fbpx

El avance del virus SARS-Cov 2 en todo el mundo vino a cambiar casi completamente la rutina de muchas personas. Actualmente, el campo de la medicina a nivel mundial continúan su proceso de adaptación a la nueva realidad por cada nuevo dato que se va descubriendo en relación al mismo.

Particularmente, esta situación pandémica trajo varias dudas a muchos pacientes y personas bajo tratamiento médico. Dudas sobre si conviene asistir a los turnos de control, adaptarse al sistema de tele-medicina o incluso, cuáles son las últimas recomendaciones médicas. Siendo el caso de las embarazadas, un tema especialmente de cuidado.

Justamente, el pasado jueves 14 de mayo fue noticia el caso de un obstetra en Mar del Plata de 62 años que dio positivo de Covid-19 y a raiz de este caso, tuvieron que poner en cuarentena a unas 50 embarazadas por precaución. «Esta vuelta me tocó, pero sabemos que todos los profesionales de la salud estamos altamente expuestos«, dijo el profesional afectado en una entrevista radial para el medio Ahora Mar del Plata.

«La paciente embarazada se considera una persona de riesgo y por lo tanto debe cumplir un periodo de aislamiento«, consideró la Dra. Georgina Eberle del Hospital Allende de Córdoba, a través de una charla gratuita ofrecida el pasado martes 12 de mayo por medio de Facebook Live. Recomendando como medida principal, que las primeras consultas o dudas referente al embarazo sean en lo posible, por el sistema de tele-medicina.

En la misma sintonía opinó Franka Cadée, presidenta de la Confederación Internacional de Matronas, en una charla para Unicef Argentina. «En todo el mundo se está viendo un gran nivel de adaptación a las circunstancias: muchas matronas están haciendo las consultas y atendiendo a algunas pacientes por teléfono, con el fin de que la cita en la que ven al bebé y siguen su desarrollo pueda ser breve«. Y agregó: «Creo que las mujeres embarazadas se darán cuenta de que van a ver menos a sus profesionales sanitarios como medida de protección contra la infección, tanto para los trabajadores como para ellas mismas, y que las atenderán en persona cuando lo necesiten«.

¿En qué momento asistir a una guardia y no depender de la tele-medicina?


De acuerdo a Unicef, las mujeres embarazadas y los bebés nacidos durante la pandemia de la COVID-19 se enfrentarán a unos sistemas de salud sobrecargados y a interrupciones en los servicios. Foto: Unicef.


Sobre este punto, la Dra. Eberle consideró que existen ciertos marcadores durante el embarazo que informan cuando es conveniente ir a la guardia. «Si estamos en lo que se considera un embarazo pequeño, es decir dentro del primer trimestre y presentara algún tipo de sangrado, dolores intensos de ovarios o incluso vómitos incontrolables«, sugirió la especialista. Además de considerar importante el ir en caso de manifestar algunos de los síntomas relacionados con el Covid-19, como lo es la fiebre intensa, la tos seca o incluso la pérdida del gusto.

Otra razón para ir a la guardia urgentemente, es en el caso de un embarazo avanzado donde «sentimos que el bebé no se mueve o que la panza no se relaje, debido a que un marcador de que el bebé está bien es que se mueva dentro de la panza«, sintetizó la profesional del Sanatorio Allende.

En el determinado caso de ser diagnosticada con la citada enfermedad, Franka Cadée asegura que no hay que entrar en pánico, debido a que no se demostró hasta la fecha que el virus pueda ser traspasado al infante por medio del embarazo. «El virus de la COVID-19 no se ha encontrado en el fluido vaginal, en la sangre del cordón umbilical ni en la leche materna«, aclaró.

De la misma forma, se asegura desde el Ministerio de Salud de la Nación en su protocolo «Para la atención de embarazadas y recién nacidos en contexto de Pandemia«, publicado el 17 de abril de este año. En donde se establece que los estudios sobre embarazadas afectadas con COVID-19 en China no han demostrado transmisión vertical por placenta, transmisión por secreciones vaginales, ni transmisión por leche materna del SARS-CoV-2. Tampoco, se ha demostrado que exista una relación entre la COVID-19 materna y el parto prematuro.

¿Conviene dar a luz en una clínica o en un hospital?


El Protocolo establecido por el Ministerio de Salud explica que «es importante evitar cesáreas injustificadas a fin de prevenir el nacimiento pre-término y otras morbilidades en el recién nacido». Foto Unicef.


Sobre este punto, ambas profesionales concuerdan que si bien, van a existir casos particulares, en su mayoría los hospitales tiene completamente diferenciados los lugares de asistencia para partos, de los lugares donde se atienden a pacientes con Covid-19 o posibles casos en estudio, minimizando el riesgo de contagio lo máximo posible.

Lo normal es que la mayoría de los centros de salud tengan distintas instalaciones que permitan a quienes padecen el virus de la COVID-19 entrar por un lado y a los demás por otro. Sin embargo, en algunos casos eso no es en absoluto posible”, dijo Cadée.

«Todo el profesional médico y no médico está protocolizado para atender a pacientes Covid de los pacientes No Covid«, afirmó por su lado, Eberle. Destacando en ese sentido, que por lo general se tiene un personal médico dedicado exclusivamente para atender a embarazadas que presenten la enfermedad y otro personal para embarazas tradicionales.

Adicionalmente, el Centro de Operaciones de Emergencia (COE) de Córdoba aprobó un protocolo en donde las embarazadas que presenten síntomas del nuevo coronavirus, sean trasladadas al Hospital Florencia Díaz, ubicado en Av. 11 de setiembre al 2.900 de la capital cordobesa. «Las embarazadas se trasladarán al Florencia Díaz, que es polivalente y tiene experiencia en embarazadas«, aseguró el ministro de Salud, Diego Cardozo.

Por su parte, el protocolo del Ministerio de Salud, recomienda en el caso de embarazadas, que el parto se de en modo natural y no por cesaría, debido a que «la evidencia actual no muestra ningún beneficio de la cesárea en embarazadas infectadas por COVID-19. Es importante evitar cesáreas injustificadas a fin de prevenir el nacimiento pre-término y otras morbilidades en el recién nacido«.

Además, que se debe proceder al parto únicamente con el personal médico necesario y con las herramientas de protección adecuadas como barbijo N95, camisolín hidrorrepelente y antiparras para el obstetra, la obstétrica y la enfermera. El resto del personal debe utilizar Equipo de protección individual con barbijo quirúrgico y camisolín común, manteniendo una distancia interpersonal de al menos un metro.

¿Cómo afrontar el miedo y los nervios debido al parto?

Tener un plan de acción es sumamente eficaz para aplacar los nervios aseguran las especialistas en salud. «El plan debería incluir a quién llamar cuando te pongas de parto, quién atenderá tu parto y dónde tendrá lugar. Conviene establecer las restricciones que habrá en el hospital donde vayas a dar a luz en relación con los miembros de la familia y las personas que te acompañarán«; «Come y bebe bien, coloca las manos sobre tu vientre y disfruta de estar embarazada«, recomendó Cadée.

En todos los casos, se recomienda y se avisa que en el momento de realizar una consulta presencial, la embarazada tiene que estar sola con la profesional de salud para evitar posibles riesgos. «Si se puede acompañar en el caso de que vengan de lugares alejados, pero es conveniente que el acompañante espere afuera mientras se realiza la consulta«, concluyó la Dra. Eberle.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: