12 agosto, 2022

El Milenio

Noticias de Sierras Chicas

Tom y Jerry cumplieron 80 años

Creados un 11 de febrero de 1940, la famosa dupla del gato y el ratón siguen al aire en diversos canales de aire entreteniendo a grandes y a chicos.


El Mundo. Son la pareja del gato y el ratón más famosos de todo el mundo. Pueden pasar los años y las generaciones, pero siguen siendo iconos infantiles fácilmente reconocidos por personas de cualquier edad y etnia.

El pasado martes 11 de febrero, los personajes cumplieron 80 años y son de los pocos dibujos animados que pueden jactarse de seguir al aire en varios canales alrededor del mundo, incluida Argentina.

Si bien, muchas situaciones que planteaba la caricatura original fueron -y son-, motivo de criticas en los últimos años . Debido a cuestiones tales como el nivel de violencia que manejaban, la forma en que ocasionalmente fumaban o tomaban alcohol o incluso mostrar a la dueña de Tom, como una mujer afroamericana que trabajaba de sirvienta. Son muchos los críticos que afirman que el motivo de su vigencia, es la universalidad de su humor.

Historias simples y sin diálogos, donde el más débil logra vencer al más fuerte gracias a su astucia e inteligencia. Es decir, la clásica historia de David contra Goliat.


El origen de la pareja

Para finales de los años 30′, la industria de la animación en Estados Unidos se había convertido en un negocio más que rentable para los estudios de cine. Todo gracias al éxito de la película Blancanieves y los siete enanitos de Disney, estrenada en noviembre de 1937.

Fue entonces, que la gran mayoría de las compañías de Hollywood optaron por crear sus respectivos personajes animados que sirvieran de gancho, para que el público se decidiera a pagar una entrada de cine y ver la película principal que acompañaba los cortos animados.

Warner Bros. tenía a Bugs Bunny, Disney a Mickey y Paramount Pictures a Popeye. Es por ese motivo, que la Metro-Goldwyn-Mayer (MGM) contrató a unos jóvenes e inexpertos animadores llamados Bill Hanna y Joe Barbera para que creen nuevos personajes que representen a la compañía.

Estrenándose el corto Puss gets the Boot (traducido al español como «El gato se gana el zapatazo») en 1940, donde aparecerían por primera vez el famoso gato acompañado de su enemigo ratón. Aunque con los nombres de Jasper y Jinx en un inicio.


¿Que novedad pueden contar con un gato y un ratón?”

Pese al éxito alcanzado con ese primer corto, Fred Quimby productor del área de animación de MGM no estaba del todo convencido por el futuro éxito de las aventuras de un gato y un ratón, debido a que ese tipo de historias, incluso para la época, estaban muy gastadas.

Es entonces que aparece en escena Gene Kelly, un famoso actor de cine que se acercó a los estudios MGM en 1944 para que le presten al personaje de Jerry para realizar una escena de baile en la película Anchors Aweigh.

«En realidad, Kelly quería que su compañero de baile fuese el ratón más famoso del mundo, Mickey, pero Walt Disney rechazó su propuesta. Así que Kelly vino a la MGM, y nos contactó. Si él no podía obtener a Mickey, Jerry era una muy buena segunda opción», recordaría Barbera en una entrevista realizada varios años después.

Según varios críticos y expertos en animación, se podría resumir en dos las principales razones detrás del éxito de Tom y Jerry: Por un lado una animación superior a la mayoría de las realizadas en la época. Donde en promedio se invertía unos 50.000 dólares por cada corto de cinco minutos de animación. Que les permitía realizar secuencias de humor físico más detalladas y creíbles.

Y por el otro lado, la brillante decisión de la dupla Hanna-Barbera de evitar que los personajes hablen. Imitando el mismo tipo de humor que empleaban cómicos importantes de la época como Charles Chaplin, quién es reconocido por los padres de Tom y Jerry como su principal influencia.

Con el tiempo, William Hanna y Joseph Barbera seguirían experimentando con otras caricaturas y estilos de dibujo, siendo los responsables de otros clásicos como El oso Yogi, Los Picapiedras y Scooby Doo. Ganándose el apodo de «Los arquitectos de los sábados por la mañana», debido a que terminaron acaparando casi el 70 por ciento de las producciones animadas que se emitían por la televisión norteamericana durante los años 60′.

«Proveemos alivio en un producto de fantasía. Es importante hacer a la gente olvidar lo que está pasando”, se puede leer en una entrevista realizada a Barbera para el portal imdb.com hace algunos años.