fbpx
Anuncios

El milenio

10 años conectando Sierras Chicas

Dulces y graves, el violonchelo en manos de Lucrecia Carrizo


Desde Anacrusa hasta Flor Sur y Tren, Lucrecia Carrizo cuenta su historia y su mirada sobre la música en diálogo con El Milenio.

Lucrecia Carrizo toca su violonchelo y recuerda que toda expresión debe nacer desde el corazón.

Lucrecia Carrizo comenzó sus estudios en el colegio Domingo Zípoli, luego estudió Educación Musical en la Facultad de Artes de la Universidad Nacional de Córdoba, y continúa estudiando, esta vez, una Licenciatura en Perfeccionamiento Instrumental (Violonchelo) en la Facultad de Artes.

A partir de los 16 años comenzó a formar grupos musicales independientes, el primero fue un cuarteto vocal femenino, luego, desde el año 2012 al 2015 estuvo tocando junto a «Anacrusa», para luego formar, junto a Sofía Costamagna, un dúo de canciones a violonchelo, guitarra y voces llamado «Tren”. Además, su peculiar instrumento participó de obras de teatro y en proyectos solistas como Cci Kiu y Obri Brizuela con quién tocó en formato trío durante todo el año pasado. Actualmente, también integra el trío de violonchelos «Flor Sur» donde graba un disco que saldrá durante la segunda mitad del corriente año.

El Milenio: ¿Cómo surgió el amor y la pasión por la música?

Lucrecia Carrizo: Creo que desde chiquita siempre me había gustado cantar, incluso desde que empecé a hablar, mi mamá siempre me hizo escuchar mucha música. También las maestras de mi guardería le decían a mi mamá que me gustaba cantar, que era afinada, que me interesaba todo lo que tenía que ver con la música. Entonces, me mandaron al colegio de niños cantores y ahí me encontré con un montón de compañeros que tenían el mismo amor por la música. Fue una infancia y una adolescencia de hacer música todos los días, más que nada cantando en coros. Todo eso fue una gran práctica para el oído y para la musicalidad.

EM: ¿Por qué elegiste el violonchelo para seguir tu carrera?

LC: Siempre me gustó el violonchelo, desde los cinco o seis años más o menos. Pero cuando era chica no estudié porque no me terminaba de decidir, y cuando uno es tan chico depende mucho de los padres. Me acuerdo que fui a averiguar por unas clases, pero mi mamá no tenía el dinero suficiente para comprarme un violonchelo en ese momento. Pero, desde muy chica tuve ese gusto por el instrumento, que todavía no sé de dónde vino. Creo que pudo haber sido el sonido lo que me cautivó, ese sonido grave, dulce y profundo, me parece muy hermoso.

Después, más grande, trabajaba y pude juntar un poco de dinero con lo que me compré uno. Antes había pasado por otros instrumentos como piano, guitarra, saxofón, y también el canto, que nunca lo dejé; pero nunca los continúe metódicamente. Cuando compré el violonchelo empecé las clases y me enganché muchísimo con el estudio. Ahí también empecé a tocar en bandas, la primera se llamó Anacrusa y tocaba con unas amigas.

EM: ¿Cómo fue esa experiencia de tocar para una obra de teatro?

LC: Fue la experiencia más particular en relación a la música, porque siempre toqué en bandas. Con la obra de teatro fue muy distinto porque estaba sola con tres actores, un director y tenía que conectarme con los sentimientos de los actores, con el clima, con la tensión que se generaba, y crear, a partir de eso, para reforzar lo que estaba pasando con las emociones de cada actor. Era tratar de captar un momento tenso o triste, un momento pícaro, y desde ahí hacer música. Pude trabajar con muchísima libertad. Después, tocando en vivo, fue otro trabajo, ya tenía la música creada y me di la libertad, en ciertos momentos, de improvisar.

EM: ¿Qué opinás sobre el resurgimiento del violonchelo dentro de bandas actuales?

LC: Hay una banda que me gusta mucho, se llama CheChelos, son dos compañeros que hacen con dos chelos folklore argentino. Me parece bárbaro que se incorpore el chelo a otros estilos, porque la música es arte y el arte es libre, y uno tiene que hacer con lo que tiene lo que el corazón quiere. Creo que el chelo está muy incorporado a la música popular, sigue siendo algo novedoso.

La música que hago en mis dos bandas actuales, es música popular. Por ejemplo, en “Tren” hacemos canciones con una guitarra, un violonchelo y dos voces, no tenemos nada de clásico, tenemos influencias del rock, pop, folklore y candombe. Y con “Flor Sur”, es algo parecido a lo que sucede con CheChelos, solamente que somos un trío, pero también hacemos música popular, folklore y tango.


“La música es arte y el arte es libre, y uno tiene que hacer con lo que tiene lo que el corazón quiere”


EM: ¿Qué pensás sobre las actividades culturales en Sierras Chicas?

LC: Creo que es algo que está surgiendo actualmente, con lugares que están empezando a moverse. Particularmente, no he tocado nunca en Sierras Chicas, pero tengo muchas ganas de hacerlo. He estado contactándome para venir y tocar, tengo muchas bandas amigas que lo están empezando a hacer. De hecho, hay un instagram que se llama @agendaculturalsierraschicas y ahí pasan todos los lugares y actividades que hay. Es algo que se está empezando a mover mucho más y me parece buenísimo que así sea, porque hay una gran cantidad de artistas en esta zona y casi siempre son artistas que se van a tocar a Córdoba. Me parece muy bueno que se empiecen a mover lugares regionales para que Sierras Chicas sea un lugar mucho más cultural.

BT: ¿Qué planes tenés a futuro?

LC: Ahora estamos con “Flor Sur” grabando un disco que se llama “Nido”, estamos en la etapa final de la grabación, donde han participado muchos artistas como Meri Murúa de Unquillo. Es todo un disco que se sostiene con los violonchelos, vamos a sacar una campaña de financiamiento colectivo para que la gente que quiera aportar, ayudar y ser parte del disco, pueda hacerlo. Esto de la campaña de financiamiento está muy en boga, muchos artistas independientes están utilizando este recurso para poder sacar sus discos, que es algo realmente muy caro.

Anuncios

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: