Pese a que todos los recursos humanos, logísticos y tecnológicos de la Provincia están disponibles en la lucha contra el fuego, el incendio es muy complicado por las condiciones desfavorables para su control: humedad de menos del 10 %, más de 20 grados de temperatura durante el día, vientos con ráfagas que superan los 30 kilómetros por hora y una sequía de más 100 días sin lluvias.