El historiador Carlos Alberto del Campo destacó el aporte a la educación del Primer Gobernador Constitucional de Córdoba. Se destacó en la defensa de Buenos Aires y fue especialmente valorada su contribución durante las Invasiones Inglesas.

A días de cumplirse los 200 años de la muerte de Juan Bautista Bustos, los historiadores que han investigado la trayectoria del hombre nacido en Punilla Sur lo describen como un adelantado para su época y le atribuyen aportes sustanciales para la estructura federal del país.

Carlos Alberto del Campo destaca entre las contribuciones, que haya gestionado “una gran gobernación, privilegia la educación y cultura, establece la enseñanza gratuita y construcción de al menos una escuela en cada Curato, nuestros departamentos actuales”.

Añade el historiador que hasta entonces “había solo 2 escuelas públicas”, y refuerza el interés del primer gobernador constitucional de Córdoba por la educación al consignar que “entre las primeras medidas de gobierno crea la Junta Protectora de Escuelas que es autónoma del estado integrada por personalidades de la universidad y la cultura”.

No menos importante resulta la experiencia militar de Bustos. Lo enfatiza el historiador al destacar que Bustos participó en la defensa de Buenos Aires “y en la Primera Invasión Inglesa de 1806, por su valor fue designado capitán del “Batallón de Arribeños” así denominado por estar constituido solamente por compatriotas “de arriba” del territorio”.

Su labor como soldado no se agota allí. Del Campo memora que por su actuación en la Segunda Invasión Inglesa el virrey Santiago de Liniers lo asciende a 2º Comandante. ”El 22 de mayo de 1810 participa del Cabildo Abierto, el 25 suscribe el acto de destitución del virrey Cisneros y luego participa en las revueltas internas de la Primera Junta del lado de Saavedra”. En diciembre de 1811 Rivadavia lo pasa a disponibilidad.

Si hay un capítulo que define como pocos la ideología de Juan Bautista Bustos es en la etapa de la organización nacional, cuando es proclamado gobernador al llegar a Córdoba, el rechaza la designación y requiere que se llame a elecciones porque se niega a entrar en ninguna guerra civil.

Carlos del Campo señala que “es poyado por Güemes y el general San Martín le envía un emisario desde Mendoza solicitando apoyo para la guerra de Independencia«.

En marzo de 1820 quedó constituida la Asamblea, especie de Legislatura, que designa a Córdoba “libre y soberana sin reconocer dependencia de otra” con la voluntad de convocar a Organizar la Nación. El 24 de marzo de 1820 Bustos jura como primer Gobernador en sede de la Sala de Representantes del Cabildo y convoca a la Asamblea Constituyente que dicta la Constitución (llamada Reglamente Provisorio) el 30 de enero del año siguiente.