En la calle: Se agrava la crisis administrativa de Unquillo

El intendente Jorge Fabrissin anuló los pases a planta permanente y las recategorizaciones decretadas por Germán Jalil. Más de 180 empleados se ven afectados por la medida. Esta mañana, los trabajadores marcharon en señal de protesta. Denuncian que son “rehenes políticos” de la puja entre el actual gobierno y el anterior y aseguran que emprenderán acciones legales.

DSC_0055

Por Lucía Argüello | luciaarguello@elmilenio.info

182 familias unquillenses reciben el 2016 con pocas razones para festejar. Y es que los nombres de algunos de sus integrantes aparecen en las listas del decreto 194/2015, firmado y dado a conocer ayer por el intendente Jorge Fabrissin, mediante el cual se anulan los pase a planta permanente y las recategorizaciones realizadas por Germán Jalil durante su último año de gobierno y se declara “el cese inmediato de las funciones ejercidas en la actualidad” por estos empleados.

Durante hoy a la mañana, vecinos y trabajadores se manifestaron en la Casona de la Cultura y marcharon hasta la Municipalidad repartiendo volantes.

“Cuesta creer que estemos viviendo esta situación en un momento así, víspera de año nuevo, en lugar de festejar nos toca estar defendiendo unos puestos de trabajo a los que les hemos puesto el hombro durante años”, comentó Nora Figueroa, secretaria del Sindicato de Empleados Municipales de Unquillo, en entrevista con El Milenio.

“Todo el personal que pasó a planta permanente en el 2015 se le ha bajado esa condición y se han anulado las recategorizaciones. En realidad hablan de un cese, o sea que no es clara esa notificación tampoco. No saben si han sido despedidos o han pasado a otro tipo de condición anterior, porque hay gente a la cual han llamado para ofrecerle que continúen trabajando en negro y hay muchos empleados cuyos contratos vencen hoy y no serán renovados. No está muy clara la situación, ni siquiera podemos decir con exactitud el número de empleados afectados”, explicó Figueroa.

DSC_0045

Mientras tanto, el intendente Fabrissin volvió a reiterar los argumentos que lo llevaron a tomar esta decisión:

“La Municipalidad de Unquillo atraviesa un gravísimo estado económico. Se necesita el 105% de su presupuesto sólo para pagar los sueldos a los empleados de la planta política, la plana permanente, los contratados y los monotributistas”, señala un documento emitido por el gobierno.

En el mismo, Fabrissin apunta que entre enero y noviembre del 2015 los egresos para personal crecieron casi 4 millones de pesos, debido, según señala, a las medidas tomadas por el ex intendente Germán Jalil (aumento salarial del 35%, pase a planta permanente de 64 colaboradores, recategorizaciones, aumento de horas extra y reconocimiento de antigüedad). Según explicó el intendente a cba24n, la ley lo autoriza a rever los decretos realizados durante los últimos 180 días anteriores a la espiración del mandato de su antecesor.

Cuestión política

Sin embargo, las razones esgrimidas por el actual intendente no son válidas para los empleados municipales. “En el presupuesto 2016 puso la misma cantidad de empleados que había hasta ahora, pero resulta que no van a ser la misma cantidad, o sea que van a meter gente. Además también incluyó más plata para los asesores que va a tener, o sea que no nos vengan con la excusa de la emergencia económica”, manifestó María del Carmen Franco, una de las empleadas afectadas por el decreto de Fabrissin.

“Acá lo que hay claramente es una cuestión política. No saben ni qué hacemos, ‘no importa si sos útil o no para esto, lo único que sé es que te tenés que ir’, esa es la postura. Entre los despedidos no solo hay gente que ha entrado con la gestión anterior, sino gente que trabaja hace muchos años y que nosotros, como gremio, luchamos para que se regularice su situación. En octubre del 2014 logramos aprobar y homologar en el Ministerio de Trabajo un acuerdo para que el personal contratado pasara a planta permanente y el que estaba precarizado tuviera un contrato en blanco, como corresponde. Todo eso se tiró abajo”, explicó Figueroa.

