Los Warren de Sierras Chicas

Los Warren de Sierras Chicas

Colaboración: Paz Luque y Álvaro Zentena (6to IENM). Paula Pavone, Florencia Rivero y Magalí Sánchez (6to IMVA).


El interés por los denominados “fenómenos paranormales”, aquellas experiencias generalmente vinculadas a lo espiritual que la ciencia no puede explicar, siempre ha estado presente en la sociedad, aunque en Córdoba parece haber crecido durante los últimos años.

Como ejemplo se puede mencionar la reciente Noche de los Cementerios, organizada por la Municipalidad de Córdoba a fines de septiembre, que congregó a más de 15 mil personas interesadas en conocer las historias que esconden estas necrópolis. De igual forma, relatos populares como “La Pelada de la Cañada”, “El Lobizón de San Vicente” o “La mujer de Angelito”, se mantienen más vigentes que nunca gracias a la influencia de Internet.

A nivel internacional, son conocidos Ed y Lorraine Warren, una pareja de estadounidenses dedicados a la investigación paranormal que inspiraron las famosas películas de “El Conjuro” (2013) y “Annabelle” (2014). Pero, ¿qué hay de cierto en este tipo de fenómenos que escapan al entendimiento humano?

Para conocer más sobre el tema, El Milenio charló con Mariela Medina, médium y vecina de Villa Allende, quien, junto a su marido, Alejandro Ayala, lleva adelante el grupo “Investigación Paranormal Córdoba” (IPC). Así, desde 2018, la pareja se dedica a registrar y analizar esta clase de sucesos, así como a ayudar a las quienes los experimentan.

Fuera de lo normal


“Los fenómenos paranormales son difíciles de estudiar porque no son tangibles”, comienza señalando Mariela. “Cuando estamos ante un suceso extraño, lo primero que hacemos es buscarle una explicación científica, porque en este plano estamos acostumbrados a ver y tocar para comprender”, añade.

Por este motivo, uno de los primeros requisitos para adentrarse en el mundo de la investigación paranormal es tener la mente abierta a todo tipo de explicaciones. Y lo cierto es que cada vez son más quienes se interesan por estas indagaciones.

“Son temas más naturalizados en otros países, como Estados Unidos, donde hasta hay policías que trabajan con médiums y psíquicos”, apunta la vecina de Villa Allende y señala el caso de Cassadaga, comunidad norteamericana conocida como “la capital psíquica del mundo”. “Es algo muy común allá, pero acá todavía nos cuesta entender que existe algo más después de la muerte física”, resume.

A su vez, Mariela reconoce que el creciente interés por lo sobrenatural se explica en gran medida por el éxito de las películas de terror o suspenso, aunque la médium recuerda que estas producciones “tienen un poco de realidad y mucho de exageración”: “No debemos olvidar que, tanto en el caso de los médiums de shows televisivos como en las películas, el objetivo es entretener y atraer la atención del espectador, por lo que siempre van exagerar”.

De temer a comprender


En cuanto a su rol dentro de Investigación Paranormal Córdoba, Mariela explicó que es la encargada de sentir la presencia de los espíritus. “Los médiums somos justamente eso, un medio, un instrumento de comunicación entre el mundo espiritual y el mundo físico”, describe. “El médium no solo puede ver u oír a los espíritus, sino que también puede sentir sus dolencias”, amplía.

El resto del equipo lo conforman Alejandro Ayala, programador de software encargado de registrar los sucesos, Estefanía Medina y Paola Orellana, dos mujeres que poseen sensibilidad a este tipo de energías y ayudan a detectarlas.

Su trabajo empezó ante las consultas de amigos o conocidos por la ocurrencia de extraños eventos en sus hogares. Pero las entidades no sólo pueden “adherirse” a las viviendas, sino también a los seres humanos. “Hay casos de personas diagnosticadas con alguna enfermedad que en realidad son sumamente sensibles a este tipo de fenómenos”, indica Mariela, aunque aclara que esto no significa que se deban desconocer las indicaciones médicas profesionales.

Por último, la médium señala que, cuando una persona es testigo de estas energías, no debe asustarse, pero sí tratarlas con respeto y cautela, por lo que desaconseja la práctica de juegos como la Ouija, que buscan contactarse con el más allá por diversión. “Pueden convocar entidades que después no van a saber manejar y eso puede provocar muchísimos problemas”, explica.

Historias del más allá


Para Mariela, ante un hecho paranormal, lo más recomendable es que las personas no traten de resolverlo por sí mismas, sino que busquen ayuda especializada. “Hay grupos muy serios trabajando en esto, que no vamos a tildar de loco a nadie porque sabemos que hay lugares y familias muy asediadas por estas presencias y necesitan ayuda”, apunta la entrevistada.

Entre los casos atendidos por IPC, Mariela recuerda el de un joven chofer de colectivos de Sierras Chicas que tenía serios problemas para conciliar el sueño debido a pesadillas que lo acosaban constantemente.

“Fue víctima de un trabajo de magia negra, no quería dormir porque tenía mucho miedo a las pesadillas”, explica Mariela, aclarando que el joven se acercó ante el temor de dormirse en su turno de trabajo y fueron necesarias tres sesiones para limpiar la atadura que sufría. 

Otro caso importante sucedió en La Calera, donde una familia era acosada por una entidad que seguía a la hija más pequeña, debido a que su sensibilidad espiritual atraía a diversos seres del más allá. 

En otra ocasión, Mariela y su equipo lograron grabar orbes (bolas de luz) en una casa cerca de Avenida Circunvalación, donde los moradores sentían presencias constantemente. “Eran orbes y no otra cosa, porque se movían inteligentemente, como siguiendo patrones. Esa fue una de las investigaciones que más nos sorprendieron porque significa que encontramos un portal que comunica con el más allá”, comenta la médium. 

Afortunadamente, en ambos casos el grupo logró entender qué buscaban los espíritus para ayudarlos a continuar su trayecto fuera de esos hogares.

Carlos Romero

Periodista y docente de Periódico El Milenio y elmilenio.info. Jefe de pasantías web Fundación Josefina Valli de Risso.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: