23 mayo, 2022

El Milenio

Noticias de Sierras Chicas

Emiliano Del Piccolo: fotografía social en primera persona

El joven de Sierras Chicas se desempeña en un tipo peculiar de fotografía, la que “tiene como eje contar historias de familias o personas en un momento lindo de su vida”, según describió.

Por Rocío Fernández y Lucas Del Piccolo

Instituto Educativo Nuevo Milenio

periodico@elmilenio.info


Las imágenes persuaden sin argumentar según los modos de la retórica tradicional. Impactan y luego hacen su trabajo, de manera instantánea o lentamente. Las recordamos, hablamos de ellas y construimos, recién entonces, un argumento. Su pedagogía es por sorpresa o diferida. Tienen dos tiempos: el de la percepción y el del recuerdo”, señaló  Susan Sontag. En la labor que implica este concepto, se embarcó Emiliano Del Piccolo.

Aunque arrancó su carrera a una temprana edad, hoy su vasta experiencia lo ubica entre los fotógrafos más reconocidos de la región. Y todo comenzó con un curso que dio Raúl Carballo en el colegio Instituto Educativo Nuevo Milenio de Unquillo. Así fue como descubrió su pasión y empezó el camino de lo que más tarde sería su profesión.

Gentileza: Emi Del Piccolo.


Actualmente, se dedica a los eventos, principalmente bodas, 15 años, books y realizar fotografías escolares, es decir, lo que se denomina fotografía social. Esta última, a diferencia de otros tipos, se valora por capturar lo efímero. En este sentido, Del Piccolo indicó a El Milenio: “es un registro fiel o temporal que queda captado en imágenes, resguarda lo que fue una historia y permite mostrarla el día de mañana”.

Un área muy especial

Cande & Tomi. Gentileza: Emi Del Piccolo.


Respecto a lo especial de su estilo predilecto, Emiliano destacó también que lo más maravilloso es “contar historias de familias o individuos en un momento muy lindo de su vida”, y continuó: “en base a eso uno crea recuerdos que de acá a 20 años podrán sentir nuevamente  lo que  vivió, además que quedará en la posteridad”.

Lau y Gera – Post boda. Gentileza: Emi Del Piccolo.


Por otro lado, también remarcó el vínculo que se establece al interactuar con los fotografiados, creando esas conmovedoras memorias. En esta línea, Del Piccolo destacó una anécdota que lo marcó.

Me pasó que hice una sesión de una quinceañera, compartimos una tarde muy linda y pude retratarla con su abuela; una semana después de la fiesta la abuela falleció, por lo que tener un lindo recuerdo no tiene precio”.

Post boda – Guada y Anto. Gentileza: Emi Del Piccolo.


A raíz de lo anterior, aconsejó: “no dejen de contratar fotógrafos para momentos importantes de su vida como un cumpleaños, su boda o una simple sesión familiar; no dejen en manos de cualquiera un momento muy importante porque las cosas pasan y no vuelven atrás, y no tener fotos no está bueno”.

No dejen de contratar fotógrafos para momentos importantes de su vida como un cumpleaños, su boda o una simple sesión familiar; no dejen en manos de cualquiera un momento muy importante porque las cosas pasan y no vuelven atrás, y no tener fotos no está bueno

Es como dicen, el fotógrafo es como el vino, lo barato está bueno, pero mañana te va a dar dolor de cabeza”, continuó.

Reni. Gentileza: Emi Del Piccolo.


Esta profesión necesita actualización constante, y una de los principales fuentes de todo creador de contenido es la inspiración. Por esto mismo, son varios los fotógrafos dedicados a la parte social, con un estilo bien definido y a los que Emi Del Piccolo admira.

Ellos son, por nombrar un par: Luciano Menardo, por la composición, cómo ve la luz, las formas” y Mateo Boffano, quién hace fotos de boda. Y para concluir, no quiso dejar de destacar que admira mucho a una gran amiga cordobesa que actualmente vive en Nueva York dedicándose a lo que ama, claro está la fotografía.