Los ministerios de Coordinación, Desarrollo Social, Seguridad, Gobierno y Agricultura conformaron un equipo de abordaje interministerial.

Un equipo interministerial integrado por los ministerios de Coordinación, Desarrollo Social, Seguridad, Gobierno y Agricultura tiene a cargo la asistencia de los damnificados por los incendios en las sierras cordobesas.

En este marco, el Gobierno de Córdoba envía fondos a los municipios afectados, para la compra de alimentos y ayuda a los evacuados. «Estamos llevando una respuesta a la difícil situación que están pasando los pobladores en cada una de las localidades y zonas rurales alcanzadas por el fuego«, señaló el ministro de Desarrollo Social, Carlos Massei.

Cuando la situación lo permita, se realizará un exhaustivo relevamiento de los daños materiales en cada localidad. Para atender esta situación, se pondrá a disposición de los ciudadanos el Fondo Permanente para Atención de Situaciones de Desastre.

Vale recordar que este fondo fue creado para brindar asistencia ágil en el  auxilio y la colaboración mediante ayudas directas no reintegrables a damnificados por desastres y catástrofes naturales.

Por su parte, el ministerio de Agricultura y Ganadería está enviando alimento balanceado para animales de pequeños productores e iniciará un relevamiento de daños en zonas rurales, pérdidas en alambrados, postes, u ganado, para brindar una respuesta adecuada a cada damnificado.

El Ministerio de Gobierno ya tomó contacto con las autoridades de las localidades de Charbonier, Capilla del Monte y San Marcos Sierras, a quienes se las ayudará con Aportes del Tesoro Provincial para atender prioridades.

En tanto, Policía Ambiental y Secretaría de Ambiente, dependiente del Ministerio de Coordinación, dispondrá de recursos humanos del área de Bosques nativos y de conservación de los recursos naturales, a fines de relevar los daños ambientales provocados por los incendios en flora y fauna. Asimismo, el área de Fauna se puso a disposición para el rescate y traslado a centros de rescate de fauna silvestre si fuese necesario.

Una vez controlado los incendios, se propone una mesa con los productores con motivo de asesorar y prestar colaboración en la realización de acciones necesarias a los fines de conservación del bosque nativo.