La permanencia de una de las tantas academias de Villa Allende y la región son el reflejo de la vigencia de un ritmo que tuvo su época de oro en los noventa, pero aún cuenta con numerosos adeptos. Rocío Heredia, Profesora Superior de Danzas Árabes nos adentra en la cultura de Medio Oriente y todo el significado que la rodea.

Por Lautaro Rota y Micaela Martino

4to Año, Instituto Milenio Villa Allende

Malena Hames y Martina Dutari

4to Año, Instituto Educativo Nuevo Milenio


¿Encontraste algún error? Avísanos


Rocío Heredia tiene 34 años, vive en Saldán y dirige la academia de danzas árabes Raqs Aamal (del árabe, “esperanza”), ubicada en Villa Allende. Aunque empezó por hobby hace casi diez años, hoy se dedica profesionalmente a la enseñanza de esta disciplina artística tan llamativa para la cultura occidental.

“En realidad empecé porque siempre me llamó la atención las danzas y la cultura árabe. En esa época estaba muy de moda Shakira, con esos caderines tan llamativos. Eso fue lo que me motivó a arrancar, busque un taller cultural en Villa Allende y comencé a estudiar. Aunque no soy descendiente de árabes, una vez que entrás a la danza, no salís más”, comentó Rocío.

En diálogo con El Milenio, la profesora habló sobre las particularidades de esta expresión cultural propia de Medio Oriente, su expansión en Sierras Chicas y las adaptaciones que ha experimentado en Occidente.


Rocío explicó que cada país de habla árabe tiene sus propias costumbres, tradiciones y estilos. /Foto gentileza.


El Milenio: ¿Qué fue lo que te llamó la atención de las danzas árabes?

Rocío Heredia: Lo primero que me llamó la atención fue que, en una cultura tan conservadora donde la mujer está siempre tapada, hubiera una danza que fuera tan descubierta, mostrando el vientre y demás. Después te das cuenta que en eso también hay mucha occidentalización, la idea de “la bailarina prohibida”, pero en realidad no tiene nada que ver, porque hay un montón de danzas folklóricas donde bailan con velos que cubren a las mujeres de pies a cabeza.

EM: ¿Por qué tomaste la iniciativa de abrir una academia de danza?

RH: Cuando era más joven, empecé a interesarme por estas danzas, por lo cual decidí comenzar a bailarla. Luego de unos años mi profe decide retirarse del entorno y me propone llevar a cabo su proyecto, lo que me resultó muy interesante. La verdad que seguir con este emprendimiento, fue una buena elección, debido a que me encanta dar clases y estar para mis alumnas en lo que necesiten.

EM: ¿Cuáles son los estilos más bailados en esta parte del mundo? ¿Son los mismos que más se bailan en el Medio Oriente?

RH: Dentro de Córdoba hay academias que se dedican al folklore árabe y otras al Belly dance, son dos estilos diferentes. Sin ir más lejos, en Córdoba se encuentra la Asociación Sirio Libanesa que cuentan con escuelas de danza, en las cuales bailan ambos estilos, pero principalmente a la parte tradicional.

Hay que tener en cuenta que son 22 los países que hablan árabe y cada uno cuenta con sus propias costumbres, tradiciones, historias y gustos musicales, por lo que las danzas varían mucho dependiendo el país. La música puede ser la misma pero el baile es diferente, utilizan otros vestuarios e instrumentos musicales.

La diferencia principal que hay entre el baile en Oriente y el baile en Occidente, es que ellos poseen conocimientos de la historia de la canción, y la mayoría de nosotros no. Entienden la letra, el contexto, la situación socio económica en la que surgió y eso se traduce en la danza.


Heredia es Profesora Superior de Danzas Árabes y además, Instructora en Ritmos Afrocaribeños. /Foto gentileza.


EM: ¿En qué se diferencia el Belly dance del estilo egipcio? 

RH: El Belly dance a diferencia de Egipcio es más estilizado, posee más desplazamientos a lo hora de bailar, es más romántico, por lo que se siente más, se realizan muchas fusiones y se utilizan pasos del clásico y del jazz, el egipcio es más terrenal, se baila con pasos simples y de cadera sobre todo.


«El tiempo hace que las danzas vayan mutando», declaró Heredia. /Foto gentileza.


EM: ¿Qué instrumentos y ritmos son los predominantes? 

RH: Los instrumentos más usados son el Derbake y el Ney. El Derbake es un tambor de percusión y el Ney es una flauta muy antigua (uno de los pocos instrumentos antiguos que siguen en uso.

Aparte hay otros como el Laúd, un instrumento de cuerda, o el Daf (panderetas) que es de percusión, estos hacen los sonidos y son los que marcan la base rítmica, sin la percusión no hay ritmo. Otro es el Báladi (dum, dum, tac, dum, tac) y el Maksum (dum, tac, tac, dum, tac) que son los dos ritmos base de toda la música tanto en Egipto como en el Medio Oriente, por ahí cambia el nombre, pero la base es la misma. 

A medida que el tiempo fue pasando estas danzas fueron modificándose al igual que los instrumentos y la música; los orígenes de las danzas árabes no tienen registro ya que nunca fueron encontrados. 

EM: ¿Cómo es el panorama de las danzas árabes en Sierras Chicas?

RH: Hay muchísimas academias y profesoras, si bien es rotativo hay mucha cantidad, está bueno porque cada profe tiene algo para ofrecer. Siempre enseñan algo bueno y diferente. 

No hay tantos alumnos como antes, por ahí también los medios de comunicación ayudan mucho a que se incentive algún tipo de danza. Antes se buscaba mucho, ahora no tanto, pero siempre hay interesados. Hace como siete años atrás era un espectáculo la danza árabe. Actualmente se sigue moviendo mucho a nivel nacional, hay muchísimos cursos clásicos y maestros internacionales que mueven un montón de gente.

Nosotras con la academia vamos a muchos encuentros, certámenes y eventos que se organizan en Córdoba y en Villa Allende. También fomento mucho que las chicas busquen conocer colegas, porque amplía sus posibilidades. Procuramos generar amistades y no competencia entre las escuelas, y ayudarnos en forma recíproca.