Edición impresa Sociedad

Forchieri busca expandir la ayuda

El Merendero Forchieri nació junto con la pandemia y desde entonces, con el aumento de las necesidades, no ha tenido respiro. Luis Pérez, vecino que lleva adelante la propuesta en su propia casa, pide apoyo para que los más de 50 niños y niñas que asisten al lugar tengan, además de la merienda, un plato de comida por semana y acceso a internet para estudiar.

Colaboración: Lara González Trejo y Julieta Vélez (4to IENM). Carmela Russo y Delfina Setien (4to IMVA).


En 2019, un estudio de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) y la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) trazó una especie de geografía referencial del hambre en Córdoba Capital, con resultados poco alentadores. Desde el año 2015 hasta ese momento, comedores y merenderos mostraban un crecimiento exponencial y muchos de ellos (más del 70% de los 305 consultados) se ampliaban a otras actividades como apoyo escolar, talleres culturales y deportes.

Hoy, los comedores, merenderos y ollas populares se multiplican como efecto de la pandemia, su crecimiento y sus asistentes desbordan el mapa trazado en 2019. El 2021 registró un incremento del 50% en la demanda de alimentos. Lamentablemente, solo un mínimo porcentaje de estos espacios recibe apoyo estatal, la gran mayoría se sostiene con el aporte de vecinos particulares y otras instituciones de la sociedad civil.

Tal es el caso de Luis Pérez, vecino de barrio Forchieri (Unquillo), que decidió abrir las puertas de su propio hogar sobre El Ceibo 680 cuando la pandemia y la ausencia del Estado dejaron a decenas de familias con la necesidad alimenticia insatisfecha.

Para el hombre de 50 años, ayudar es casi una tradición familiar. Según cuenta a El Milenio, su abuelo y su padre realizaban actividades solidarias, a veces vinculadas al Centro Vecinal de Forchieri y otras veces de manera independiente, pero siempre con el propósito de asistir y acompañar.

Luis se define como un trabajador social y afirma que se siente feliz con su accionar. Cuenta que en el barrio hay muchos casos de necesidad que a veces “no se ven, pero se sienten” y que por eso se propuso abrir el merendero, que hoy recibe a más de 50 niños y niñas, de lunes a viernes.

«Decidí hacerlo para que muchos chicos pudieran merendar y de vez en cuando servirles un plato de comida. Hoy en día esto último se me hace difícil porque ya estoy solo para preparar la merienda», detalla. El merendero busca convertirse en comedor, pero tal como señala Luis “cuesta, porque a la gente también le cuesta” y añade que “lo más difícil de conseguir es carne y verduras”.

Otras necesidades

No sólo la comida escasea en el barrio, sino también las zapatillas y las oportunidades de acceder a internet, recurso fundamental en tiempos de virtualidad. Como registraron las evaluaciones de la UNC y la CTEP, muchos merenderos amplían sus actividades y también brindan apoyo escolar y otras actividades como la recolección de ropa y útiles.

El Merendero Forchieri ya cuenta con la donación de una computadora para ayudar a los asistentes que no pueden continuar con sus estudios por falta de tecnología. Pero no hay internet y las cosas se complican. Aunque Luis realizó los pedidos necesarios a la Cooperativa de Agua y Servicios Públicos Ltda. y a Telecom, aún no recibe respuesta.

«Incluso cuando pase esto y los niños vuelvan a las aulas, el uso de la computadora va a seguir siendo necesario para que bajen sus trabajos o para que estén en contacto con los del otro lado, pero el bolsillo mío hoy no da para eso», reconoce el vecino con un dejo hastío en la voz, ya que fomentar y acceder a la escuela en pandemia se convirtió en un gran desafío con estas condiciones.

Día de la Niñez

Agosto fue el mes de las infancias y el Merendero Forchieri lo festejó el pasado lunes 23 con una jornada muy especial. Mediante el apoyo de diferentes entidades, instituciones educativas, comercios y referentes sociales, se reunieron regalos y sorpresas para celebrar la fecha.

“Me siento feliz de hacer esto y mi familia también está orgullosa. Solo espero que no decaiga el apoyo de la gente que hace posible este merendero, porque realmente hay mucha necesidad en el barrio”

Así, cada niño y niña recibió un juguete acompañado de golosinas y barbijos. El Instituto Educativo Nuevo Milenio (IENM) también participó del encuentro, acercando alimentos y otros elementos de utilidad para el espacio.

“Gran parte de los juguetes me los trajo la directora Alejandra Gait (IENM) y lo que me va colaborando la gente. Por más usados que estén, mientras estén sanitos, creo que los niños que los reciben se van a sentir muy contentos”, comparte Luis. Además, el vecino organizó una rifa para sortear peluches, pelotas de fútbol, paquetes de golosinas, autos de juguetes y otras sorpresas.

En estos eventos también participan integrantes de su familia, hijos y sobrinos, así como varios comercios y referentes sociales de Unquillo y Mendiolaza. “El Partido Justicialista me ayuda aportando leche y azúcar. El legislador Carlos Presas y Florencia Torres, Gervasio Rodríguez, Flavia Rodríguez, las despensas de Mendiolaza y Victoria Maldonado que anda en movimientos solidarios y me ayuda a juntar ropa y demás cosas”, agradece el vecino solidario.

Para colaborar

“A todo el mundo le hace falta una taza de té. Hoy en día muchos están viviendo de changas y a lo mejor no pueden trabajar porque llueve o lo que fuere, entonces pueden mandar a sus hijos al merendero, aunque sea a buscar un termo de agua caliente o un mate cocido para que lo tomen calentito”, invita Luis Pérez desde el Merendero Forchieri.

El espacio precisa ayuda para conseguir carne y verduras y así poder elaborar un plato de comida más allá de la merienda, aunque sea una vez por semana. Además, sus integrantes están gestionando internet y computadoras para estudiar. Por último, se suma una necesidad puntual: muchos niños y niñas precisan zapatillas, de distintos talles y en buen estado.

Todas las personas interesadas en aportar pueden contactarse con Luis Pérez (351 3368055). También sus redes sociales están disponibles: @merendero.forchieri (Instagram) o Luis Eduardo Pérez (Facebook).


1 comment on “Forchieri busca expandir la ayuda

  1. Mucha fuerza y a no bajar los brazos en esto que nos llena el alma. Merendero Regalando Sonrisas

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: