El Inta estima una cifra de 191.000 hectáreas arrasadas por las llamas. El organismo indicó que se está trabajando en un plan de relevamiento y recuperación, pero destacó la necesidad de las lluvias para regenerar las condiciones naturales.

“Hoy, con 191 mil hectáreas quemadas, nos estamos aproximando al doble del registro de 2013”, detalló Juan Cruz Molina, Director de la Regional Córdoba del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (Inta) a Télam. En el momento nombrado, lo incendiado fue de 106 mil hectáreas y la cifra se mantenía como la mayor de las últimas dos décadas.

Molina detalló que los datos refieren a los últimos tres meses, desde junio, hasta el final de septiembre, en base a las imágenes satelitales relevadas por la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (Conae) y los datos preliminares del Sistema de Información Geográfica (SIG) que determinará los daños al sector productivo y del ecosistema.

En este marco, al comparar la superficie alcanzada por el fuego en lo que va del 2020, sobre las 16,5 millones de hectáreas que tiene la provincia, Molina indicó que el cuadro refleja una “situación extraordinaria y muy relevante” para el sector productivo, económico y ambiental.

A su vez, afirmó que todos los sectores involucrados en el combate al fuego, están trabajando en un plan de relevamiento y recuperación de las zonas afectadas, pero advirtió, igualmente que para que se regeneren las condiciones naturales es fundamental la lluvia.

Por último, señaló que  “Córdoba tiene que recuperar su enorme biodiversidad, su paisaje, su superficie productiva, sus pastizales, sus bosques y su forestación” y añadió que, por el momento, aún no están sistematizados los datos preliminares sobre los daños que ocasionaron los incendios en los distintos sectores.