Edición impresa Sociedad

Del olvido a la polémica

Un proyecto de ordenanza presentado por el Club Quilmes reflotó viejos problemas relacionados con el 15F. La propuesta implicaba el uso de terrenos cedidos por los damnificados de la inundación a la Municipalidad. Aunque el Ejecutivo dio el visto bueno, los antiguos propietarios se opusieron a la iniciativa, que finalmente fue rechazada por el Concejo Deliberante el pasado 1 de junio.

El 15F sigue siendo una herida abierta para la comunidad de Sierras Chicas. A lo largo de los seis años que transcurrieron desde la inundación que marcó un antes y un después en la región, fueron muchas las problemáticas en torno a la recuperación de las viviendas destrozadas por el agua y la reubicación de los damnificados, como también los pedidos de infraestructura para evitar que se produzca una catástrofe semejante en el futuro.

Para las familias de la calle Uritorco, una de las zonas más dañadas de Villa Allende, estas aristas se conjugan en un reclamo que resurge hoy en día. El origen del conflicto se remonta a la entrega de aquellos terrenos (ubicados en la margen del arroyo Saldán) a la Municipalidad, a cambio de un nuevo espacio para residir. Este acuerdo iba con una cláusula: la proyección de un espacio verde público en esas tierras cedidas y la realización de obras para controlar futuras crecidas.

Hoy, el Centro Vecinal de Barrio Cumbres denuncia que las promesas no solo no se cumplieron, sino que se barajan propuestas que no respetan el “espíritu ni el sentido que tuvo esa cesión”, en palabras de Fernando Gómez, uno de los damnificados. 

El desacuerdo emerge a partir de una propuesta del Club Atlético Quilmes, cuyas instalaciones colindan con la calle Uritorco. Desde la institución explicaron que la iniciativa busca dar uso a terrenos actualmente en estado de abandono y “contrarrestar la inseguridad” que se genera en las inmediaciones.

Dolor social

La historia de Fernando en la calle Uritorco comenzó en 2007, cuando se mudó con su pareja a Villa Allende. Durante los primeros tiempos, el matrimonio disfrutó de su nuevo hogar sin inconvenientes, pero en 2009, las primeras lluvias abundantes empezaron a traer problemas.

“Tuvimos grandes inundaciones en 2011 y 2013, hasta la hecatombe de 2015, cuando vimos que vivir ahí era peligroso y empezamos a dialogar con todos los sectores políticos en búsqueda de una solución”, recordó el vecino. Finalmente, el arduo periplo de Gómez y otros tantos damnificados terminó con una permutación de los terrenos al costado del arroyo por otros ubicados en zonas más seguras. 

Como indicaron desde el Centro Vecinal, el acta suscripta entre los vecinos de la calle Uritorco y la Municipalidad el 7 de agosto de 2018 plantea la voluntad de ceder esos lotes con el fin de que el gobierno proceda a «demoler toda construcción, realizar las obras que fueren menester para paliar los efectos de posibles futuras crecidas y asignarles el uso de espacio verde público».

Pero desde entonces, lo pautado en aquella negociación no percibió avances. De hecho, las viviendas permanecieron en pie, deshabitadas, hasta hace pocos meses, cuando finalmente empezaron a ser demolidas. El hecho se conoció en marzo, casi en simultáneo con la noticia de la firma de un comodato entre el Club Quilmes y el Ejecutivo municipal que encendió la luz de alarma entre los vecinos respecto al destino final de esas tierras.

El acuerdo suscripto sugiere la construcción de un camping para pasar el día, que se ubicaría junto a una pileta semiolímpica. Para esto, se utilizarían 2.000 m2 de los 12.000 totales en cuestión. A cambio, el Gobierno usaría las instalaciones del predio como escuela de verano municipal y el club otorgaría becas deportivas. 

Acerca de la propuesta, los damnificados del 15F consideraron que se “intenta lucrar con una situación lamentable”. «Para nosotros es fundamental que esos terrenos tengan un fin de espacio verde público y pensamos que el proyecto en cuestión no da las garantías suficientes de ello», expresaron en una carta dirigida al Concejo Deliberante. «Todavía no contamos con las escrituras de nuestras actuales casas y ya se están barajando otras ideas para el lugar donde supimos vivir», sigue la misiva.

“Hay intereses que no responden a la intención original del acuerdo. Es como si lo acontecido no hubiera dejado ningún aprendizaje. Es lamentable que quienes dicen trabajar por la ciudad quieran borrar con el codo lo charlado durante años”, concluyó Fernando.

La otra orilla

Por su parte, desde el Club Quilmes señalaron que la propuesta presentada fue bien recibida por el Ejecutivo. “Queda un hueco entre el predio del club y los lotes de los damnificados. Nuestra alternativa apunta a integrar una parte de ese terreno, tranquilamente con el resto (10.000 m2) se puede hacer un muy lindo espacio verde. Además, con la contraprestación, el Estado puede hacer una planificación por diez años”, indicó Pablo Salas, presidente del club.

Tras arribar al Concejo Deliberante, el proyecto se encuentra actualmente parado. Salas lamentó las trabas gubernamentales y señaló que es una “falta de respeto hacia el club”. “Más allá de esto, desde el día cero de la pandemia pusimos a disposición nuestras instalaciones para un centro de testeo a cambio de nada”, recordó e indicó que la situación le genera una gran desilusión. 

En cuanto al disgusto de los antiguos vecinos de la calle, comentó: “A ellos les diría que recuerden que en 2013 el ex intendente pidió un metro de tierra que pertenecía al club para realizar un talud, gracias al cual pudieron evacuar en muchas oportunidades. Esa obra en 2015 destruyó por completo nuestro predio”.

Por su parte, María Teresa Riu – Cazaux de Vélez, presidenta del Concejo Deliberante, indicó, al momento de cierre de la edición impresa de este periódico, que el proyecto de ordenanza que definirá la cuestión aún está tratándose en comisión. “A veces estas instancias se resuelven rápido porque son asuntos muy claros, pero este caso exige actuar con mucha conciencia”, explicó. Mientras tanto, el proyecto aguarda el dictamen para proseguir con su primera lectura y una audiencia pública que, según adelantó Vélez, sería virtual.


Actualización:
Finalmente, Gómez aclaró que el proyecto fue rechazado el 1 de junio, con una votación de 6 a 3.

0 comments on “Del olvido a la polémica

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: