El 27 de julio, un policía difundió a través de redes sociales el listado con los datos de las personas que se hicieron el hisopado de forma voluntaria para detectar el virus COVID-19. Contradiciendo la ley 25.326 de datos personales protege los mismos y resalta que está prohibida su divulgación. Un hecho similar ocurrió recientemente en Tanti con una familia que fue escrachada por WhatsApp.

Por Magalí Dentesano y Celina Fernandez Nirschl

6to Año, Instituto Milenio Villa Allende


¿Encontraste algún error? Avísanos


El lunes 27 de julio pasado, en la localidad de Bell Ville, se apartó un agente policial por una supuesta filtración de la lista de personas que se hicieron voluntariamente el testeo para detectar si eran pacientes de la COVID-19. Este suceso, provocó un malestar en el COE y en la población del lugar.

Desde el COE regional de Bell Ville se emitió un comunicado que reza: “Esta divulgación ha posibilitado que un ‘virus de discriminación’ se haya introducido en las instituciones  que en forma unida vienen trabajando incansablemente”.

Por otro lado, el intendente municipal Carlos Briner tildó de irresponsable, el accionar del uniformado, “Respecto a esa publicación que irresponsablemente alguna o algunas personas realizaron, está tomando cartas en el asunto el Ministerio Público Fiscal, por lo que no voy a expandirme sobre el particular”, sostuvo.

La Justicia Provincial, a través de la fiscalía de instrucción a cargo de Isabel Reyna, actuó de oficio el mismo día que esta información reservada comenzó a circular por redes sociales, suspendiendo al policía de sus funciones.

Finalmente, se recuerda que como regla general la divulgación del nombre y datos de salud de un paciente de COVID-19 requiere su consentimiento previo, expreso e informado. Por lo que los datos de salud de las personas son tratados como datos sensibles y deben ser protegidos rigurosamente.

Su recolección y posterior uso debe realizarse con especial cuidado, respetando la privacidad de la persona de acuerdo a la Ley 25.326 de Protección de Datos Personales (LPDP).

Un hecho similar ocurrió en la localidad de Tanti


Por su parte, el miércoles 29 de julio, en Tanti se divulgó a través de Whatsapp el nombre de una familia que contrajo COVID-19, desatando una serie de críticas e insultos.

De esta forma, por medio de un vídeo en Facebook, una de las afectadas pidió que tengan empatía con ellos, ya que a cualquiera le puede pasar.

Estamos transitando un escrache social. Pasan fotos nuestras por WhatsApp. Quiero que sepan que somos nosotros y que nos dejen tranquilos”. También agregó, “Cargamos con la culpa de contagiar a nuestros hijos y no queremos pasar este hostigamiento social”,  manifestó la familia a través de Facebook.