Cultura

El Día de la Música, por Juan Falú y Lito Vitale

Dos grandes referentes de la música de nuestro país, como lo son Lito Vitale y Juan Falú, comparten opiniones sobre el momento actual del género y celebran el día saludando a todos los y las artistas argentinos.

El 22 de noviembre no es una fecha más en el calendario. Si bien se recuerda este día por el natalicio de Santa Cecilia, la patrona de los músicos y las músicas, para quienes trabajan por y para la música, es una fecha que reafirma su compromiso con esta disciplina artística. Fue el Papa Gregorio XIII quien nombró a Santa Cecilia de Roma patrona de los músicos porque había demostrado una atracción irresistible hacia los acordes melodiosos de los instrumentos. Su espíritu sensible y apasionado por este arte convirtió así su nombre en símbolo de la música.

En este día, dos de los exponentes más importantes de la música en nuestro país, como lo son Lito Vitale y Juan Falú, celebran la fecha recordando a los y las artistas argentinos que tuvieron que afrontar un año difícil a causa de la pandemia. Además, reflexionan y comparten sus opiniones sobre los sentidos de la música como un arte vital.

«La música es un alimento para el alma»


Para Lito Vitale, si bien el día de la música es algo que los músicos vivencian todos los días, considera que siempre es importante tener un día para celebrar.

Los músicos tenemos la suerte de vivir de lo que amamos que es hacer y disfrutar de la música, desde la alternativa, hasta la música más fácil de digerir; desde la más comercial, a la más bailable,  a la más ecléctica. En todas sus formas, la música siempre es un alimento para el alma ¡Feliz 22 de noviembre! ¡Feliz Día de la Música a todos los músicos, los admiro, los quiero, los necesito y vamos para adelante”.

El músico y productor, que impulsó desde el Ministerio de Cultura diversos concursos federales para músicos emergentes de todo el país, se refirió a los meses de pandemia donde los artistas no dejaron de crear ni de trabajar en ningún momento.

”La cultura, los músicos, los actores, tenemos la suerte de que por el hecho de llevar a cabo nuestra actividad ya somos felices. Las acciones que hacemos no las hacemos con el motor de ganar dinero. A mi juicio, el artista siempre es amateur y en esta cuarentena salió a la luz el espíritu amateur de los artistas que no dejaron de grabar videos y participar en proyectos. Yo participé en varios proyectos, y no cobramos nada. 

El artista no elige la profesión para ganar dinero sino porque necesita comunicarse a través del arte, por supuesto que es importante la subsistencia y es importante tener proyectos artísticos que nos den el dinero para sobrevivir, pero a diferencia de otras profesiones, el motor fundamental del artista no es ganar dinero, es generar el hecho artístico y, en el mejor de los casos, que nos quede un mango».

«La música es un alimento imprescindible en la vida nuestra»


Por su parte, el músico tucumano Juan Falú, reflexiono sobre la responsabilidad social que implica la labor de los músicos.

«La música es un alimento imprescindible en la vida nuestra.  En mi vida personal no solo siento que me alimenta sino que yo puedo alimentar, de un modo tal vez misterioso, a quienes la reciben. Eso significa una gran responsabilidad para el que es músico, saber que la música que hace, que transmite, que crea o que interpreta, tiene ese valor de alimento espiritual, de aporte a un modo profundo de mirar la vida, la vida cotidiana o la vida en general. Esa es la música que me parece que hay que honrar.

También me parece que hay una música que tiene una utilización opuesta, promovida posiblemente por sistemas mediáticos vinculados a las políticas globalizadoras o a los sistemas de dominio de los países poderosos. Esa es la música que se instala como una especie de acompañante obligado de la vida cotidiana. Para mí eso es una aberración y hasta una perversión del uso de la música porque la obligación de que suene una música se opone al sentido de libertad por el que uno se aproxima a la música. Tenerla como un riego de fondo cotidiano y en todos los lugares, para mí, es una estrategia de dominación de las conciencias, una herramienta de distracción, de desmemoria, y en ese sentido me parece peligrosa. Creo que en el Día de la Música hay que estar atentos a las músicas nobles y a las músicas como elementos de dominación”.

«Guitarras del Mundo se consagró»


El músico tucumano, además, es el director artístico del Festival Guitarras del Mundo, que este año cumplió 26 años de desarrollo ininterrumpido.

«Este año el Festival se consagró. Recuerdo que el año pasado, al cumplirse 25 años, nos parecía que era el gran acontecimiento, pero creo que el gran acontecimiento es esta edición N26. Pudimos mantener el Festiival de pie en medio de esta pandemia con una decisión muy clara del Ministerio de Cultura de la Nación, con el apoyo de UPCN y la Radio y la TV Pública. Pero, además, con el apoyo de los trabajadores y trabajadoras que producen el encuentro, lo cobijan, lo hacen con la misma mística que los propios y las propias guitarristas. Solo tengo agradecimiento para las instituciones y para el público que nos sigue. Esta edición consagra de manera definitiva la buena onda con la que nació y con que va a perdurar este Festival”.


Texto: Ministerio de Cultura de la Nación.

Periódico El Milenio y la página web www.elmilenio.info son un Proyecto Comunicativo Escolar de la FUNDACION JOSEFINA VALLI DE RISSO, que gira con el nombre de fantasía Instituto Educativo Nuevo Milenio e Instituto Milenio Villa Allende.

0 comments on “El Día de la Música, por Juan Falú y Lito Vitale

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: