En tiempos de pandemia, las formas de hacer ejercicio han ido cambiando y los profesores deben adaptarse a las nuevas tendencias. Mientras tanto, a su vez, luchan también por abrir las puertas en sus gimnasios y reinsertarse a la vida laboral. Matías Presidente, Instructor de Musculación en Río Ceballos brindó un panorama del presente de la actividad física.

Por Valentina Cacho

Instituto Educativo Nuevo Milenio


El aislamiento social, preventivo y obligatorio decretado por el gobierno ha tenido resultados positivos a la hora de frenar el avance del SARS-CoV-2, pero ha afectado económicamente a muchos sectores, entre ellos, los gimnasios. Los mismos permanecen cerrados desde marzo y la preocupación es grande, ya que por ser lugares donde habitualmente se concentran muchas personas en contacto estrecho, no se sabe cuándo podrán retomar la actividad.

En este contexto, los propietarios y entrenadores empezaron a buscar soluciones alternativas para mantener la actividad a distancia, aprovechando las redes sociales para dictar clases virtuales. Tal es el caso del Instructor de Musculación, Personal Trainer y Preparador Físico, Matías Presidente (33), quien vive en Río Ceballos y trabaja en Jump In, un gimnasio de la localidad.

En diálogo con El Milenio, explicó las dificultades que atraviesa el sector y cómo se están adaptando al trabajo virtual.

El Milenio: ¿Qué ideas surgieron para mantener la actividad del gimnasio sin la presencia física?

Matías Presidente: Apenas arrancó este tema de la cuarentena, los profes del Gimnasio empezamos a pasarles vídeos a los alumnos por Instagram y Facebook con ejercicios para hacer. Con el correr de los días, decidimos optar por dar clases virtuales, en vivo, para mantener un contacto más cercano con ellos. Mandamos rutinas, vídeos con explicaciones, consejos y de esa manera tratamos de sostener la actividad.

También, nos manejamos mucho por WhatsApp, que ahí mantenemos un contacto como más estrecho con los alumnos, cuando uno le hace las rutinas. En mi caso, se las paso explicando los ejercicios más complejos sobre todo y cuando no entienden alguno me dicen cual y yo le explico por vídeo, siempre he sido muy detallista en estas cosas. Igualmente, con el tema de los cuidados requeridos para la correcta ejecución, por ahí si una persona no puede hacer algún ejercicio, cambiarlo por otro que sea más sencillo, le explicamos en el momento de la clase por vídeo, buscándole la manera que el alumno se pueda amoldar a la actividad que uno quiera darle o más bien lo que ellos quieren, también nos manejamos así.

EM: ¿Cómo adecuaron los elementos que se utilizan en el gimnasio con las cosas que podemos utilizar en casa?

MP: Hay muchos ejercicios que se pueden hacer sin elementos, es decir con su propio peso del cuerpo aunque la gente no está acostumbrada hacer eso, sino casi siempre a las máquinas. Quieren máquinas y no ejercicios que se pueden hacer inclusive más complejos y mejor para el cuerpo porque trabajan muchas actividades. Eso también es como un reto hoy en día, enseñar a que se salga de la costumbre de la maquinaria y  utilizar  bidones, botellas de agua, mochilas con peso, bandas elásticas, la cámara de las bicicletas, sillas, todo lo que sirva como para hacer actividad física lo implementamos.


Desde Jump In ofrecen rutinas personalizadas para realizar en casa y clases en vivo. /Foto gentileza.


EM: ¿Con qué criterio optaron por calcular el costo de las clases virtuales y cuál ha sido la respuesta de sus clientes?

MP: No tenemos un monto fijo de las clases ni de las rutinas que uno le pasa sino con lo que se pueda colaborar es bienvenido; entendemos que todos estamos en una situación compleja. La respuesta ha sido muy buena, gracias a Dios muchos alumnos han ayudado con lo que se podía y así nos estamos manteniendo hasta ahora, el tema es que no sé hasta cuando, se complica bastante la  situación que  está mal para todos, no solamente uno.

EM: ¿Actualmente están alquilando algunos de los elementos del gimnasio para uso personal hogareño como otra manera de generar ingresos?

MP: Sí, la dueña del gimnasio estaba alquilando ciertos elementos, los que se podían, como barras, discos, colchonetas. También por una forma de generar otro ingreso y recursos para solventar los gastos del lugar, por como está la situación.

EM: ¿Cuál es la situación de los propietarios de gimnasios cuando este representa el único ingreso, es decir, cómo se logra sobrellevar la situación? ¿Se contempla la posibilidad de que algunos espacios deban cerrar?

MP: Es bastante compleja porque hay muchos gimnasios que alquilan y los alquileres no han  bajado; tenes que pagar expensas, los impuestos a la gente que trabaja. Sé por lo que me ha contado mi jefa que muchos han cerrado en Córdoba  y otros están pensando seriamente en  hacerlo por ese tema, porque no les dan los números económicos para poder mantener.


Presidente destacó que muchos ejercicios físicos pueden hacerse con el propio peso corporal y elementos caseros. /Foto gentileza.


EM: ¿Qué cuidados preventivos tienen pensado aplicar al momento que se vuelvan abrir los gimnasios?

MP: Lo ideal es trabajar con cupos limitados de gente por hora, para que haya un mayor control. Nuestro espacio es bastante grande, tenemos una buena ventilación y ventanales, así que eso nos ayuda. Ya habíamos implementado que las personas a cada rato se lavaran las manos, puesto alcohol en gel en varios puntos, mayor aseo personal, que vayan con su propia botella de agua, hay  un dispenser pero que llevan su botella para que puedan sacar agua, que no se comparta, y  por lo que tengo entendido Daniela –la dueña- también iba a poner medidores de temperatura, eso es lo charlado hasta el momento.

EM: ¿Cómo ven el panorama de lo que pueda suceder al terminar esta situación? con respecto a todas las oportunidades que se le dieron a las personas para lograr ejercitarse en sus casas sin necesidad de asistir a un gimnasio

MP: Seguro va a haber gente que no va a asistir al gimnasio por temor, eso es un hecho para mí, más las personas mayores. Pero, otro tanto, muchos, van a volver seguramente porque no es lo mismo el trabajo que se hace en la casa que se hace allí, y porque lo extrañan, eso todo el tiempo me lo están diciendo; que extrañan al gimnasio, el socializar con otros, a los profes, es como una gran familia que se hace en el establecimiento así que tengo fe.

Aparte, que no nos va a impactar tanto a mediano plazo, a corto sí porque hay que tomar medidas que seguro van a restringir la cantidad de gente. Va a costar, pero con el tiempo yo creo que nos vamos a recuperar trabajando de a poco y volviendo a la normalidad.

EM: ¿Qué aspectos positivos le encuentran a todo esto?

MP: Desde el punto de vista de actividad física, es que la gente se pueda dar cuenta que se puede entrenar sin máquinas, que hay otros elementos y ejercicios para hacer que siempre les digo que son muchos más sanos para el cuerpo. También que se valora más la actividad física, el trabajo de nosotros los profes que con esto como estamos distanciados creo que están lo apreciando más y también se dan cuenta lo importante que es hacer ejercicio que ahora no se puede, están tomando conciencia de eso, de su importancia, ya sea para mantenerse activo, para estar bien estéticamente, por cuestiones de salud o también para hacer una manera de despejarse un poco la mente, que muchos lo toman como eso también.

Después otro aspecto positivo de todo esto realmente no rescato, a nosotros nos han impedido trabajar y aparte ni siquiera han dejado a las personas hacer actividad física al aire libre que es muy importante para la salud física y mental, ayuda al sistema inmune a que las defensas estén altas, más en esta época del año. Gracias a las medidas tomadas ha habido menos contagios, pero necesitamos volver a trabajar, el cuerpo necesita moverse, la gente necesita rehabilitación, tienen problemas de movilidad o columna, en muchos casos y en las casas no están todos los elementos necesarios.