Pelear por la inclusión

Mauro Campesi es ex campeón nacional de taekwondo y actual instructor de MMA, kickboxing y otros deportes de contacto. Desde hace varios años, dirige el Villa Allende Fighting Club, donde da clases a niños y jóvenes de todas las edades, mientras lucha por la inclusión y el crecimiento de chicos con discapacidad o con problemas de adicción, desde su rol de operador terapéutico.

Mauro campesi
“Estos deportes te llevan a forjar un buen temperamento, comprometido con el entrenamiento, con la dieta, con cuidar el cuerpo. Son cosas muy positivas para los jóvenes”, aseguró Mauro Campesi, acompañante terapéutico e instructor de MMA, kickboxing y otras disciplinas.

Por Lucía Argüello | luciaarguello@elmilenio.info

Colaboración: Lucrecia Casas y Juana Pinto (4° IENM). Andreina Marchetto, JuanAlloatti y Pilar Corte Funes (4° IMVA)

Las artes marciales, el boxeo y el kickboxing frecuentemente son mirados con desconfianza por algunas personas que los consideran deportes agresivos y dañinos, pero Mauro Campesi es la viva muestra de que este prejuicio no tiene fundamento. A sus 39 años, no sólo ha pasado por todas estas disciplinas y es un convencido de los valores que el deporte de contacto puede enseñar a una persona, sino que los transmite y los pone en práctica cada día dando clases a todo el mundo, desde niños de cuatro años hasta personas con discapacidad o jóvenes que buscan salir de la droga.

Hace varios años, creó el Villa Allende Fighting Club, una academia dedicada al MMA (Artes Marciales Mixtas), el taekwondo ITF, el kickboxing y el K1 que incluso ya tiene “sucursales” en otras localidades dirigidas por sus ex alumnos y que actualmente participa en la organización de competencias mensuales en todo el corredor serrano.

Una vida de luchador

“Yo entreno artes marciales desde los seis años. Siempre tuve tendencia a ser obeso, entonces mi vieja me mandó a karate para que haga algún tipo de actividad física. Pero yo me aburría porque no me hacían pelear nunca”, contó Mauro Campesi con la soltura que lo caracteriza. Durante un par de años vagó por otros deportes hasta que a los 15 volvió a pelear con el boxeo y más tarde, el kickboxing y el taekwondo. “A los 21 ya era cinturón negro y empecé a dar clases y a competir profesionalmente. Llegué a ser campeón nacional y subcampeón panamericano en Paraguay, pero empecé a ser más famoso por las cosas que lograba con mis alumnos”, comentó el luchador.

Por desgracia, hace algunos años la salud le jugó una mala pasada y lo alejó de las competencias, aunque Campesi asegura que todavía “no colgó los guantes”.

“Tengo un corazón muy competitivo, que le gusta mucho pelear. Me gusta hacerme amigos peleando, conocer a mis rivales, pelear y que después esté todo bien, que suene la campana y el abrazo sea sincero, porque hay una cuestión de respeto mutuo. No me gusta eso de perder y revolear los guantes y hacer todo el berrinche, es muy poco deportivo”, sostuvo Campesi con firmeza.

A pesar de todo, el parcial retiro forzado lo llevó a abocarse a la enseñanza, una faceta que le brinda grandes satisfacciones. “La verdad que tengo más vocación para enseñar que para competir”, bromeó el entrenador. Sin embargo, acá también le tocó sortear algunas adversidades. En febrero, la inundación se llevó el dojo donde funcionaba el Villa Allende Fighting Club y perdió todo. Pero más pronto que tarde, la desgracia se convirtió en una nueva oportunidad de crecimiento.

“Hicimos un evento para volver a comprar todo y nos entusiasmamos y decidimos continuarlo”, señaló Campesi. Así nació “El desafío en la jaula”, una competencia de MMA, kickboxing y K1 que se lleva a cabo mensualmente en distintos puntos del corredor serrano (las próximas fechas son el 6 de noviembre en Villa María de Río Seco y el 4 de diciembre en Río Ceballos).

“Son espacios muy valiosos, porque se les da a los chicos la oportunidad de que compitan o exhiban lo que han aprendido. Sino, es como poner unos conos, pasar la pelota y patear penales, pero nunca jugar un partido”, explicó el deportista.

Mauro campesi

Un deporte para todos

Contrariamente a lo que uno pueda llegar a imaginar de una disciplina como las artes marciales, Mauro Campesi asegura que las MMA están al alcance de cualquiera. “Muchas escuelas te dicen ‘Vos no servís, dedicate a otra cosa’ pero esto es para todos, no te digo que vas a competir internacionalmente pero sí que puedas ir a algún evento, que puedas hacer una exhibición. Tengo alumnos que vienen de otras academias donde no los hacían pelear porque teóricamente eran malos y ahora, con un buen plan de trabajo, dan muy buenos resultados. Vienen muchas chicas incluso”, aseguró el entrenador.

Y es esta misma convicción la que lo llevó a acercarse a los jóvenes de la organización “Un lugar en el mundo”. “Son chicos con distintos tipos de discapacidad, algunos con autismo, otros con Síndrome de Down que aparte están judicializados, no tienen ni padre ni madre porque los abandonaron. Yo armé ese proyecto para incluirlos, para integrarlos, para motivarlos y está dando resultado, están muy entusiasmados”, comentó Campesi.

“Muchos tienen en la cabeza la idea de incluir pero no lo hacen y están a un paso nomás. Yo necesito ayuda, pero no ayuda de depositar plata en una cuenta. Yo quiero que vos les compres un par de guantes y se los des en la mano, o que simplemente vengas a compartir una clase, a conocerlos, a ser parte de este proyecto”, explicó el instructor.

Además de tener una carrera deportiva muy importante, Mauro Campesi también es operador terapéutico en trastornos de conducta y adicciones, y desde ese lugar lucha para sacar a los jóvenes de la droga a través del entrenamiento.

“Yo no les cobro un mango. A mí me gratifica enormemente poder darles la oportunidad de cambiar su vida. Y es increíble cómo lo hacen. Tengo chicos que hace más de un año que no consumen drogas ni alcohol y han cambiado su forma de ser, su aspecto, su forma de hablar. Cuando ven que pueden lograr una técnica empiezan a sentirse mejor, se dan cuenta que pueden llegar a ser algo, a ser alguien y que al drogarse se les quita eso, porque necesitan un buen estado físico para hacer MMA”, afirmó Campesi con orgullo.

EL MILENIO

[elmilenio.info] Sitio Web de Noticias – Director: Guillermo E. Risso – Propietario: Fundación Josefina Valli de Risso – Domicilio de la publicación: Crucero General Belgrano, b° Los Talitas – Unquillo – Tel: 03543 480349 [Copyright Ⓒ 2017 Fundación Josefina Valli de Risso]

ESTAMOS SEGUROS QUE TE VA A GUSTAR

Comentarios en Facebook

Conectate con Sierras Chicas
A %d blogueros les gusta esto: