16 enero, 2022

El Milenio

Noticias de Sierras Chicas

Eduardo Baldassi: “La ciudad no se hace ni crece, se desarrolla”

Mientras celebra el lanzamiento de la temporada estival, Eduardo Baldassi revela los planes de su gestión para el año próximo. Entre tanto, analiza las fortalezas y debilidades del 2021, atendiendo a problemáticas que fueron protagonistas: transporte, incendios, turismo y el servicio del agua.

Colaboración: Jazmín Lasso Pinti y Joaquín Carrasco (6to IENM). Ignacio Chesa, Ignacio Adansia y Tobías Ibarra (4to IMVA).


El desarrollo, tanto a nivel económico y urbano como social, son las principales metas de Eduardo Baldassi desde el comienzo de su gestión. Hoy, a dos años de su asunción, el mandatario busca concretar aquellos objetivos que se planteó a principios de 2020 y la pandemia obligó a poner en pausa.

“Nos propusimos cambiar la realidad de una ciudad que estaba dormida, abandonada, porque creo que los habitantes de Río Ceballos merecemos otra cosa”, señaló Baldassi en diálogo con El Milenio y añadió que apunta a la “implementación de políticas públicas necesarias, en cualquier ámbito, ya sea salud, educación, deporte o equidad”.

Mirando a futuro, el mandatario destacó la creación del Parque Industrial Santo Domingo, un predio de 22 hectáreas que promete sumar fuentes laborales y “dar dignidad a la gente”, en sus palabras.

Asimismo, el turismo, que históricamente ha caracterizado a “la Perla de Sierras Chicas”, es otro pilar para el actual gobierno, que busca “volver a posicionar a la ciudad como parte de la oferta de la Provincia”. “Nos despojamos del egoísmo local y pretendemos que el producto sea regional, que abarque desde La Calera hasta Colonia Caroya”, sostuvo el intendente de Río Ceballos.

Por último, el funcionario señaló que tienen prioridad los planes dirigidos a paliar las problemáticas estructurales que traen aparejadas las lluvias. Así, en 2022 se proyecta pavimentar algunas arterias de la localidad y avanzar en la construcción de obras de contención. 

El Milenio: Considerando que es una de las quejas más frecuentes de los vecinos, ¿qué se ha podido hacer a nivel municipal para mejorar el servicio de transporte público?

Eduardo Baldassi: Es un tema de agenda importante. Hoy el municipio tiene que poner 300 mil pesos para sostener el servicio urbano de pasajeros. En cuanto a las problemáticas específicas del mismo, se están recomponiendo y flexibilizando horarios, aunque no llegamos a cubrir toda la demanda de la población, que crece sin parar.

Tenemos que trabajar en conjunto con la empresa (Intercórdoba), aunque la cuestión más importante a resolver es la desigualdad, porque en otros lugares es mucho más barato tomarse un colectivo. Además, estamos hablando de 28 kilómetros solamente. 

Considero que el desafío es luchar para equiparar. No puede ser que seamos ciudadanos diferentes. Todos somos argentinos y Córdoba es una provincia que aporta mucho al tesoro nacional. Esto ya es un tema que me excede a mí como intendente, en todo caso son los diputados quienes tienen que sentarse a discutir este asunto que viene generando conflictos hace mucho.


EM: Con respecto al tema del agua, ¿cuál es la situación actual de la relación entre la cooperativa y el municipio?

EB: Esta ciudad es la única que tiene un contrato de concesión del agua potable, en donde el municipio es titular del servicio, por lo cual podemos establecer pautas, derechos y obligaciones entre ambas partes.

En este momento se está analizando la tarifa y estamos poniéndonos de acuerdo en cuanto al trabajo del plan anual de inversión, que a su vez forma parte de un plan director de 20 años. La idea es ir llegando a aquellos sectores donde hoy no hay agua potable, lo cual tomamos como una consigna y una obligación. 

En cuanto al costo y la calidad del servicio, se realizan los controles pertinentes. Quiero destacar que, más allá de la tarea con el agua, trabajamos en otros proyectos con la cooperativa, como la instalación de más de 60 puntos verdes que permiten recuperar plásticos, vidrios, cartón y otros materiales reciclables.

EM: El verano es una época muy importante para la ciudad, ¿cómo esperan esta nueva temporada desde el municipio?

EB: La esperamos de la mejor manera. Para nosotros hablar de turismo es hablar de la historia de la ciudad. Obviamente no buscamos llegar a los picos que alcanzó la actividad en los años 40 o 50 porque es imposible, pero sí aprovechar realmente la cercanía con Córdoba Capital. 

De todas maneras, no pretendemos agotar el producto en nuestra localidad, sino que haya una oferta integral denominada Sierras Chicas, que es un corredor muy tentador para visitar en cuanto a la oferta natural, paisajística y cultural. Además, tenemos otros potenciales, a nivel deportivo hay numerosos complejos y competiciones que atraen gente, pero sobre todo debemos darle valor al polo gastronómico, que es de excelencia. 

Otro aspecto fundamental para nosotros es el tema de la inclusión, por eso buscamos ofrecer espectáculos gratuitos, para garantizar el acceso a un evento que de otra forma quizás mucha gente no podría disfrutar. En esta línea, apuntamos también a trabajar en conjunto con el sector privado, como siempre. Nos sentimos muy optimistas respecto al verano.

EM: Este año el tema de los incendios y el impacto en las cuencas hídricas volvió a estar en agenda, ¿de qué manera se preparan para esas situaciones? 

EB: Con prevención, concientización de la comunidad y la labor en conjunto de Defensa Civil, bomberos y otras instituciones. Hoy tenemos deficiencia en cuanto al abastecimiento del dique, pero por suerte desde la Provincia hay una respuesta, ya que tenemos interconectadas las cisternas de agua de La Calera, Río Ceballos, La Quebrada y próximamente el sector norte. Igualmente, siempre tenemos que cuidar el recurso.

Y en cuanto a los incendios, podemos decir que la temporada alta ha pasado. Nunca salimos en su totalidad del peligro, pero en definitiva la alerta roja se ha superado. Las lluvias posibilitan que tenga otra humedad el suelo, pero la verdad es lamentable lo que ha sucedido con respecto a esta problemática y hay que sensibilizarse, mientras que el municipio debe poner atención. Es una práctica constante, que los más chicos la aprenden incluso más rápido que los adultos.