18 mayo, 2022

El Milenio

Noticias de Sierras Chicas

De Sierras Chicas a Boca Juniors

Desde mediados de enero, Benjamín Marques Cardozo se encuentra en Buenos Aires, formándose como jugador en uno de los clubes más renombrados del país: Boca Juniors. En una entrevista con El Milenio, el joven, que pasó por el Instituto Educativo Nuevo Milenio, habló sobre su experiencia deportiva y afirmó que está viviendo un sueño.

Con tan solo 16 años de edad, oriundo de Mendiolaza, Benjamín Marques Cardozo recorrió varios clubes hasta llegar a donde está hoy. Empezó en Instituto, donde estuvo un año, luego pasó a Club Social, siguió con Deportivo Lasallano y finalmente llegó a Unión Florida. “Creo que todos los clubes me dejaron enseñanzas, pero en Florida es donde más pude mostrar lo que aprendí”, reveló en una charla con El Milenio. 

Después de varias oportunidades, Marques llega a Boca por el llamado del Club Unión de Santa Fe, quienes, al convocarlo a jugar, hicieron que se despertara el interés de otros conjuntos por el volante sierrachiquense. 

“Por la buena relación que tiene el encargado de visorías de Boca y el presidente del que era mi equipo, nos invitaron a hacer una sesión de entrenamiento de tres días. Pasado ese tiempo, me dieron la noticia de que me querían y que iba a quedar en pensión”, relató el deportista.

Así fue como el 16 de enero, Benjamín se instaló en la provincia de Buenos Aires, específicamente en la pensión xeneize, con jóvenes de su misma disciplina y edad. Marina Cardozo, madre del jugador, señaló: “Nos dejaron en claro que es obligatorio que asistan a todas las clases, tienen profesores dentro de la residencia para ayudarlos en las materias de bajo rendimiento. Están muy bien contenidos por todo el personal, tanto psicólogos como otros profesionales que los ayudan en lo que necesiten”.

“Me gusta mucho tener la pelota en los pies y hacer jugar al equipo, es decir, ser una pieza para el funcionamiento del grupo”.

Benjamín Marques
Para Benjamín, el paso por Unión Florida y las enseñanzas de Ignacio San Emeterio como entrenador fueron claves para llegar a Boca. Foto gentileza quien corresponda.

Experiencia y evolución

Si bien no hay un tiempo definido sobre la permanencia del joven en el club, cabe destacar que desde la institución han pedido el pase. Una vez que se firme, Benjamín pasaría a ser jugador oficial de la sexta. 

Con una posición comprometida como es la del volante central, Marques manifestó: “Me gusta mucho tener la pelota en los pies y hacer jugar al equipo, es decir, ser una pieza para el funcionamiento del grupo”.

En cuanto a los cambios en su rutina que esta experiencia implicó, el joven reflexionó: “Mi vida cotidiana está inevitablemente afectada por irme a vivir a 700 kilómetros de mi casa y de la gente que yo quiero. En el sentido futbolístico, lo veo como cumplir un sueño o la posibilidad de estar cerca de cumplir un sueño”.

“Espero crecer como jugador y como persona. Voy a ir a entrenar para jugar, sé que me va a costar, pero voy a tener unas semanas o meses de adaptación. Ante todo, mi idea es disfrutar y aprender al máximo”, reveló al hablar de sus expectativas.


En busca de un sueño

Con el objetivo claro de llegar a desempeñarse en primera, Benjamín no deja de recordar a su referente en todo esto, su padre, Aníbal, quien es el motor de sus sueños. A su vez, recalcó su agradecimiento a quienes nunca le soltaron la mano. 

“Quiero mencionar especialmente a Ignacio San Emeterio, que me acompañó durante todo el año y me dio la oportunidad y las herramientas para crecer, siempre estuvo conmigo. Si bien algo tiene que ver con mi esfuerzo, creo que este presente es gracias a sus enseñanzas”, enfatizó.

Con el comienzo del torneo 2022, Benjamín está orgulloso de representar a un club tan grande y de tanta historia como Boca. “El sentimiento que pasó por mi cuerpo al ponerme la camiseta la primera vez fue increíble, mucho orgullo. Realmente es un placer estar acá”, afirmó el futbolista y agregó: “Estoy muy motivado”.

La pretemporada (preparación de varias semanas para empezar la competencia de este año), fue un momento de adaptación para el jugador. “Estuvo excelente, fue bastante complicado al principio, pero me pude adaptar muy bien, tanto al grupo de compañeros, como al nuevo fútbol que estoy jugando”, señaló el jugador.

Sin rendirse, el joven se encuentra en un momento clave de su vida, muy entusiasmado y con todo el empeño de aprender de cada minuto que está vivenciando. “No voy a bajar los brazos hasta cumplir mi sueño de jugar al fútbol profesionalmente y poder vivir de esto”, finalizó Marques.