fbpx
Anuncios
Espacio publicitario

La luz que acaricia a Leonor


A 88 años del fallecimiento de Leonor Allende de Buffo y como cada 24 de marzo, un rayo de sol acaricia su rostro hacia un renacer de una historia de amor.

La luz que acaricia a Leonor 1
Agradecemos las imágenes compartidas en la fecha por Sandra Dillon.

Cada 24 de marzo es el aniversario del fallecimiento de Leonor Allende de Buffo.

La luz que acaricia a Leonor 2
Agradecemos las imágenes compartidas en la fecha por Sandra Dillon.

Este día, una luz ingresa por la lucera de la cúpula de la Capilla Buffo e ilumina su rostro junto a Palas Ateneas en el Panel del Elogio a la Imaginación.

La luz que acaricia a Leonor 3
Agradecemos las imágenes compartidas en la fecha por Sandra Dillon.

Leonor Allende de Buffo por Guido Buffo

«Leonor, no acostumbraba llevar joyas a pesar de apreciar su belleza como así el valor sentimental de los recuerdos íntimos que representaban. Tampoco ambicionaba vestidos de telas exclusivamente lujosas, procurando tan sólo que los distinguiera un particular buen gusto y que concordaran bien con su personalidad. La sencillez con que sabía ataviarse, daba a su esbelta figura el clásico y elegante aspecto de una viviente Tanagra de proporciones naturales. No ponía ninguna afectación en sus modales que eran discretisimos por naturaleza. Y su aire de distinción completado por una clara inteligencia y un natural recato que le daba un particular encanto.

La luz que acaricia a Leonor 4
Agradecemos las imágenes compartidas en la fecha por Sandra Dillon.

Le gustaba la política, pero sin actuar directamente en ella. Bastábale observar los fenómenos sociales, la conducta de los hombres públicos y de los Partidos, para extraer la esencia de cuanto lograba medir y juzgar por su propio criterio y compararlo todo influenciada por las ideas filosóficas y políticas de los más preclaros hombres de la antigüedad y modernos, de Oriente y Occidente.

El producto de sus reflexiones solía comunicarlo con sincera franqueza durante sus amigables pláticas espirituales, a los hombres que actuando en política, consideraba dotados de condiciones que los hiciera acreedores de su particular estima, siéndole indiferente el que pertenecieran a uno u otro partido, pues lo único que la impulsaba era el ejercicio del bien por el bien mismo.

La luz que acaricia a Leonor 5

Ella solía estar y conducirse por encima de todo prejuicio. Pero no hacía concesión de ninguna índole en lo referente a la propia conducta.

No es extraño que alguno de sus contemporáneos que la hayan tratado personalmente digan: «Era una gran compañera, sencilla, franca, liberalísima, independiente»; y que otros digan a sí mismo: «Era reservada, altiva, batalladora, difícil de tratar pues no concedía tregua en el análisis de hechos y cosas que daban motivo a discusiones filosóficas, artísticas o políticas». Es que era incapaz de pasar por alto las debilidades o los impulsos que no respondieran a ideales y propósitos que no estuviesen muy por encima de toda vulgaridad…

Fisonomía de la mujer que inspiró a Guido Buffo: Leonor Allende de Buffo. Publicado en el libro de ella “El Misterio de Ur” por Guido Buffo.

Anuncios

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: