fbpx
Anuncios
Espacio publicitario

¿Qué hay detrás de FaceApp?


El fenómeno de la aplicación para celulares que permite envejecer el rostro de una persona revela algunas características interesantes de nuestra sociedad actual. La tan descargada app almacenó millones de datos biométricos a cambio de segundos de entretenimiento.

¿Qué hay detrás de FaceApp? 1
En los últimos días, se conocieron muchas fotos de cómo serían algunos personajes famosos en unos cuantos años.

Colaboración: Tomás Sgariglia y Marcos Soirefman (4to IMVA). Simón Bossina y Valentín Acebal (4to IENM).

El fenómeno de FaceApp apareció por primera vez en 2017 y volvió a revolucionar las redes sociales en los últimos meses. Se trata de una aplicación desarrollada por la empresa rusa Wireless Lab que, a partir de una fotografía, permite realizar transformaciones altamente realistas del rostro de una persona, haciéndolo sonreír, mostrándolo más joven o más viejo, cambiando su color de pelo, su peinado e incluso, su género. 

La famosa aplicación ya fue descargada por más de 150 millones de personas en todo el mundo. La oportunidad de observar cómo envejeceríamos fue la opción más reclamada por los usuarios, pero ¿qué se esconde tras esta nueva tendencia de las redes sociales? Para averiguarlo, El Milenio conversó con distintos profesionales que reflexionaron sobre el mediático fenómeno.

¿Qué hay detrás de FaceApp? 2
El Milenio / Matías Pérez
¿Qué hay detrás de FaceApp? 3
Pablo Brueyne, Licenciado en Sociología.

El culto a la eterna juventud. “Vivimos en una sociedad que conoce la realidad por medio de la imagen, podría decirse que hemos reducido de alguna manera nuestra capacidad para conocer el mundo”, comenzó Pablo Brueyne, Licenciado en Sociología, docente y vecino de Río Ceballos.

“Ahora la gente vuelve a jugar con la imagen, ya no desde una transformación pensada en lo estéticamente lindo, sino jugando con lo feo, con lo adverso. En el trasfondo, estamos hablando del mismo fenómeno: qué tan viejo, qué tan lindo, qué tan joven, qué tan gordo, qué tan flaco, me puedo llegar a ver. La imagen tiene un valor superlativo en la información y en la sociedad post moderna”, apuntó el profesional.

Por su parte, Soledad Rubio Mainardi, médica especialista en cirugía plástica y reconstructiva, opinó que “todos quieren ver cómo serán de viejos para comprobar si tendrán un envejecer «aceptable» o «terrible»”. “La tolerancia al envejecimiento depende de la personalidad de cada uno y de la comparación con los pares, por lo tanto, es algo bastante subjetivo”, explicó.

¿Qué hay detrás de FaceApp? 4
Soledad Rubio Mainardi, médica especialista en cirugía plástica y reconstructiva.

Asimismo, agregó: “Lo que me llamó la atención es que han sido más hombres que mujeres quienes han compartido la imagen. Creo que esto se debe a que los parámetros estéticos sociales son más exigentes con el sexo femenino”.

Al consultarle a la cirujana si recibe pacientes que buscan verse como tal o cual filtro de Instagram, la profesional respondió que, en la actualidad, los adultos no tienen el “fanatismo de las redes” que se observa en las generaciones más jóvenes, aunque sí es común “que empiecen a notar el envejecimiento en las selfies (autorretratos fotográficos)”. “Ya veremos si la demanda de ‘verse como tal filtro’ crece cuando envejezcan las generaciones más jóvenes”, aventuró Rubio.

Desde Ikigai, consultorio de psicoterapias que funciona en Mendiolaza e integra a un amplio grupo de profesionales de la salud mental, afirmaron que “el culto a la eterna juventud sigue alimentándose de algún modo con la aplicación”. “Al verse de viejas, las personas pueden asegurarse que aún son jóvenes, o bastante más jóvenes que esa imagen que están viendo”, explicaron.

¿Por qué vernos viejos?. Para Brueyne, es llamativo el interés de las personas por descubrir cómo se verían en su vejez, por encima del uso de otros filtros que apuntan a cambios estéticos consonantes con los estereotipos de belleza. “Pareciera que nos genera risa o algo de ironía vernos viejos, pero en el fondo hay toda una cuestión de ver cómo podríamos ser en tantos años y qué repercusiones tendría eso. Hay poca reflexión sobre cómo se escapa el ahora”, señaló el sociólogo.

“Las redes sociales nos alejan todo el tiempo del presente, el tiempo y el lugar en cual estoy. Siempre invitan a pensar en otros territorios y otros momentos de la vida, pero poco sobre lo que estamos haciendo ahora”, agregó Brueyne.

Por su lado, Ikigai afirmó que “al verse cómo será de vieja, la persona alimenta de modo simbólico la ilusión de que vivirá muchos años más, lo cual reduce esta incertidumbre que tenemos por el futuro, que siempre es incierto y donde nada nos asegura que llegaremos a ser ancianos”.

  • ¿Qué hay detrás de FaceApp? 5
  • ¿Qué hay detrás de FaceApp? 6
  • ¿Qué hay detrás de FaceApp? 7
  • ¿Qué hay detrás de FaceApp? 8

Respecto a si el efecto que logra FaceApp se asemeja a la realidad, la cirujana Rubio opinó que es bastante realista, ya que parece entender la fisiología del envejecimiento. “Si detecta pequeñas marcas en los ojos, la frente o el entrecejo, las convierte en arrugas; si detecta surcos leves entre la nariz y el labio o en los párpados, los profundiza, recreando así cómo caen las mejillas cuando envejecemos”, explicó.

Sin embargo, también aclaró: “Hay personas que no se arrugan tanto como otras, pero sufren más caída de los tejidos, y viceversa. Esto es más difícil de predecir porque depende de la genética de cada persona. La mejor manera de saber cómo vamos a envejecer es mirar a nuestros padres y abuelos”.

Respecto al impacto psicológico que puede tener el ver nuestra propia imagen envejecida, Ikigai opinó que, “si bien aún faltan estudios científicos en este sentido, se puede producir un efecto ambivalente: por un lado, reducir la incertidumbre por el futuro, y por otro, generar angustia por la pérdida de la juventud actual”.

No obstante, agregó: “De cualquier modo, este proceso de identificación proyectiva puede ser beneficioso, porque permite jugar con la posibilidad de la pérdida sin llegar a su concreción real. Es como ver una película dramática donde uno se identifica con el protagonista, pero sin vivir esas experiencias trágicas o adversas”.

Anuncios

El riesgo de la exposición. En la sociedad actual, millones de personas difunden diariamente fotos, videos, audios y otros tantos datos sin pararse a pensar a dónde llega toda esa información. “Hay una necesidad de mostrarnos en las redes, lo cual genera un fenómeno social donde estos sentimientos a los que hacemos referencia se comparten con otras personas”, señalaron los especialistas de Ikigai.

¿Qué hay detrás de FaceApp? 9
“Hoy en día, nos interesa más mostrarnos que vernos a nosotros mismos. No somos conscientes de cuánta información estamos compartiendo”, Pablo Brueyne, sociólogo. Foto: Archivo.

Por su parte, Brueyne destacó que, en estos espacios virtuales, las personas buscan repercusiones o “likes”, “tratando de interpretar qué piensa el otro de uno, más que nosotros mismos”. “El objetivo es mostrar más, no nos vemos a nosotros mismos, sino que nos mostramos. El fenómeno de esta app es un hecho particular dentro del panorama general del mundo de las redes sociales. Lo que está sucediendo es que todo lo que fue privado, dejó de serlo”.

En esta línea, agregó: “La sociedad no está entendiendo que toda nuestra privacidad empieza a ser pública. Nuestra concepción de vida, nuestros valores, nuestra expresión política y sexual, todo lo que pensábamos de antes que era privado, ya no lo es, y hasta perdemos la propiedad sobre nuestros datos”.

“Las redes sociales ya no cumplen solamente la función de comunicar, sino que en gran medida son un entretenimiento. Hay que reflexionar sobre cómo nos estamos divirtiendo hoy en día y qué consecuencias trae aparejado eso”, concluyó Brueyne.

¿Hay relación con la dismorfia corporal?. La dismorfia corporal o dismorfofobia es un trastorno relacionado con la percepción que una persona tiene de su propia imagen física. En algunos casos, los sujetos afectados por esta problemática se sienten acomplejados por algún defecto físico que, aun siendo real, ellos magnifican de forma desmesurada.

¿Qué hay detrás de FaceApp? 10
“El culto a la eterna juventud sigue alimentándose con FaceApp: al verse de viejas, las personas pueden asegurarse que aún son jóvenes”, Ikigai, consultorios de psicoterapias. Foto: Archivo.

Ante esto, desde Ikigai señalaron que el furor de FaceApp no se relaciona con la dismorfofobia en una primera aproximación, aunque aún no se han realizado investigaciones exhaustivas sobre esta cuestión.

Para los profesionales, el tema tiene que ver más con la ansiedad y la angustia, con lo complejo que es para la sociedad vivir en el presente y no adelantarse hacia el futuro, no “anticiparse disfuncionalmente”.  

Anuncios

¿Qué pasa con nuestros datos biométricos?. Los datos biométricos son aquellos que generan un reconocimiento inequívoco de las personas a través de sus rasgos físicos (huellas dactilares, voz, retina, iris, patrones faciales, etc.) y rasgos conductuales (por ejemplo, la forma de caminar, firmar o teclear).

¿Qué hay detrás de FaceApp? 11

Cuando comenzó el furor por FaceApp, los expertos en informática advirtieron que, a cambio de entretenimiento gratuito, millones de personas estaban otorgando datos biométricos a los servidores rusos (creadores de la aplicación), con los riesgos que esto implica en términos de pérdida de la privacidad. La información que genera la aplicación se almacena en un servidor, o sea que esos datos estarán disponibles aun en caso de que la app sea eliminada o cambie de dueño.

En respuesta a las críticas, el fundador de la empresa, Yaroslav Goncharov, declaró que los datos de los usuarios y las imágenes cargadas no se transferían a Rusia, sino que se procesaban en servidores que funcionan en la nube de Google y en los servicios web de Amazon.

Además, Wireless Lab también afirmó en un comunicado que la mayoría de las imágenes se eliminan de los servidores dentro de las 48 horas posteriores a la fecha de carga y que cualquier usuario puede borrar sus datos del servidor de la app, aunque se debe enviar una solicitud a la empresa.

Anuncios

Las cirugías. Al preguntar a la cirujana Soledad Rubio sobre las consultas más frecuentes a la hora de tratar el envejecimiento, la profesional explicó que son dos los grupos etarios que más se interesan en este sentido.

¿Qué hay detrás de FaceApp? 12
Foto: Archivo.

“Primero están los adultos jóvenes de entre 30 y 40 años con signos precoces de envejecimiento, como arrugas de expresión, surcos leves en las comisuras y mala calidad de la piel. Estos pacientes suelen ser candidatos a tratamientos poco invasivos, como la toxina botulínica para las arrugas en la frente, ojos o entrecejo, o el ácido hialurónico para relleno de surcos, rejuvenecimiento de labios o de ojeras”, comentó.

“El otro grupo etario, en general mayores de 50 años, apuntan más a procedimientos quirúrgicos, como cirugía del exceso de piel y bolsas en los párpados, levantamiento de las cejas y/o estiramiento facial”, agregó la médica.

“La tolerancia al envejecimiento depende de la personalidad de cada uno y de la comparación con nuestros pares”.

Por su parte, el grupo intermedio (entre 40 y 50 años) es más variable, pudiendo aplicarse cirugías de párpados o colocación de hilos tensores, combinadas con procedimientos menos invasivos.

Para finalizar, la profesional destacó que el envejecimiento es un fenómeno natural al que todos estamos expuestos. “No se puede evitar, pero sí acompañarlo con cuidados. Mantener la humectación, evitar el sol, no fumar, llevar una dieta saludable y sostener un descanso apropiado: esos son los principales factores que determinan un buen envejecer”, concluyó la cirujana.

Anuncios

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: