fbpx

Las autoridades del Ministerio de Salud de la Nación entregaron esta mañana un nuevo parte de las medidas y evolución del COVID-19 en Argentina. Entre algunas novedades aparece la confirmación de que el número de testeos ha crecido, en función no solo de la descentralización de los análisis, sino también del cambio en los factores a tener en cuenta para definir a un caso como «sospechoso» y someterlo a estudio.

Los nuevos parámetros mantienen a los síntomas cardinales como la tos seca, fiebre, dolor de garganta y dificultades respiratorias. Lo mismo ocurre con los antecedentes de viaje o contacto con un viajero. La novedad es la estadía o residencia en lugares en los que existe transmisión comunitaria, local o en conglomerado. En el caso de Córdoba quedan incluidos dentro de esta identificación los territorios de Córdoba Capital, Alta Gracia y Río Cuarto. La provincia en su conjunto aún no ha sido declarada como afectada en su totalidad por la transmisión comunitaria del virus.

«Esta ampliación de la definición de casos sospechosos busca potenciar la sensibilidad y la vigilancia para detectar la mayor cantidad de infecciones posibles«, sostuvo Carla Vizotti, secretaria de Acceso a la Salud. «Otra de las recomendaciones nuevas es realizar el test de COVID-19 incluso antes de descartar el estudio de una posible gripe«, amplió.

Las autoridades sanitarias resaltan que el 2 de abril se cumplirá un período completo de incubación de la enfermedad, desde el momento en el que fue decretada la cuarentena. Por lo tanto, a partir de ese punto se podrán obtener conclusiones más certeras en relación al impacto del aislamiento social obligatorio.»En China y en Corea del Sur recién a partir del día 19 de cuarentena se comenzó a ver un achatamiento en la curva de contagios«, destacó Vizzotti.

En este momento 55 pacientes, sobre los 966 contagiados se encuentran en terapia intensiva. «En el contexto de la cantidad de camas de terapia que tenemos es un número muy bajo y a su vez habla de que el virus está siendo detectado en su crecimiento«, manifestó Vizzotti. Hasta ahora el porcentaje de positivos de coronavirus en relación al total de los casos testeados es apenas del 20 por ciento.

En relación a los elementos necesarios cuando la pandemia muestre su peor cara en nuestro país, Arnaldo Medina, secretario de Calidad en Salud de la Nación, sostuvo: «La demanda de camas va a aumentar. Hoy tenemos 8444 camas para adultos y estamos trabajando para disminuir todas las actividades de cirugía programadas, que no sean indispensables«.

Además, explicó que se encuentran trabajando en la creación de 2000 nuevas camas de cuidados críticos y destacó la necesidad de complementar esta adquisición con recursos humanos pertinentes, especializados en terapia intensiva, así como también kinesiólogos y enfermeros.

Ante la ausencia de una reserva suficiente en cuanto a terapistas, el Ministerio de Salud de la Nación arribó a un acuerdo con la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva, con el objetivo de incluir a profesionales de otras ramas de injerencia en el tratamiento de la enfermedad. En este grupo de trabajo figuran neumonólogos, epidemiólogos, anestesiólogos, cardiólogos y emergentólogos.

«Todos ellos pueden concurrir ahora a las áreas de terapia intensiva. Al mismo tiempo estamos trabajando en capacitaciones básicas y también específicas para todos los médicos«, confirmó Medina en relación a esta prueba contrarreloj.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: