Lo decretó el gobernador Ricardo Quintela tras el caso de Solange Musse. Se busca respetar y contener a los familiares. Por su parte, la Red de Cuidados, Derechos y Decisiones en el final de la vida, que depende del Conicet, busca impulsar un protocolo similar que permita a familiares despedirse de enfermos terminales por coronavirus, según anunció una de sus miembros en el último reporte del Ministerio de Salud de la Nación.

  • Colaboración: Candelaria Mur y Lucas Acevedo
  • 6to Año, Instituto Milenio Villa Allende

El caso de Solange Muse, la joven que falleció de cáncer el pasado fin de semana sin poder despedirse de su padre, quien se le prohibió el acceso a la provincia de Córdoba debido a que un primer hisopado habría dado positivo, causó gran conmoción en la población argentina y dejó al descubierto un tema que muy pocos hablan: falta protocolos de acción en el caso de familiares que quieran despedirse de sus seres queridos que se encuentren en grave estado de salud.

Por ese motivo, son muchos los proyectos de ley que empezaron a surgir para tratar de dar una solución a esta cuestión no planteada desde el inicio de la pandemia, siendo La Rioja, una de las primeras provincias en pronunciarse al respecto.

La medida tiene por objetivo contener a las familias y acompañar a los pacientes con coronavirus que están atravesando las difíciles situaciones señaladas, manifestó Ricardo Quintela gobernador de la provincia a diferentes medios de prensa locales.

De esta forma, el decreto N° 999, publicado el 12 de agosto faculta al Ministerio de Salud a crear un protocolo de bioseguridad que permita el acompañamiento excepcional de pacientes en estado de salud delicados producto de la pandemia de la COVID-19.

Cabe resaltar, que desde el inicio de la cuarentena en el país, La Rioja registra 1365 casos positivos y 57 fallecidos. Preocupando especialmente, el aumento de casos en las últimas semanas con 63 casos nuevos este lunes 24 de agosto.

Por su parte, la Red de Cuidados, Derechos y Decisiones en el final de la vida, que depende del Conicet, busca impulsar un protocolo que permita a familiares despedirse de enfermos terminales por coronavirus, según anunció una de sus miembros en el reporte del Ministerio de Salud de la Nación.

Finalmente, se recuerda que el sanatorio Mater Dei de la provincia de Buenos Aires es el único en el país, que cuenta con un protocolo de “acompañamiento en el final de la vida”, para que los familiares puedan despedirse de pacientes con COVID-19 en estado avanzado sin comprometer su propia salud.