.

 

“Es importante saber que toda persona nace con seis emociones básicas: ira, miedo, odio, asombro, felicidad y desagrado”.

 

Por otra parte, el informe de las docentes expone que “es importante saber que toda persona nace con seis emociones básicas: ira, miedo, odio, asombro, felicidad y desagrado. Cuatro de estas emociones son negativas, una positiva y una neutral. Esto tiene una explicación científica, que el ser humano nazca con más emociones negativas está dado por una de las funciones principales de nuestro cerebro: la supervivencia, pero también sabemos que nuestro cerebro tiene la capacidad de plasticidad lo que hace que se molde según las situaciones que escanea del ambiente o contexto exterior”.

“Esto es positivo para la educación dado que si como educadores enseñamos a nuestros alumnos a detectar aquellos factores negativos que perciben del espacio exterior y les damos herramientas para reconocerlos, sus sentimientos pueden acabar en reacciones opcionales positivas”, añaden las docentes.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: