fbpx

Debido a la paralización de la actividad económica, producto del Aislamiento Social Obligatorio que rige en todo el territorio del país desde el 20 de marzo, una preocupación de muchos argentinos era que sucedía con el pago de alquileres y el miedo ante un posible desalojo.

Por ese motivo, desde el Gobierno Nacional, además de establecer la ampliación de la cuarentena hasta el 13 de abril de este año, también decretaron la suspensión de desalojos y el congelamiento del precio de alquileres hasta el 30 de septiembre.

Esta medida quedó establecida en el DNU 320/20 que fue publicada el lunes 30 de marzo en el Boletín Oficial, teniendo en cuenta «que muchos locatarios y locatarias, en el marco de esta coyuntura, pueden incurrir en incumplimientos contractuales, y ello, a su vez, puede desembocar, finalmente, en el desalojo de la vivienda en la cual residen», dice el documento oficial.

Desde la Asociación Civil Inquilinos Córdoba, celebraron el dictado de esta medida, atendiendo que la actual situación sanitaria, económica y social imposibilitaba a más de nueve millones de argentinas y argentinos el cumplimiento de las obligaciones convenidas en los contratos, tanto en lo que respecta a los plazos acordados como a los precios de la locación; abriendo la posibilidad de incurrir en mora y a riesgos de desalojo.

Puntos importantes

Suspensión de los desalojos: los inmuebles destinados a vivienda únicas, urbana o rural, de habitaciones destinadas a vivienda familiar o personal en pensiones, hoteles u otros alojamientos similares están suspendidos hasta el 30 de septiembre inclusive.

Ampliación de los contratos de locación: Si el vencimiento del contrato sucedió entre el 20 de marzo y el 30 de septiembre, se entiende la prorroga del mismo. En caso de que sea el inquilino el que quiera rescindir el mismo, tendrá que notificar su decisión por carta documento.

Congelamiento del precio de los alquileres: El precio de los alquileres queda congelado hasta el 30 de septiembre. Las demás prestaciones de pago periódico asumidas convencionalmente por la parte locataria, se regirán conforme lo acordado por las partes.

Pago en cuotas de las deudas por diferencia de precio: del alquiler pactado en el contrato y el que resulte de la aplicación del DNU 320/20. Esta diferencia deberá abonarla el inquilino en al menos TRES (3) y como máximo SEIS (6) cuotas mensuales, iguales y consecutivas. La primera de ella junto con vencimiento del canon locativo del mes de Octubre de 2020,

Pago en cuotas de deudas fuera del plazo o pagos parciales: Desde la entrada en vigencia del DNU 320/20 hasta el 30/9/2020. Estas deudas deberán ser abonadas por el inquilino en al menos TRES (3) y como máximo SEIS (6) cuotas mensuales, iguales y consecutivas. La primera de ella con junto al vencimiento del canon locativo del mes de Octubre de 2020. Para estas deudas, podrán aplicarse intereses compensatorios, que no podrán exceder la tasa de interés para plazos fijos en pesos a TREINTA (30) días, que paga el Banco de la Nación Argentina.

Posibilidad de pagos por cajero automático: La parte locadora, deberá comunicar a la parte locataria dentro de los VEINTE (20) días de entrada en vigencia del DNU 320/20, los datos necesarios para que esta pueda, si así lo quisiera, realizar transferencias bancarias o depósitos por cajero automático para efectuar los pagos.

Mediación obligatoria previo desalojo: Se habilitarán mediaciones para resolver conflictos luego de la emergencia. En Córdoba, en caso de desalojos, la mediación era una instancia optativa, por lo que deberá adaptarse la ley provincial.

Fianzas: Las fianzas subsisten mientras dure el contrato según las opciones que tiene el inquilino.

El decreto aclara que esta medida también abarca a los inmuebles afectados por pequeñas y medianas empresas (Pymes) destinadas a prestar servicios, industria y comercio.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: