Li había advertido a sus colegas médicos sobre el peligro que representaba esta desconocida enfermedad en diciembre del año pasado. En su momento, fue desacreditado por el propio gobierno chino, aunque muchos hoy lo recuerdan como un héroe.


China. «En esta guerra contra la epidemia que significa la neumonía que provoca el coronavirus, el oftalmólogo de nuestro hospital Li Wenliang desafortunadamente resultó infectado. Li murió pese a todos los esfuerzos para reanimarlo. Lamentamos profundamente su fallecimiento», se puede leer en un comunicado oficial del hospital Central de Wuhan.

La misiva se realizó por medio de la red social Weibo, la más popular del país oriental, durante las últimas horas de este jueves 6 de febrero. Apareció tras varias horas de incertidumbre y comunicados contradictorios vertidos por los portavoces oficiales del hospital donde se encontraba internado Li.


Una advertencia ignorada

Li, de 34 años, es recordado por ser uno de los primeros médicos en alertar mundialmente sobre el peligro de este nuevo virus, el pasado 30 de diciembre. En ese momento, también había usado Weibo para comunicar la gravedad del problema a sus colegas, rogándoles que usen trajes especiales para protegerse.

Pero cuatro días después, la Oficina de Seguridad Pública de China lo obligó a firmar una carta retractándose de sus dichos por «hacer comentarios falsos y alterar la tranquilidad social». Recién a finales de enero de este año, la propia Corte Suprema de Justicia china pidió disculpas a Li, asegurando que su trato fue exagerado.

No obstante, desde el día 10 de ese mismo mes, el propio médico comentaba en redes sociales que empezaba a sentir fiebre y mareos constantes. Hasta que finalmente, su última publicación en Weido del 30 de enero confirmó lo peor:

«Hoy recibí los resultados de las pruebas de ácido nucleico y es positivo. Finalmente he sido diagnosticado», decía el mensaje en la citada red social.

En las últimas horas, varios medios oficiales chinos están hablando de un «duelo nacional» y por medio de Twitter, muchos usuarios orientales están lamentando la muerte de un «héroe que evitó un escenario mucho peor».