• ESPECIAL:
  • Milagros Dolores Alcántaro
  • periodico@elmilenio.info
  • Colaboración: Gonzalo De Ferrari (4to IMVA) y Gregorio Escobosa (4to IENM).

Unquillo. En 2015, la Casa Museo y Capilla Guido Buffo, ubicada en la Reserva Natural Los Quebrachitos, fue restaurada con un presupuesto de 600 mil pesos. Las tareas, a cargo del municipio, fueron supervisadas por la Dirección de Patrimonio Cultural de la Provincia y la Dirección de Cultura y Educación de Unquillo. En su momento, se trabajó principalmente en la cúpula, la torre y el entorno natural de este icónico espacio.

Los encargados de estas reparaciones fueron Marcela Mammana, restauradora y especialista en murales y frescos, quien se encargó del interior de la capilla; y José Javier Correa, arquitecto y especialista en restauración de edificios históricos de valor patrimonial, que se avocó a la parte exterior.

Vale recordar que, hace varios años, la Provincia cedió la histórica capilla en comodato. Desde entonces, la Municipalidad de Unquillo se encarga de la administración del espacio, así como del mantenimiento general del predio y del camino de acceso, a fin de garantizar su apertura al público. A su vez, rige un convenio de cooperación y colaboración con la Fundación Guido Buffo: Ciencia, educación y arte para la preservación del espacio.

En 2018, a través de una campaña para juntar fondos y donaciones del Ministerio de Desarrollo Social y una ferretería de Villa Esquiu, la fundación consiguió los materiales necesarios para impermeabilizar el techo de la capilla y resguardar los arreglos realizados. Sin embargo, desde entonces, vienen reclamando al municipio que ponga a disposición la mano de obra necesaria para concretar la obra.



Tareas pendientes

En 2015, los frescos y el exterior de la Capilla Buffo fueron restaurados. Hoy, esos arreglos corren peligro (Foto: Archivo El Milenio).

El arquitecto Javier Correa comentó a El Milenio que, en su momento, al finalizar las obras, le enviaron a “los responsables de esa gestión” un “instructivo de mantenimiento de la capilla”. Según el profesional, el mismo no se cumplió, y por esta razón, la capilla “empezó a sufrir rápidamente un deterioro, especialmente con las lluvias de verano”. “No se hizo ninguna inversión económica de mantenimiento y ahora estamos viendo las consecuencias”, indicó.

En septiembre, Javier Correa y su colega Enrique Zanni, especialista en patología de la construcción, visitaron la capilla. Sobre el recorrido, Anabella Astrada, coordinadora de turismo de la Municipalidad de Unquillo, informó: “los arquitectos constataron que la mayor parte del deterioro del fresco ‘Elogio a la imaginación’ proviene del ingreso de humedad en una zona por debajo del nivel de las escaleras que rodean la cúpula”.

Correa expresó que, luego de esa visita, envió informes sobre el estado de la capilla a los miembros de la municipalidad que los habían acompañado. Por su parte, Astrada aseguró que “el intendente inició tratativas para obtener asesoramiento y recursos especializados desde la Dirección de Patrimonio Cultural de la Provincia”. 

Respecto a la demora en la colocación de los impermeables, la coordinadora de turismo apuntó que, cuando asumió la gestión actual, la capilla estaba recién restaurada y que no se recibió “ningún protocolo de mantenimiento desde la administración anterior”. Además, aseguró que se respetan las recomendaciones de los profesionales con respecto a la conservación del patrimonio.

A pesar de estas declaraciones, desde la fundación hacen hincapié en la urgencia de realizar las tareas de mantenimiento requeridas, puesto que ya ha comenzado una nueva época de lluvias, que podría comprometer aún más el estado de los frescos y obras que se encuentran en la capilla.



Inauguración en espera

La Turris Eleonórica fue restaurada este año por la Fundación Guido Buffo, en colaboración con la Municipalidad de Unquillo. Los arreglos se realizaron con un subsidio otorgado por el Fondo Nacional de las Artes y tuvieron como objetivo recuperar la torre como pinacoteca, biblioteca y centro de estudios astrofísicos.

La inauguración de las obras estaba prevista para el seis de septiembre, pero nunca se llevó a cabo. Según explicó Astrada, esto se debe a que, si bien las tareas edilicias se concretaron, la Municipalidad considera avanzar en el montaje artístico.

“Para este fin, estamos generando un acuerdo específico con la Facultad de Arte y Diseño de la Universidad Provincial de Córdoba”, expresó la coordinadora. Se trata de un proyecto que se está desarrollando y que demanda tiempo “para concluirse con la mejor calidad posible”, comentó la funcionaria.

Anuncios

Algunos arreglos concretados

La labor realizada en la Casa Museo y Capilla Guido Buffo se dividió en tres etapas: primero se trabajó en la parte externa de la cúpula, luego la acción se orientó a las pinturas murales del interior y, por último, se recuperó la torre y el entorno.

En el exterior de la capilla, se removió la pintura y el revestimiento de base plástica, realizando una limpieza profunda. La idea fue recuperar el iggam blanco (revestimiento cementicio mineral), original de la época de Buffo. También se sanearon las grietas que dejaban filtrar agua y las luceras rotas. Además, se llevó a cabo una recuperación de los óculos (ventanas circulares) de la bóveda.

En los frescos del interior, se quitaron salitres, hongos y manchas utilizando productos europeos. Asimismo, se usaron nanopartículas de cal para generar una superficie que los protege de la humedad.

Sobre el entorno, se removió vegetación invasiva, se construyó una escalera y un muro de protección circundante. En la Turris Eleonórica, se arregló la madera de los techos, se colocaron barandas en las escaleras y se repararon vidrios rotos, cañerías internas y aberturas.

Anuncios

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.