26 junio, 2022

El Milenio

Noticias de Sierras Chicas

La ruta de la ciencia

A fines de junio, Clara Miserendino viajará a Alemania para participar del 71st Lindau Nobel Laureate Meeting Interdisciplinary, donde conocerá a ganadores del premio Nobel de Química. Estudiante de Biotecnología, la sierrachiquense de 21 años sueña con ser investigadora, al tiempo que busca encender en los demás el amor por la ciencia que tanto la impulsa.
  • Colaboración: Ezequiel Tiraboschi y Lara Torres (4to IMVA). Santino Molina y Lara Heredia (4to IENM).

Cuando se presenta, María Clara Miserendino no titubea al describirse como “re ñoña”. Parándose lejos del estereotipo, la joven de 21 años se muestra orgullosa y afirma que esa cualidad le trajo muchas oportunidades.

Apasionada por la ciencia, tuvo su primer contacto con este mundo cuando cursaba segundo año en el Colegio del Espíritu Santo (Río Ceballos), gracias a las Olimpiadas Argentinas de Biología del año 2013. Fue en aquella instancia que Clara descubrió cuánto disfrutaba de ese universo académico. “Me di cuenta que podía ser un lugar para pasarla bien”, rememora.

A partir de ese momento, comenzó a frecuentar campamentos científicos, ferias, otras olimpiadas, charlas y encuentros de todo tipo que fueron reafirmando su vocación. En el proceso también influyeron diversos referentes que fue conociendo y que, en sus palabras, la hicieron “enamorarse de la profesión”.

“Queremos compartir lo que amamos. Hay una frase que dice ‘cuando uno está enamorado quiere contárselo a todo el mundo’ y a eso apuntamos. Es muy importante hablar de ciencia”

Clara Miserendino

Para cuando llegó el momento de ingresar a la universidad, la meta de “ser científica” estaba totalmente definida, pero los caminos para concretarla eran numerosos. “Como buena indecisa y curiosa, me inscribí en cinco carreras. Fui probando y descartando”, cuenta la joven.

Finalmente, la estudiante oriunda de El Manzano optó por Biotecnología, “la más interdisciplinaria”, en su opinión. “Es una gran promesa para nuestro país, así que me dije ‘es por acá’, pero además se estudian muchas cosas que me interesan”, explica Clara.

“Se trata básicamente de aprender de la naturaleza y resolver problemas con lo obtenido. Un claro ejemplo es cuando, a la hora de crear una vacuna, analizamos primero cómo funciona nuestro sistema inmune”, agrega. 


Rumbo a Alemania

Aunque recién empieza, en el trayecto de Miserendino ya hay varios hitos para destacar. Con solo 16 años, participó en la Olimpíada Internacional de Biología en Vietnam, otro gran puntapié que la impulsó en el camino de la ciencia. A los 18, ganó una beca para ser investigadora por un mes en el Instituto Weizmann de Israel.

En 2020, fue elegida como una de las 100 jóvenes líderes en Biotecnología de Latinoamérica, representando a Argentina en la Cumbre Allbiotech 2021, que se hizo de manera virtual. Hoy, el próximo gran paso será el 71stLindau Nobel Laureate Meeting Interdisciplinary.

Se trata de un encuentro que se realiza anualmente en Alemania, donde se reúnen estudiantes destacados de todo el mundo y grandes figuras que han sido galardonadas con el Premio Nobel a lo largo de la historia. En esta ocasión, la edición tendrá lugar durante la última semana de junio y los jóvenes que asistirán fueron seleccionados a través de la Asociación Columbus, que además financiará las travesías, junto a la Universidad Nacional de Córdoba. 

 Clara viajará en junio a conocer a ganadores del Premio Nóbel, junto a estudiantes destacados de todo el mundo. Foto gentileza C. Miserendino.

“Ya había sido tenida en cuenta en 2020, pero por la pandemia no pude ir, sólo formé parte virtualmente. Ahora voy a tener la oportunidad de encontrarme con alrededor de 30 referentes de la Química, como también chicos de muchas universidades, para tener discusiones de distintos temas”, explica la joven con entusiasmo.

Entre risas, Clara lo resume con un ejemplo muy metafórico: “Para un fanático del fútbol sería como que le den la posibilidad de ir a charlar con Messi y preguntarle lo que sea”. Sobre sus expectativas, la joven remarca la emoción que siente y aventura: “Creo que va a tener un gran impacto en mi camino, es una experiencia única”.


Parte del cambio

¿Por qué son minoría quienes eligen formarse en la ciencia? Se pregunta la vecina sierrachiquense y reflexiona a la par: “En realidad es algo divertido, que está en nuestro día a día, pero la gente lo ve como algo aburrido. No se está cultivando esa vocación y ahí hay una falla”.

En este marco, Miserendino visualiza su misión a futuro: educar y transformar la visión popular en torno a la física, la biología, la matemática y demás disciplinas que son vistas como tediosas o inaccesibles.

De esta manera, aunque aspira a consolidarse como investigadora y aportar al desarrollo de la biotecnología en Argentina y América, también anhela compartir su conocimiento y su amor por la ciencia con el público en general, como una meta a corto plazo. 

“Creo que es lo que mejor puedo hacer con todas las cosas que fui aprendiendo y las actividades en las que participé”, señala y adelanta que muy pronto revelará novedades sobre un proyecto formativo para jóvenes de la zona.

Para concluir, Miserendino destaca el papel de la juventud en la actualidad y afirma que, en los últimos años, “se han activado en cuanto al contenido científico”. “Su rol es clave, ya sea estando detrás de experimentos o doctorados, o compartiendo contenidos relacionados al tema en redes sociales, por ejemplo. Es algo que se puede ver y hay que fomentar”, cierra.


Ciencia para llevar

A través de Cientina, una iniciativa digital de divulgación, Clara Miserendino y Sol Figueroa buscan mostrar otra cara de su pasión. Memes, challenges virales, curiosidades, información sobre eventos y debates con la comunidad son sólo parte del contenido que alberga la propuesta.

Las amigas y colegas se conocieron en un campamento impulsado por Expedición Ciencia y en 2019 decidieron lanzar su idea al mundo virtual, llegando a Facebook, Instagram y YouTube. Así, cosecharon más de ocho mil seguidores entre las distintas plataformas.

Acerca de la generación del contenido, que se traduce de los libros a las aplicaciones, Clara destaca la creatividad que implica. “Es todo un proceso, pero nos sale bastante natural, no lo pensamos mucho. Por ahí estudiando para un parcial algo nos llama la atención, entonces buscamos el background y lo subimos”, señala Clara.

“Básicamente queremos compartir lo que amamos. Hay una frase famosa que dice ‘cuando uno está enamorado quiere contárselo a todo el mundo’ y a eso apuntamos, porque además es muy importante hablar de ciencia”, enfatiza la joven.