fbpx

Colaboración:

Valentina Solís, Antonella Monguzzi y Agostina Budrovich

5to Año, Instituto Educativo Nuevo Milenio


La literatura, entendida como el arte de la palabra, funciona a partir de la síntesis entre lectura y escritura. Ambas van de la mano, mimetizándose, y en ese camino nacen textos, obras y relatos de toda índole. Fue esa fusión la que hizo que Mauricio Bonelli Avalle, lector empedernido desde la niñez, terminara escribiendo sus propias historias.

De chico me gustaba pasar el tiempo leyendo libros infantiles. A medida que fui creciendo, ya en la escuela, disfrutaba los ejercicios que tenían que ver con escribir”, recordó. El hábito no lo perdió nunca y con los años, el autor oriundo de Río Ceballos descubrió que tenía potencial para aquello que originalmente había sido un simple hobbie.

El proceso no fue sencillo, pero hoy, con sólo 26 años, el mercado literario alberga ya tres de sus obras. En 2018 apareció “Fe en ya. La historia de Crismax y los itinamus”, su primer título. Luego vinieron “Consentimiento poético” y “Cuento nueve cuentos”, ambos publicados en medio del aislamiento obligatorio.

En el camino, Mauricio se introdujo en la carrera de Lengua y Literatura, buscando profundizar y crecer en su pasión. A la par, se propuso un objetivo claro: la versatilidad. “Cuando tomé la decisión de dedicarme a la escritura, decidí también ser mutable y abordar cualquier género o estilo, a pesar de que disfruto algunas temáticas más que otras”, explicó.

De esta manera, aunque comenzó con una novela breve de ciencia ficción, navegó por la poesía, para llegar finalmente al género infanto-juvenil. Y, a pesar del reciente lanzamiento de su última obra, Bonelli ya se encuentra trabajando en la próxima producción, que versará sobre el fútbol, otro de sus grandes amores. “Es un deporte que realmente disfruto mucho y quise combinar mis pasiones, aunque es un proyecto que recién se está empezando a cocinar”, advirtió el joven.

Un método de libertad


Bonelli Avalle ya publicó tres libros y va por el cuarto, que reunirá dos de sus grandes pasiones: la escritura y el fútbol.


Como cualquier actividad, la escritura tiene diversas formas de ser llevada a cabo. Cada autor explora múltiples mecanismos y alternativas hasta encontrar un método o “ritual” que le funciona. Para Avalle, si bien reconoce que “lo ideal es ordenarse y establecer tiempos para producir”, la fórmula de cabecera es la libertad.

No tengo una pauta horaria, depende de la obra, el momento y lo que necesito. He llegado a estar entre 12 y 14 horas escribiendo”, confesó y remarcó que lo fundamental es la disciplina y la constancia. “Empezar y terminar cada texto también es muy importante, es una metodología que aplico bastante”, continuó.

Asimismo, señaló que, si bien en algunas oportunidades planifica las ideas a plasmar, en otras ocasiones las palabras “simplemente fluyen”. “Muchas veces el texto se va construyendo y te pide determinadas expresiones, que a la hora de componer surgen por impulso o inercia”, explayó el ríoceballense.

Al hablar de los bloqueos, uno de los obstáculos más temidos por todo escritor, Mauricio los describió como “moneda corriente”. “Tiene mucho que ver el estado de ánimo, a veces cuesta concentrarse. Uno fluye realmente cuando está armónico”, señaló. Para afrontar esta situación, el joven considera que “la mejor opción es la dispersión”. “Me tranquilizo y hago cualquier cosa que me saque de ese contexto. Cuando se produce el desbloqueo, dejo automáticamente lo que estoy haciendo y vuelvo a escribir”, explicó.

Pueblo natal


Mauricio junto a su madre en la presentación de “Fe en ya”, obra que comenzó a gestarse en 2017 y se publicó en 2018.


Entre las inspiraciones más importantes para Bonelli, se encuentran las Sierras Chicas, sus raíces. Allí, la tranquilidad que caracteriza a la región se traduce en momentos ideales para su labor. “Vivir acá es muy gratificante, disfruto de la oxigenación, poder sentarme en el pasto, relajar y conectar”, valoró. Asimismo, destacó la solidaridad de la comunidad como otro rasgo positivo de la zona: “Se ven buenos gestos, actitudes que contrastan con lo que pasa cuando uno va a las grandes ciudades”.

No menos importante es que, a pesar de su condición independiente, Mauricio cuenta con un “clan literario”, compuesto por vecinos que le brindan un soporte esencial para materializar cada proyecto. Dentro de este grupo, destacó la colaboración de artistas plásticos y de quienes se dedican a la corrección y edición de sus narraciones. “El camino se hace difícil a veces, entonces tratamos de apoyarnos mutuamente. De la misma manera, me conecto con centros culturales y distintas áreas de las municipalidades que integran el corredor”, señaló.

“Para mí, vivir de la escritura es un anhelo posible, aunque el recorrido sea largo y complejo. Se necesita constancia y disciplina. No se trata de sólo proyectar los sueños, sino de ir a buscarlos”.

Otro desafío muy grande, particularmente en este contexto, es la dimensión económica que supone publicar un libro. “Trabajo con el apoyo colectivo, muchos lectores me ayudan con compras anticipadas para solventar los gastos de producción”, dijo.

Para mi penúltima obra, propuse una pre venta, pero en aquel mes hubo una gran devaluación y los costos subieron muchísimo. No fue fácil, pero al final pude concretar la publicación de manera conjunta con el último libro, mucho más tarde. Encima justo se desató la pandemia y la gráfica no podía coordinar una entrega”, añadió el autor y resaltó la oportunidad que le ofrecen las redes sociales para promocionar sus escritos.

Por último, reconoció que vivir de la escritura “es algo difícil, pero no imposible”. “Para mí es algo que se puede hacer y que anhelo personalmente, aunque el camino sea largo y complejo”, defendió. “No se trata sólo de proyectar los sueños, sino de ir a buscarlos. Eso requiere tiempo, producción, trabajo y esfuerzo, pero creo que uno debe soñar despierto y no bajar los brazos”, concluyó el escritor.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: