• ESPECIAL:
  • Yamila Belén Boxler.
  • periodico@elmilenio.info
  • Colaboración:
  • Giulietta Capra y Bernardita Feliciosi
  • 4to Año, Instituto Milenio Villa Allende

(La provincia) – A comienzos del mes de septiembre, la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) aprobó una serie de recomendaciones para la implementación del lenguaje no sexista, también llamado lenguaje inclusivo, en los ámbitos académicos. Estas sugerencias se difundirán a través de un manual de estilo, que será distribuido en áreas administrativas, jurídicas e institucionales de la UNC y colegios preuniversitarios.

Aunque su implementación no es obligatoria, su elaboración fue pensada con el objetivo de unificar los criterios para la redacción de múltiples contenidos. No obstante, cada unidad académica evaluará cómo implementarlo, tanto en la cotidianeidad como en instancias evaluativas o de investigación.

Por lo pronto, la construcción de dicho manual se encuentra a cargo de integrantes del Honorable Consejo Superior y la Facultad de Lenguas, en conjunto con el Frente de Estudiantes por la Universidad Pública, la Secretaría de Gestión Institucional de la UNC y la Escuela Superior de Comercio Manuel Belgrano.

Anuncios

Sin “x” y sin “e”. Para conocer más sobre esta iniciativa, El Milenio dialogó con Paula Morales, vecina de Cabana, comunicadora social, docente, investigadora y doctora en Estudios de Género. Según señaló la profesional, estas recomendaciones incluyen, en primer lugar, “la utilización de genéricos no masculinos universalizantes” (por ejemplo, en lugar decir “los niños”, hablar de “las infancias”) y aclaró que “de ninguna manera significa incurrir en el error de decir cosas como ‘la’ automóvil”. “Se prioriza su aplicación en verbos y en pronombres colectivos referidos a los sujetos y en verbos referidos a acciones realizadas por las personas nombradas”, explicó Morales.

También se admite la duplicación “los y las” (como dos “campos posibles donde las identidades pueden ubicarse”), que antes era considerada académicamente como una redundancia. “El ejercicio de la duplicación, como gesto simbólico, puede entenderse como el reconocimiento de la carencia de nuestra lengua, que normalmente emplea solo uno de los modos disponibles, el masculino”, manifestó la comunicadora.

Asimismo, Paula apuntó que el eje principal es “deconstruir la perspectiva androcéntrica del lenguaje” (siendo el androcentrismo la práctica, consciente o no, de otorgar al varón y su punto de vista una posición central a nivel social, cultural e histórico). “No se trata sólo de identificar que hablamos de manera sexista cuando asignamos atributos de género a las acciones, sino también cuando ponemos como eje de nuestra construcción cognitiva habitual, el punto de vista del sujeto masculino”, indicó.

“Incluso al usar la duplicación (por ejemplo, bienvenidos todos y todas)”, continuó Morales, “la ubicación del todos en primer lugar ya denota la internalización de la mirada androcéntrica. Y si ponemos el todas delante, se generan resistencias que evidencian aún más esa naturalización sexista que llevamos en el lenguaje”.

Anuncios

Antecedentes. La Universidad de Río Negro fue una de las primeras en reglamentar estas cuestiones de género y cuenta con un estatuto “no sexista” desde 2017. Si bien no hay una reglamentación formal del lenguaje inclusivo, su uso está aceptado e incluso se renombraron varias áreas académicas siguiendo esta premisa.

Aunque también está aprobado en la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA y en la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco, en Chubut; la Universidad Nacional de Córdoba es la primera que toma una resolución integral al respecto, la cual busca ser implementada en todas sus facultades y dependencias.

A su vez, un antecedente local importante fue el curso de extensión dictado en la Facultad de Ciencias de la Comunicación denominado “Lenguaje Inclusive: Debates, fundamentos y herramientas para entender los cambios de época”.

El curso tuvo una gran convocatoria, asistieron profesionales, directoras de escuelas, integrantes del Museo de Antropología, miembros del gobierno provincial y personas dedicadas a diversas áreas sociales.  “Se trabajaron múltiples herramientas, partiendo de los mitos que compartimos respecto del lenguaje sexista, para desnaturalizarlos a través de respuestas más elaboradas y fundamentadas teóricamente”, comentó Morales.

“Gran parte de la resistencia al uso del lenguaje inclusivo viene del desconocimiento, porque se trata de un ejercicio de enriquecimiento y actualización de la lengua, al conocer las diversas acepciones que puede tomar un verbo o sustantivo al hacerse colectivo, plural e inclusivo, buscar sinónimos, ampliar nuestro léxico. etc. Es algo que no restringe la lengua, sino que, al contrario, la nutre”, concluyó Paula.

"Gran parte de la resistencia al uso del lenguaje inclusivo viene del desconocimiento" 2

“Gran parte de la resistencia al uso del lenguaje inclusivo viene del desconocimiento. Lejos de ser una restricción, se trata de un ejercicio de enriquecimiento y actualización de la lengua”

Anuncios

La FCC habilitó el uso de la “e” y la “x”. Desviándose de las recomendaciones generales de la UNC, a fines de octubre, la Facultad de Ciencias de la Comunicación aprobó el uso del lenguaje inclusivo, incluyendo el uso de la “x” y la “e”. Aunque esta modalidad ya se venía aplicando en la cotidianeidad de la institución, la resolución habilita su uso en instancias formales, elaboración de comunicaciones oficiales, textos administrativos, legales y producciones académicas, desde parciales hasta tesis.

Sofía Acosta, consejera estudiantil, explicó a El Milenio que este proyecto no se opone al del Consejo Superior de la UNC, sino que, en cambio, busca ampliarlo. “Entendemos los usos nominativos, comprendemos esas generalidades. Sin embargo, también avalamos que se pueda utilizar la “e” y la “x” en reemplazo de las vocales “o” y “a”, por ejemplo, ‘todes’ en lugar de todos”, señaló la estudiante.

Anuncios

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.