Según la apreciación de Ana Laura Condinanzi, licenciada en Nutrición y docente universitaria, la cuarentena alteró nuestra rutina y dieta diaria, lo que puede ocasionar graves problemas de salud. No obstante, recomienda no realizar grandes cambios en la dieta guiándose por lo primero que se encuentre por Internet.

Investigación y redacción:

Julieta Yvanoff

6to Año, Instituto Milenio Villa Allende


Debido al periodo de aislamiento social obligatorio que se extendió más de un mes en todo el territorio del país, son muchas las personas que experimentaron un cambio súbito en su rutina diaria; la actividad física disminuyó, se están consumiendo más alimentos procesados, se limitan las opciones de compra saludable debido al cierre de negocios especializados y muchos otros problemas que no estaban en los cálculos de nadie.

Ante esta preocupación, las personas tienden a consultar en Internet para obtener soluciones caseras, pero muchas veces se encuentran con información falsa y sobre todo, perjudicial.

El Milenio se comunicó con la licenciada en Nutrición y vecina de Sierras Chicas, Ana Laura Codinanzi, quien brindó varios consejos para llevar una dieta sana mientras dure la cuarentena.

El Milenio (EM): Por la cuarentena la gente dejó de realizar actividades como ir al gimnasio o salir a caminar, ¿Deberían cambiar sus dietas para evitar subir de peso?

Ana Laura Codinanzi (ALC): El organismo tiene la capacidad de adaptarse a diversas situaciones fisiológicas de mayor o menor gasto energético, el encontrarnos con dificultades para llevar adelante la actividad física con la misma intensidad o no utilizando determinados elementos para lograr objetivos, provoca un cambio en ese gasto mencionado.

Si bien, todo debería ser evaluado de manera individual, la recomendación general es mantener o sostener hábitos de movimiento con las posibilidades reales. A esto me refiero con lo que cada uno tenga disponible.

El foco no debería estar en subir o bajar de peso, sino en mantener el movimiento la mayoría de los días de la semana, ya que trae beneficios en todos los sistemas de nuestro cuerpo.

La alimentación y el ejercicio actúan en conjunto, por lo que en casos puntuales sería importante buscar asesoramiento para cambios en la alimentación, y en la población en general con mantener movimiento posible y alimentación equilibrada, variada sería suficiente.

EM: Mucha gente está sufriendo de ataques de ansiedad, ¿Existe algún tipo de alimento o dieta que ayude a controlar los nervios?

ALC: La ansiedad tiene una fuerte impronta a nivel del manejo de nuestras emociones, existen alimentos que provocan sensaciones más placenteras por ciertos nutrientes que colaboran con la secreción de hormonas encargadas de esas funciones.

No deberíamos enfocarnos en «dietas» sino en conocer que no hay alimentos prohibidos o permitidos. El placer y aspecto social debe estar satisfecho en la alimentación, por lo cual optar por alimentos que nos gusten o que nos brinden «nutrición emocional» al ser compartidos o elaborados en familia es una excelente estrategia. Siempre y cuando la variedad de alimentos, nutrientes y cantidades adecuados a cada individuo también estén satisfechas.

Un grupo de estos alimentos a los que podemos acudir son aquellos que aportan triptófano, que lo podemos encontrar en la banana, el cacao y chocolates con alto porcentaje del mismo, el huevo, las legumbres, los frutos secos.


Ansiedad, miedo y estrés en tiempos de pandemia


EM: Por el encierro se está consumiendo más cafeína, alcohol y azúcar, ¿Existen otros alimentos que puedan ayudar a evitar la sensación de hambre?

ALC: Todos los alimentos que se mencionan son estimulantes, y tanto el alcohol como el exceso de azúcares aportan exceso de energía y poca calidad nutricional, por lo que sería importante registrar las cantidades que se consumen de los mismos, dejando el alcohol para momentos ocasionales o los fines de semana, siempre y cuando sea en cantidades adecuadas.

Ninguno de estos, logra disminuir la sensación de hambre, para lograr sentir saciedad es muy importante mantener el orden en las comidas, registrando en que momentos sentimos más apetito, y evaluando si estamos consumiendo alimentos por alguna emoción o por hambre real.

Aportarle al organismo alimentos con nutrientes de calidad, que muy lejos están del alcohol, el café o azúcares en exceso, nos permite poder realizar todas las actividades con energía, por más que nos encontremos en casa, y regular nuestros mecanismos de hambre-saciedad de mejor manera.


La cuarentena puso en el ojo de la tormenta la tradición de tomar mate


EM: ¿Que tips darías a la gente para la alimentación en cuarentena?

ALC: Principalmente, considero que no deberíamos enfocarnos en esta situación tan particular, en expectativas que pueden ser contraproducentes como la preocupación por el peso. Si, en alimentación y hábitos de vida saludable.

Los horarios, ritmos laborales y familiares, disponibilidad de alimentos son totalmente diferentes, por lo que la palabra ORGANIZACIÓN sería una gran aliada para mantenernos saludables.

Anuncios

Recomendaciones puntuales:

Foto de THE 5TH


  • Hacer una lista de compras en la que incluyas frutas, verduras, legumbres, alimentos integrales para que puedas tener disponibles en la semana.
  • Tener disponible y a la vista, agua y frutas a las cuales acceder rápido en el escritorio, compu o lugar en que estemos más horas de la casa.
  • Mantener un orden en las comidas, con horarios en lo posible en donde no pasemos largas jornadas sin consumir alimentos o por el contrario el constante consumo en pequeñas cantidades.
  • Cocinar cantidades que nos permitan alimentarnos adecuadamente y disfrutar pero no excedernos, ya que es más dificultoso si tenemos acceso.
  • Beber AGUA, a lo largo de todo el día, muchas veces percibimos sensación de hambre y en realidad es deshidratación.
  • Comenzar el día con un desayuno completo, que nos permita afrontar el día con más energía.
  • Evitar tener disponibles alimentos de paquetes como galletitas, snacks, golosinas; tratar que las alacenas sean saludables.
  • Si no conseguimos alimentos integrales podemos añadir a las harinas blancas, semillas, avena, salvado de avena o acompañarlas siempre con frutas o verduras para aumentar el contenido de fibra.
  • Si el trabajo o actividades en casa, son más intensas de lo habitual, cocinar varias comidas y tenerlas en el freezer ahorra tiempos de elaboración.
  • Ponerse en movimiento, en algún momento de la semana, respetando las posibilidades físicas de cada uno.
  • Disfrutar, compartir con la familia y hacer otras actividades que no estén relacionadas con alimentos.

Anuncios

«Les dejo un interrogante para poder registrar como nos estamos alimentando: ¿vivimos para alimentarnos o nos alimentamos para poder vivir?» – Ana Laura Condinanzi, licenciada en Nutrición.

EM: ¿Qué le recomendarías a las personas sedentarias?

ALC: Las herramientas tecnológicas en esta situación, y en este aspecto están siendo de gran utilidad permitiendo el acceso a numerosas clases virtuales gratuitas o plataformas para hacer actividades guiadas, es una gran oportunidad para formar el hábito del movimiento y romper con el sedentarismo. Buscar un momento del día, media o una hora de las 24 horas es más que suficiente. Siempre respetando los tiempos de cada uno y evitando lesiones.

Quienes no hacen actividad física se deben proponer objetivos a corto plazo, e ir avanzando paulatinamente. A poner en juego la creatividad y utilizar lo disponible en casa para hacer diferentes rutinas de movimiento.

EM: Se habló mucho del consumo del mate como una bebida que calma la ansiedad, ¿Es sano aumentar su consumo?

ALC: El mate es una infusión muy arraigada a nuestras costumbres y con la cual se acompañan numerosos momentos del día. Es importante conocer, que si bien aporta líquidos, también estimula la diuresis por lo que SIEMPRE debemos tomar Agua y no dar por satisfecha la hidratación con mate u otras infusiones.

También, registrar si se reemplazan momentos de comidas con el mate, evitando que eso suceda ya que, si bien la yerba tiene propiedades antioxidantes, no cumple con las necesidades energéticas y nutricionales de una comida.

Por otro lado, estimula el permanecer despiertos, siendo necesario controlar las cantidades en aquellas personas que encuentren dificultades para conciliar el sueño en estos momentos.

Una buena estrategia, es agregar a la yerba algunas hierbas naturales como tilo, melisa, cedrón para mayor aporte de propiedades o combinar la yerba con coco rallado que además de brindar un sabor diferente aporta grasas de buena calidad.

EM: En Internet se encuentran muchas recetas caseras para adelgazar, ¿Qué opinás al respecto?

ALC: Para poder lograr el objetivo de descenso de peso, es importante el asesoramiento con profesionales de la Nutrición, como o Licenciados en Nutrición o Médicos especializados en Nutrición, por lo que recomiendo evitar la «infoxicación» que existe en Internet o redes sociales, guiándose por aquellas que sean desarrolladas por los profesionales anteriormente mencionados. No se podría brindar una «receta» general, ya que cada planificación alimentaria debe ser individualizada, respetando numerosos factores.

EM: ¿Qué alimentos sugerís para mejorar las defensas y prevenir el COVID-19?

ALC: Cada uno de los alimentos que le aportamos al cuerpo, son una fuente de crear salud o de perjudicarla. En nuestro cuerpo, el sistema inmunitario es el encargado de defendernos de cualquier agente que nos enferme, para que se mantenga fuerte y pueda llevar adelante su función, es importante MANTENER variedad de nutrientes.

De nada sirve alimentarnos bien un solo día de la semana, construimos defensas sosteniendo buenos hábitos. Existen alimentos que colaboran con ello tales como: frutas y verduras de todos los colores, principalmente si las consumimos crudas, algunas especias como la cúrcuma, la canela, el ajo y una raíz que es el jengibre las cuales poseen antioxidantes naturales, alimentos con vitamina C como los cítricos, el pimiento, tomate, kiwi y frutos rojos, los alimentos con fibras que ayudan a la salud intestinal y microbiota intestinal, al igual que los probióticos muy difundidos y disponibles (consumiéndolos siempre con asesoramiento), la actividad física o movimiento, hidratarnos con agua y por último, es fundamental un adecuado manejo de las situaciones estresantes que repercuten negativamente en la salud y defensas.

EM: Se recomienda lavar las bolsas de comprar con lavandina por precaución, ¿pero qué pasa con los alimentos como frutas y verduras? ¿Es suficiente lavarlas con agua?

ALC: Las medidas de higiene y seguridad alimentaria son de gran importancia en este momento. Sabemos que el virus puede estar en muchas superficies, entre ellas los alimentos. Con respecto a las frutas y verduras recomiendo no solo realizar la limpieza que sería quitar la suciedad con agua, sino realizar el proceso de desinfección de las mismas, en las que nos aseguramos el eliminar una gran cantidad de microorganismos.

El proceso adecuado es: colocar las frutas y vegetales en la bacha de la cocina, lavar uno por uno con agua, luego preparar cinco gotas de “lavandina que sea apta para desinfección de alimentos y agua» (esto debe estar en las etiquetas de las mismas especificado) en un litro de agua segura. si necesitamos más cantidad por el volumen de alimentos preparar más cantidad con esas proporciones. y sumergir en esta solución los alimentos. Dejar reposar por 10 o 15 minutos, retirarlos, secarlos con papel o repasador limpios y luego guardar.

Siempre las superficies donde se guarden deben estar limpias. Tener cuidado con las lavandinas que se venden sueltas, que muchas veces no son aptas para este proceso.

Para comunicarse con la Licenciada Condinanzi por cualquier consulta, pueden hacerlo al número 03543 – 15650437 o a su mail: licalcondinanzi@gmail.com. También, pueden visitar su página de Facebook: Condinanzi Ana Laura Nutricionista