fbpx

El Milenio

Noticias de Sierras Chicas

Finalmente, un papá de Buenos Aires pudo reencontrarse con su hija que vive en Río Ceballos

La Justicia autorizó a Eduardo Federico Olmedo Maülle, residente en Buenos Aires, a trasladarse para ver a su hija de once años que vive en la localidad de Sierras Chicas.

Tras más de 200 días sin verse, padre e hija pudieron reencontrarse a fines de septiembre, luego de que el Juzgado Federal N°3, de Córdoba, a cargo del juez Miguel Hugo Vaca Narvaja, autorizara a Eduardo Federico Olmedo Maülle a viajar de Buenos Aires a Río Ceballos para ver a la niña de once años y trasladarla.

La última vez que había estado junto a la pequeña fue en febrero, previo a que se desatara la pandemia. El abogado de 49 años comenzó la lucha por el reencuentro en el mes de julio, presentando un recurso de amparo en el que refirió al caso de Solange Musse, la joven que murió de cáncer y conmocionó al país por no poder despedirse de su padre, a quien le negaron el acceso a la Provincia.

«He respetado la cuarentena, pero esta discrecionalidad que posee el Estado se ha convertido en una arbitrariedad, debido a que con el supuesto fin de evitar un mal mayor, lo cual no ocurrió, se cercenan derechos esenciales y fundamentales, garantías constitucionales, y se violan tratados internacionales», había planteado Olmedo Maülle ante el juez, informó La Voz.

Anuncios

El objetivo del pedido era permitir la libre circulación desde Canning, lugar de residencia del abogado, hasta Río Ceballos, donde su hija reside junto a la madre. En primera instancia, la solicitud fue vía e-mail, sin embargo, nunca obtuvo respuesta.

Posteriormente, en agosto, replicó la solicitud precisando que viajaría con un hisopado negativo, tal como indicaba la Provincia. Finalmente, las autoridades otorgaron un permiso cuya vigencia máxima era de 96 horas y, por lo tanto, imposible de efectivizarse el traslado.

«Se está viviendo una especie de anarquía en la que un intendente de un pueblo avasalla nuestra Constitución Nacional, o bien un gobernador o un presidente pueden reunirse con amigos. Y en contraposición a ello, una niña no pueda ver a su padre», reflexionó el abogado en el mismo medio. Luego del largo trámite, se concretó la autorización pertinente el pasado martes 22 de septiembre.