DSC_0068

Yo pensé que conocía a Jorge Fabrissin, siempre lo consideré una muy buena persona, con mucho conocimiento. Sinceramente me cuesta reconocer estos actos en él. No solo afectó muchísimo al personal, sino que destruyó el trabajo que venimos haciendo como gremio hace años”, añadió con tristeza la representante sindical.

La situación no queda ahí, ya que los empleados denuncian persecuciones, maltratos y amenazas en sus propios entornos laborales. “Ayer fue muy nefasto la forma en que entraron, con guardia de infantería y policías. Me entregaron la notificación de despido al frente de todas mis compañeras que son fabrissinistas y que se cantaron de risa toda la mañana porque sabían cómo venía la mano. Fui la única despedida en mi área. Ocho años estuve trabajando con libertad y ahora, como estuve con Jalil en algunas campañas, me quieren echar”, declaró Franco.

Somos rehenes políticos, esto no pasa por un recorte, es una puja que está hace años y que nos toca pagar a nosotros”, manifestó su compañera Dora Catalán, quien, a pesar de estar en planta permanente desde hace seis años, también figura en la lista del decreto.

Un brindis amargo

María del Carmen comenzó a trabajar en la Municipalidad de Unquillo en el año 2008 y fue ascendiendo hasta pasar a planta permanente en mayo del 2015. “Después de los seis meses ya no te pueden sacar, y yo los cumplí en octubre. Yo voy a pelear por mis derechos adquiridos, no voy a volver a tener un contrato en negro como proponen desde el gobierno”, aseguró.

Por su parte, Dora entró en la Municipalidad hace 12 años y en planta, hace 6. “Ahora estoy en la lista de los que han perdido los derechos adquiridos, los que volvemos a cero. Parece que no me van a mover de planta porque no me ha llegado ninguna notificación, pero voy a cobrar mucho menos. En Cultura, de los 40 que estábamos, quedamos sólo 3”, contó Catalán.

Ambas piensan emprender acciones legales para salir de lo que consideran un abuso de poder.

“Lo lamentable de todo esto es que el pueblo es quien va a pagar. Porque como este señor está haciendo muy mal las cosas, indudablemente va a haber juicios contra la Municipalidad, y no va a pasar mucho tiempo porque nosotros ya nos estamos asesorando”, apuntó la trabajadora.

 

DSC_0061

Sin embargo, el panorama es, sin lugar a dudas, desalentador. “¿Cómo podemos pasar un fin de año así?”, se preguntó Dora, “Yo no sé realmente si este hombre tiene sentimientos. El día 24 nos dijo que fuéramos a pasar las fiestas en paz, que el 4 de enero volvíamos a la negociación, ni siquiera cumplió con su palabra. No te digo que en algunos casos no tenga que tomar medidas, porque tampoco la municipalidad está en excelente estado, pero no puede hacer las cosas de esta manera, dejando 180 familias en la calle”.

“Había otras formas de solucionar esto, pero lo que no había era la voluntad de hacerlo. Si algo de humano le queda, dudo que Fabrissin pueda descansar en paz. Podrá tener su casa rodeada de policías pero la mente no la va a poder tranquilizar porque sabe que ha cometido un acto de injusticia muy grande”, concluyó por su parte Nora.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

EL MILENIO

[elmilenio.info] Sitio Web de Noticias – Director: Guillermo E. Risso – Propietario: Fundación Josefina Valli de Risso – Domicilio de la publicación: Crucero General Belgrano, b° Los Talitas – Unquillo – Tel: 03543 480349 [Copyright Ⓒ 2017 Fundación Josefina Valli de Risso]

ESTAMOS SEGUROS QUE TE VA A GUSTAR

Comentarios en Facebook

Conectate con Sierras Chicas
A %d blogueros les gusta esto: