Cultura Edición impresa

El sonido de la libertad

Tras doce años de trayectoria, 3 Tiros, la banda de punk rock sierrachiquense, no frena en su producción musical. A poco de lanzar su segundo disco, “Emerger”, el grupo ya prepara una serie de temas gestados durante la cuarentena. Agustín Álvarez, vocalista de la formación, profundiza en las composiciones, el mensaje que transmiten y su lectura del género que encarna.

Colaboración: Wanjiru Macharía y Andrés Iacobelli (4to IMVA). Francisco Rodríguez y Santino Medina (4to IENM).

Más de cuatro décadas pasaron desde el surgimiento definitivo del punk de la mano de dos tradiciones rockeras distintas. Por un lado, las bandas estadounidenses como The Ramones y Blondie, y por otro la rebeldía británica, con The Clash y Sex Pistols como máximos referentes. No obstante, al menos en Argentina, el género sigue perteneciendo a un nicho muy pequeño. 

En Sierras Chicas, ese nicho toma fuerza de la mano de nuevas generaciones y bandas como Fucked Up, Jotes y Tres Tiros. Esta última ya lleva más de doce años de recorrido, manteniendo un espíritu de búsqueda musical constante, de la mano de un estilo propio, algo alejado de las bases del punk más tradicional.

“Dentro de nuestro género siempre hubo una división por el ‘under’, que es lo que la mayoría de las bandas apoyan. En el punk rock, si sonás bien, te catalogan de ‘cheto’ o ‘careta’, porque de alguna manera está instalado que en el punk hay que sonar desprolijo. Pero nosotros somos una banda que le da mucha importancia a sonar lo más limpio posible”, comenta Agustín Álvarez, cantante principal de la formación que integra junto a Fidel Ferro (primera guitarra y coros), Mateo Damián (bajo y coros) y Marcos Fedelich (batería).

Álvarez admite que esa inclinación hacia el desorden, incluso dentro del armado de un show, ha ido cambiando lentamente, lo cual le permitió a Tres Tiros vincularse con otras bandas referentes del mismo estilo musical. “Armamos un sello que se llama United 351 junto a Fucked Up, Jotes y Desde las cenizas. Eso nos ayuda muchísimo, por ejemplo, a la hora de producir nuestros videoclips”, explica Agustín.

Si se trata de buscar referencias claras en la música de 3 Tiros, la tarea se vuelve compleja frente al carácter tan singular de la banda. Sin embargo, Álvarez toma como símbolos a artistas de una segunda (y hasta tercera) ola del punk, con un tono más despreocupado en The Offspring o con letras más cargadas y un interés mayor en las melodías en Green Day y Blink 182.

En sus temas, la banda aborda cuestiones sociales como el abuso de autoridad policial y los incendios forestales intencionales. Foto gentileza quien corresponda.

El Milenio: ¿Cómo fueron sus comienzos? 

Agustín Álvarez: La verdad es que siempre quise tener una banda, pero no conseguía miembros para formarla. Tenía un amigo que tocaba la batería y nos pusimos a buscar guitarristas. Él me dijo que conocía a un chico que era muy bueno y un día nos juntamos en el centro de Río Ceballos a conocernos. Ya pasaron doce años de ese encuentro y al principio nos dedicamos a hacer covers de otras bandas, pero con el tiempo fueron apareciendo las primeras composiciones propias.

EM ¿Qué mensaje trae el nuevo disco? 

AA: Creo que en el disco que acabamos de sacar se puede encontrar un mensaje muy positivo en relación a lo que cada uno puede lograr si se lo propone. Hablamos mucho de luchar contra los obstáculos que van apareciendo. Es contarle a la gente que, si uno le pone esmero, las cosas decantan positivamente. No hay que detenerse, ese es nuestro mensaje.

EM: ¿En qué se inspiran a la hora de armar las letras de las canciones?

AA: Las letras las escribo yo, y si bien muchas tienen una carga personal importante, también tenemos algunas canciones de protesta contra el abuso de autoridad por parte la policía u otros temas como la amistad.  Pero lo que escribo está basado en experiencias propias o mi sentir sobre cosas que me parece que están bien o mal. Tenemos un tema que apunta contra los incendios forestales intencionales en Sierras Chicas, a propósito de lo que viene sucediendo cada vez con mayor gravedad.

EM: ¿Hay algún tema preferido de este último trabajo?

AA: A mí me gusta mucho uno que se llama “De la libertad”, que es el primer corte del nuevo disco. El tema además tiene un video y habla de romper con las barreras que nos separan de lo que queremos, y, sobre todo, de lo que queremos ser. 

Ese tema en particular es muy especial para mí porque lo escribí pensando en un animé. Yo soy muy fanático del género y me encanta inspirarme en lo que me transmiten las series para crear letras, tienen valores muy interesantes. Ese tema en particular lo compuse inspirado en Attack on Titan, una serie japonesa muy buena. 

El nuevo disco fue lanzado oficialmente en febrero de este año y se puede escuchar en Spotify y YouTube. Foto gentileza quien corresponda.

EM: ¿Cómo se gestó este disco? 

AA: Comenzamos a grabarlo hace prácticamente dos años en Desdémona, un estudio ubicado en Cerro de las Rosas. Como no teníamos baterista, estuvimos trabajando con un sesionista. Le pasamos nuestras canciones con la estructura de batería bastante armada y él terminó de darle su toque. En dos días resolvimos la parte rítmica y después dedicamos un larguísimo tiempo a grabar todos los demás instrumentos.

En este momento estamos preparando un EP que básicamente es un disco con pocas canciones. En este caso vamos a hacer reversiones a punk rock de temas de los 80. Después tenemos la premisa de otro disco nuevo, del cual ya tenemos siete temas. Así que estamos plagados de nuevos proyectos.

EM: ¿Se puede contar algo de ese material incipiente? 

AA: Las canciones son bastante introspectivas. Tocan un poco todo lo que atravesé y sentí durante la cuarentena. Fueron momentos personales bastante difíciles y traté de proyectarlos en la música. Así salieron siete temas en un par de meses. Son letras profundas y buscan decir algo bastante lindo.

EM: ¿Escuchás a los artistas que hoy tienen la mayor cantidad de reproducciones en Argentina?

AA: No escucho demasiado de la música más mainstream de la actualidad. Quizás lo hago circunstancialmente, pero no soy de detenerme mucho en el trap, por ejemplo. No sé si está bien lo que voy a decir, pero yo siento que hay una gran falta de contenido en muchas de las canciones más populares. Me pasa con el reggaetón, por ejemplo, lo veo muy vacío, pero tampoco tengo el suficiente conocimiento de estos géneros como para profundizar y opinar con fundamento al respecto.

0 comments on “El sonido de la libertad

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: