Edición impresa Sociedad

Estados Unidos: la niñera del año es unquillense

Karen Sateriano se transformó en noticia nacional al ser elegida por la organización Cultural Care como la mejor niñera del 2020 en EE.UU. La joven llegó al país a través de un programa de intercambio buscando mejorar su inglés y convertirse en piloto comercial, pero nunca imaginó que su trabajo como parte de la familia Van Wheren sería un impulso tan importante para alcanzar ese sueño.

Karen Alexia Sateriano (25) es oriunda de Unquillo, pero desde el 18 de noviembre de 2019 vive en Estados Unidos, a 30 minutos de Chicago, y allá permanecerá hasta la última semana de agosto de este 2021, como parte del programa de intercambio laboral y cultural al que decidió sumarse para darle vuelo a su futuro.

Viajó para trabajar cuidando niños y perfeccionar su inglés, con la ilusión de formarse como piloto de avión, pero nunca imaginó ser elegida como la niñera del año entre jóvenes de todo el mundo, con más de 10 mil votos y postulada en secreto por la propia familia con la que vive y para la que trabaja (los Van Wheren).

“Karen ha sido la superheroína que necesitaba nuestra familia. Su capacidad para adaptarse cambió por completo su papel y lo hizo con alegría e innovación. Logró alcanzar sus increíbles metas de aprender inglés y comenzar su carrera como piloto. Si alguna vez hubo una trabajadora esencial durante el año pasado, esa fue Karen”, señalaba, entre otros muchos halagos, el texto que enviaron los padres anfitriones para postular a la joven.

La victoria de Karen como “Au Pair of the Year” se conoció los primeros días de febrero y desde entonces, la unquillense tuvo que alternar sus tareas laborales con las llamadas de diversos medios nacionales que querían publicar su historia. El Milenio también tuvo la oportunidad de contar con el testimonio de esta destacada vecina de la región para conocer los detalles de su inesperada aventura en tierras norteamericanas.

El Milenio: ¿Con qué criterios se selecciona a la mejor niñera del año y por qué crees que te eligieron a vos?

Karen Sateriano: La familia que hospeda escribe una carta destacando las cualidades de la niñera y explicando por qué ellos creen que merece recibir ese reconocimiento. Creo que me eligieron porque en la carta pudieron ver reflejado que, a pesar de las circunstancias generadas por la pandemia, yo nunca bajé los brazos.

Eso refleja que siempre busco una solución a los problemas, además del amor con que cada día hago mi trabajo. La carta que envió la familia Van Wheren, sin que yo lo supiera, es larga y cargada de emotividad y es para mí un reconocimiento en sí misma.

EM: Además del pasaje para volver a visitar a tu familia americana, ¿qué implica para vos el premio?

KS: Para mí fue un honor muy grande, ya que en nuestro país no muchos valoran realmente lo que es ser niñera y el trabajo que implica. Me sentí muy feliz, como argentina, por todo el apoyo que recibí para que esto fuera posible. Mi historia llegó muy lejos y estoy contenta de que haya sido de esta forma, para motivar a más personas a que luchen por lo que realmente quieren, sea el objetivo que sea.

EM: ¿Cuáles eran tus planes concretos cuando partiste?

KS: A nivel personal, vine a estudiar inglés, y con respecto a la familia, buscaba sentirme miembro de la misma. Más allá de que yo vine a trabajar para ellos, quería que me traten como algo más que una simple niñera y, afortunadamente, ese objetivo se cumplió.

Al idioma lo sigo trabajando, pero mejoré muchísimo en tan solo un año y tres meses, por la práctica permanente y porque pude tomar muchas más clases de las requeridas. Manejar bien el inglés es un requisito indispensable para alcanzar mi sueño de ser piloto comercial, una carrera que pocas mujeres eligen en Argentina.

En Córdoba estudié TCP (Tripulante de Cabina de Pasajeros) y la parte teórica de PPA (Piloto de Avión Privado). Lo que me está faltando ahora es dinero para las horas de vuelo, pero estoy ahorrando, esa fue otra de mis metas al venirme a EE.UU. De a poco y a pesar de que el contexto fue más complicado de lo que esperaba, pude tomar mi primer vuelo y los Van Wheren fueron testigos.

EM: ¿Qué similitudes y diferencias señalarías del lugar, la gente y sus costumbres?

KS: Como diferencia puedo marcar que no existe la merienda, es decir, es un snack de pasada y la cena es a las seis o siete de la tarde. En relación a las similitudes, señalaría los valores en el hogar: el respeto, el amor, el hacerse un tiempo para compartir con el otro. La gente en Chicago es muy amable, pero no tienen una relación con el vecino como la que yo tenía en Córdoba. Lo que más extraño es mi familia, mi novio, mis amigos y los domingos de asado.

Lo más raro que percibí al llegar fue que los niños no tienen permitido ver TV o jugar con sus tablets en días de semana (o sea, días escolares). Claro que al llegar el virus eso tuvo que cambiar porque todas sus actividades del colegio eran a través de una pantalla.

EM: ¿Qué sentís que has aprendido desde que estás allá, en lo personal y en lo laboral?

KS: Aprendí muchísimo más que un idioma. Con esta experiencia, sumado al contexto Covid-19, me di cuenta que puedo lograr cualquier cosa que me proponga y hasta puedo transmitírselo a los chicos que cuido. Nada es fácil, pero sé que todo llega en el momento que tiene que llegar. Aprendí a disfrutar el presente, a ser paciente y a valorar cosas mínimas que quizás antes ni las tenía en cuenta.

También me llevo enseñanzas familiares, algo puntual como estilo de vida (particularmente hablando de mi familia americana). Por ejemplo, a ellos no les importan las cosas materiales o tener el auto último modelo, su dinero lo invierten en viajes, experiencias de vida. De esa forma eligen educar a sus hijos, brindándoles conocimientos sobre otros países, culturas y realidades.

En cuanto a mi crecimiento en la labor de niñera, creo que lo más difícil es aprender a manejar el cambio de humor de los chicos, y más cuando son tres, pero lo más fácil es jugar y pasar tiempo con ellos.

0 comments on “Estados Unidos: la niñera del año es unquillense

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: