Más de 86 mujeres fueron asesinadas en lo que va del 2020. Durante el periodo de cuarentena obligatoria hubo 12 femicidios.

Las cifras sobre femicidios siguen alarmando a la sociedad. Durante el mes de marzo hubo 24 femicidios según el observatorio Ahora que Sí Nos Ven. Seis de los casos ocurrieron durante el aislamiento social obligatorio, en el cual bajaron los asaltos, siniestro viales y secuestros, sin embargo, a las mujeres las siguen matando.

Entre el 20 de marzo (día que comenzó la cuarentena obligatoria) y el 2 de abril ocurrieron 12 femicidios, desde una beba de dos meses asesinada por su padre hasta una mujer de 53 años. Casos estremecedores como la mujer que fue quemada y a los pocos días dio su último respiro, o la madre y su hija de siete años que fueron encontradas muertas en Buenos Aires.

De estos 12 casos durante la cuarentena, tres de las víctimas murieron golpeadas, tres apuñaladas, otras tres incineradas, una ahorcada y otra estrangulada. Los casos tuvieron lugar en las casas de las víctimas, otros en las casas de sus asesinos y otros en la calle. Dos de ellas fueron encontradas tiradas en un descampado y un acantilado, como si fueran basura.

Durante este periodo de aislamiento las llamadas al 144 (línea de atención para mujeres en situación de violencia) aumentaron exponencialmente. Se considera que las condiciones de encierro profundizan las situaciones de agresividad, debido a que la frustración de no poder salir se descarga en las personas de mayor vulnerabilidad.

Las frases como  “¿qué hacía en la calle a esas horas?” o “¿para qué se vestía así?”, donde se busca darle al menos un gramo de responsabilidad a la víctima, ya no son válidas. Nadie estaba en la calle, se encontraban encerradas debido a la cuarentena. Una beba no se viste provocativamente. La pandemia de la que nadie habla, la que año tras año se cobra miles de vidas y aún no se halla una cura ni una cuarentena que evite que siga sucediendo. Se trata de los femicidas que toman vidas que no les corresponde.