fbpx
Anuncios

El milenio

10 años conectando Sierras Chicas

Coral Mendiolaza, un ensamble de voces y almas


Se trata de un grupo que surgió hace tres años y que fue declarado expresión artística de “interés cultural” por parte del Concejo Deliberante de Mendiolaza. Carlos Allievi, músico local, propulsor y actual director del coro, charló con El Milenio sobre sus orígenes en la música, el valor de la actividad coral y de qué se trata esta propuesta de la cual todos pueden formar parte.

“La música es un desarrollo fundamentalmente espiritual, es un estado de ánimo, cualquier persona puede cantar”, afirmó el director del Coral Mendiolaza, Carlos Allievi.

Los grupos corales son una de las expresiones de la música colectiva que históricamente han cautivado a miles de personas de los orígenes más diversos. Carlos Allievi, artista radicado en Mendiolaza hace más de siete años, no fue la excepción. Aunque ingresó tempranamente a la música y ha participado de diversos proyectos a lo largo de su vida, para Allievi el coro fue un camino de ida. Tal es así que, tras dejar la formación de la cual formaba parte originalmente, decidió iniciar su propio grupo, el Coral Mendiolaza, en marzo de 2016.

Con un repertorio integrado principalmente por temas del cancionero popular argentino y latinoamericano, haciendo especial énfasis en canciones con sello local y obras que corren el eje del folklore más comercial, el Coral Mendiolaza fue declarado expresión artística de «interés cultural» por parte del Concejo Deliberante de dicha ciudad, que a su vez designó a sus integrantes como «embajadores culturales» de Mendiolaza.

El Milenio: ¿Cómo fueron tus inicios en la música?

Carlos Allievi: Yo arranqué en la música desde muy chico. Cuando tenía ocho o nueve años me fui a visitar a unos parientes que vivían en Jujuy y allí un primo me enseñó a tocar una obra folklórica clásica, «Zamba de Vargas», con sólo tres acordes de guitarra. Ahí empezó todo.

Más tarde, mientras cursaba el secundario en una escuela agrotécnica de San Luis, empecé a participar en concursos y actos del cole, lo cual me impulsó a desarrollar un interés más profundo por el arte del canto y la guitarra, siempre dentro del folklore argentino y latinoamericano.

Después de haber participado en varios proyectos musicales (incluyendo algunos grupos vocales), hace doce o trece años me inicié en la actividad coral por invitación de una tía.

EM: ¿Cómo surgió el Coral Mendiolaza?

CA: Yo formaba parte de un coro llamado Convocarte, que nace en Córdoba y luego se traslada a Mendiolaza. Hace tres años tuve que dejar la actividad coral, pero se ve que el bichito del coro me había picado fuerte, así que en marzo de 2016 decidí iniciar un nuevo coro, dirigido por mi amigo Miguel Ángel Aguirre. A fines del año pasado, él decidió retirarse, así que desde principios de 2019 yo me encargo de la dirección.

EM: ¿Y también hacés los arreglos?

CA: En general hacemos obras del cancionero popular argentino con arreglos míos. Incluso hemos hecho alguna que otra canción compuesta por mí, como el Mendiolaceño, una pieza musical con ritmo de huayno que hace poco fue incluida como parte del patrimonio cultural de Mendiolaza por el Concejo Deliberante.

EM: Si algún día apareciese alguien en el coro con intenciones de componer, ¿crees que se podría trabajar de forma conjunta?

CA: ¡Por supuesto! Es más, a nivel personal y artístico le doy mucho valor a la pieza inédita, creada por lugareños, así que cualquier compositor que se acercase al Coral Mendiolaza a aportar su obra sería más que bien recibido.

«Yo creo que siempre hay que bucear un poco, ir a los lugares pequeños, escuchar cosas nuevas».

EM: ¿Cómo se compone su repertorio?

CA: Fundamentalmente interpretamos temas del folklore argentino y de la canción popular latinoamericana. El género canción justamente reúne aquellas expresiones que no están tipificadas en ninguna de las corrientes musicales tradicionales, llegando a incluir movimientos como el rock nacional (que siempre estuvo muy emparentado con el folklore).

Con respecto al folklore, trabajamos mucho con una gran dupla compositoral argentina que es la de Cuchi Leguizamón y Manuel Castilla, pero también con temas de otras figuras reconocidas como Peteco Carabajal. La idea a futuro es extenderse más hacia el folklore latinoamericano, buscar un poco en autores chilenos, peruanos, brasileros y de la zona norte de Sudamérica.

EM: Siempre buscás rescatar algunos compositores del folklore que han quedado relegados a un segundo plano, pero que, sin embargo, tienen una gran riqueza cultural, ¿no?

CA: Sí, totalmente. Yo creo que siempre hay que bucear un poco, ir a los lugares pequeños, escuchar cosas nuevas. En la actividad coral nos vamos a encontrar con muchas obras de autores que, para el común de la gente, son completamente desconocidos.

Lo que ocurre es que son expresiones poco difundidas porque no tienen un espíritu comercial, no cuentan con el apoyo de los grandes sellos discográficos ni de los medios de comunicación, que son un poco los que direccionan los gustos de la gente.

Así pasa con muchos grupos, algunos muy buenos y otros de calidad dudosa, que son muy escuchados, pero que, si los observamos detenidamente, tienen muchos errores a nivel técnico que cuando uno busca la excelencia artística siempre trata de evitar.

EM: ¿Cualquiera puede formar parte del Coral Mendiolaza?

CA: Sí, cualquiera. No hace falta tener experiencia anterior ni en canto ni en coro, ni tampoco hace falta leer música. Este es un coro vocacional, no es un coro polifónico, es decir que sólo usa cuatro cuerdas: soprano, contralto, tenor y barítono o bajo. En cada cuerda hay varias personas (no como en los grupos vocales, por ejemplo), o sea que, si alguien se equivoca, no se rompe la armonía y aparte tus compañeros siempre te van guiando.

«El objetivo es, principalmente, liberarse a través del canto, liberar el alma, el espíritu».

Nuestras puertas siempre están abiertas para recibir a nuevos integrantes. Muchas personas quieren cantar y por ahí nunca se animaron o se dejaron llevar por la falsa creencia de que no pueden o no saben hacerlo. Para todas esas personas, existimos los coros vocacionales. La música es un desarrollo fundamentalmente espiritual, es un estado de ánimo, cualquier persona puede cantar.

EM: ¿Cuáles dirías que son los objetivos del Coral Mendiolaza?

CA: El objetivo es, principalmente, liberarse a través del canto, liberar el alma, el espíritu. Además, conformar un excelente grupo humano, desarrollar el compañerismo, la amistad y compartir lindos momentos cantando, tanto en una actuación como en un asado o juntada. En este punto, los viajes son de las experiencias más lindas. Todos los años viajamos a distintas partes del país y este año tenemos una invitación para asistir a un encuentro internacional de coros en Brasil, al cual esperamos poder ir.

El Coral Mendiolaza ensaya los martes en el Hogar de Día (Av. Malvinas Argentinas 200) de 20:00 a 22:00. Contacto: Carlos Allievi (3515527099).

EN PAPEL

Anuncios

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: