Anuncios

El milenio

10 años conectando Sierras Chicas

Envuelto por la pasión del fútbol


De familia futbolera y con el paso por varios de los clubes más importantes del país, Gonzalo Cabral busca afianzarse y seguir persiguiendo el sueño de ser un profesional del deporte.

“Me tocó madurar rápidamente y ver las cosas con otros ojos, distintos a los que tenía un adolescente de catorce años”, afirma Gonzalo Cabral.

La influencia de la pelota como eje para dar los primeros pasos y luego el objetivo o sueño consolidado de ser un futbolista profesional llevan a que Gonzalo Cabral, con veinte años, tuvo que convertirse en adulto a los catorce, cuando salió de su ciudad natal, envuelto en una mezcla de sensaciones que iban desde el miedo y el nerviosismo al entusiasmo, las ganas de conocer Buenos Aires y meterse de lleno en el mundo del fútbol.

Cada vez que pensó en volver atrás, ante las dificultades, pensó en su familia, en el esfuerzo que hacía para que él llegara a primera y la posibilidad de devolverles, con perseverancia el sacrificio que desde afuera habían realizado.

El Milenio: Intentaron ficharte distintos clubes importantes, ¿cuál fue tu reacción y que decisión tomaste a partir de eso?

Gonzalo Cabral: Cuando Boca Juniors quiso ficharme no podía creerlo, era una felicidad inmensa que un club tan emblemático quisiera tenerme en sus filas, la verdad es que no caía. Lo que sucedió fue que, en ese momento no tenía el dinero para asistir a la prueba en Buenos Aires y justo llegó una prueba para Independiente de Avellaneda y quedé seleccionado. Quienes me habían conseguido un lugar en Independiente me pagaron los pasajes, entonces decidí quedarme en esa institución, a partir de las personas que manejaban mi carrera en esos tiempos.

EM: Llegaste a debutar en reserva de la primera división, ¿De qué manera se dio y cómo atravesaste esos días?

GC: Debuté en reserva en el año 2016, tenía 18 años. Me dio esa oportunidad Aldosivi de Mar del Plata, otro de los clubes por donde pasé. Fue un año muy positivo para mí, porque llegué al club y a los seis meses ya estaba haciendo la pretemporada con el plantel de primera división. Pude debutar en reserva rápidamente, fue una sensación muy linda y me tocó enfrentar a Belgrano, justo acá en Córdoba.

EM: Decidiste volver a Córdoba ¿cuál fue el motivo?

GC: Me surgió la posibilidad de venir a Talleres de Córdoba, club del que soy hincha. Además, también fue importante la posibilidad de volver a estar cerca de mi familia, luego de ausentarme varios años, de modo que no dudé demasiado.

EM: ¿Cambió tu vida al irte de Córdoba a probar suerte en el deporte?

GC: Cambió totalmente mi vida, al estar solo, sin mi familia, desde tan chico. Me tocó madurar rápidamente y ver las cosas con otros ojos, distintos a los que tenía un adolescente de catorce años. No me atrevería a decir si mejoré, pero sí, tome conciencia de lo importante que es valorar lo que uno tiene, sobretodo la familia.

EM: En el futuro ¿ querés continuar el camino del fútbol o buscás inclinarte por otros proyectos?

GC: Quiero seguir en el camino del fútbol, que es muy duro pero muy lindo al mismo tiempo. Después de tanto esfuerzo y tiempo invertido por mi familia y por mí, me gustaría que tenga buenos frutos.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: