El Milenio

Noticias de Sierras Chicas

Falleció Don Rizzi, fundador del Club Atlético Quilmes de Villa Allende

La triste noticia la hizo pública el intendente de la Capital Nacional del Golf, Eduardo Romero. Este medio rinde homenaje a Don Rizzi a través de un texto del autor Nicolás Eliseo Loza.

La triste noticia la hizo pública el intendente de la Capital Nacional del Golf, Eduardo Romero. Este medio rinde homenaje a Don Rizzi a través de un texto del autor Nicolás Eliseo Loza.

Juan Rizzi con lentes de sol, en la Cancha de su amado Quilmes en Villa Allende.

Marcos Juan Rizzi, o más conocido como «Don Rizzi», falleció hace pocos días. Su paso por Villa Allende dejó una huella imborrable en esta ciudad de las Sierras Chicas.

Don Rizzi, era el último de los fundadores del Club Atlético Quilmes que combatía al tiempo. Se fue a los 87 años y quizás, como dicen muchos de sus allegados, nunca tomó dimensión de su obra: «Qué me iba a imaginar que estaba fundando un club, nosotros sólo queríamos jugar a la pelota», dijo Nicolás Eliseo Loza, cuando lo entrevistó para su libro «Eternos».

Hasta el exgolfista y actual intendente reelecto, Eduardo «El Gato» Romero, lo recordó con profunda admiración en uno de sus posteos de Facebook.



A continuación, la nota que Loza le realizó para «Eternos» y en la que manifestó: “Nunca nos pusimos a pensar que habíamos fundado un club”

En el 2011, cuando lo homenajearon en la Casa de la Cultura, como fundador de Quilmes.

Sorprende por la memoria, la frescura y la espontaneidad de sus relatos. Un ejemplo de cómo conseguir cosas importantes en base a trabajo, esfuerzo y pasión. Guarda en su memoria y cuenta todo lo vivido desde aquel día en que junto a sus amigos y vecinos decidieron empezar a escribir otra historia.

Cómo no incorporar su nombre y su historia en este listado de cracks, si lo suyo fue como un gol de media cancha… Crear un club desde la nada misma, resulta en estos tiempos una labor utópica. Sin embargo, con tesón, esfuerzo, trabajo y el convencimiento absoluto del objetivo perseguido Don Marcos Juan Rizzi y otros emprendedores marcaron un mojón dentro de la vida social y deportiva de la Villa.

Tenía apenas 16 años cuando junto a sus amigos, todos ellos vecinos de las cercanías del “Hotel El Cóndor”, se unieron en una idea: conformar un grupo organizadamente para poder jugar al fútbol… Es que se cansaron de renegar ante un Sport Club incipiente también, pero que prefería traer foráneos antes que darles un lugar a ellos.

Con una memoria, lucidez y precisión sorprendente Marcos Juan Rizzi, el último de aquellos fundadores, rememora la situación: “Esos muchachos no podían imaginarse que habían fundado un club. Por la mente de ellos pasaba la idea de juntarse de una manera más formal a jugar a la pelota. Junto a Alejo y Benjamín Romero, Enrique y Hernando Seculini y Emilio Pedernera, gestamos lo que hoy es el Club Atlético Quilmes”.

El nombre lo tomaron de unas cervezas que los acompañaron en esa tarde del 27 de Noviembre de 1947, cuando el almanaque transitaba los últimos días de aquella primavera.

La primera Comisión Directiva estuvo conformada por: Marcos Juan Rizzi, como Presidente; Hernando Seculini, como Vicepresidente; Alejo Romero, como Secretario; Armando Travaglini, como Tesorero; Enrique Seculini, como Protesorero; Emilio Pedernera, Vicente Romero y Carlos Castillo, como Vocales y José Sabit, como Revisor de Cuentas.

Don Rizzi evoca de aquellos primeros años: “Empezamos jugando contra equipos que nos invitaban a jugar… Íbamos a Río Ceballos, a Unquillo, a Carlos Paz o a Los Boulevares… Nuestra primera cancha la tuvimos sobre calle Neuquén, frente a la casa de los Romero; después tuvimos otra, por poco tiempo, en cercanías del Puente Negro; para luego ocupar un terreno sobre Calles Carlos Pellegrini y Sosneado (al lado del actual predio del club); hasta que compramos el terreno que hoy tenemos”.

Con mucho esfuerzo, juntando fondos de mil maneras, y con el aporte de todos quienes empezaban a demostrar su amor por los colores, Quilmes crecía a ritmo sostenido, a punto tal que en 1966 se adquirió el terreno que hoy alberga a la Sede Social y el Campo de Deportes: “En ese año nos dieron la escritura del lote que le compramos a un muchacho de San Carlos Norte, en Santa Fe. Él nos dijo que no quería ni prestar ni alquilar ese terreno, pero nos hizo un buen precio y pudimos hacer realidad aquel primer sueño. Entre Armando Seculini y el “Pebete” Jijón pusieron el dinero y compramos el lote”. Vale mencionar que la compra fue sólo del terreno principal, la adquisición del lote donde se ubica la cancha auxiliar sobre calles Pellegrini y Uritorco, fue posterior.

Terminando de correr una carrera pedestre.

Por ese tiempo, la Presidencia del club pasaba de mano en mano… De Don Marcos Rizzi, a Enrique Seculini, de él a Armando Seculini y así… Mientras, Quilmes empezó a forjar una historia nutrida de grandes cosechas deportivas en las distintas ligas donde intervinieron sus equipos. El club también se hizo conocido por albergar a los festivales zonales de doma y folklore, que venían a ser preselectivos del Festival de Jesús María y por la Retreta del Desierto que también se escenificaba en el club.

Rizzi, con una indisimulable emoción, también expresa: “Casi sin darnos cuenta generamos una atracción popular que, al principio, fue sólo de nuestra zona de influencia y que luego se expandió por toda Villa Allende… Ya no éramos únicamente un club de fútbol, también se hacía básquet, patín y boxeo, además de los bailes de “La Tierrita” que se hicieron famosos”.