fbpx

INTERNACIONALES 


La erupción de un volcán provocó un tsunami, dejó 373 muertos y 1.400 heridos.

La erupción del volcán Anak Krakatau, “hijo” del legendario volcán indonesio Krakatoa, provocó un tsunami en el estrecho que separa a las isla de Sumatra y Java, que dejó 373 muertos y 1.400 heridos, según el último balance de la Agencia Nacional de Gestión de Catástrofes.

El Anak Krakatau, con poco más de 300 metros de altura y con un cráter lateral, se encuentra en una isla de forma cónica deshabitada y que sirve de atracción turística en el estrecho de Sonda.

El volcán, uno de los 127 en activo en Indonesia -nación asentada sobre el “Anillo de Fuego del Pacífico”-, expulsó una columna de humo hasta medio kilómetro de su cumbre, junto a roca y ríos de magma.

La erupción pudo crear un corrimiento de tierra submarino que a su vez ocasionó un maremoto -con olas de hasta 2 metros de altura, según los expertos indonesios- que arrasó las costas del país.

20181223131342_35730531_0_body-768x576
Indonesia se asienta sobre el “Anillo de Fuego del Pacífico“, una zona de gran actividad sísmica y volcánica que es sacudida cada año por unos 7.000 temblores, la mayoría moderados. 

A la actividad volcánica no le acompañó un fuerte movimiento sísmico, por lo cual el sistema de alarmas de emergencia y el tsunami cogió desprevenidos a centenares de personas en las playas.

Según expertos vulcanólogos, el Anak Krakatau -cuya traducción al español es “hijo del Krakatoa”- se había mostrado particularmente activo desde junio con frecuentes columnas de humo y ceniza y en octubre un barco turístico estuvo cerca de ser golpeado por rocas volcánicas.

El Anak Krakatau

20181223131346_35729868_0_body-768x526

Descubierto en 1927, el Anak Krakatau emergió de las aguas más de medio siglo después de la gran erupción del legendario Krakatoa, cuya caldera quedó derruida en 1883 tras una serie de masivas explosiones que costó la vida de más de 36.000 personas y cuyos efectos se sintieron alrededor del mundo durante semanas.

El 26 de agosto de 1883, tras meses de frenética actividad volcánica, el Krakatoa sufrió cuatro enormes explosiones -acompañadas cada una por enormes tsunamis- que provocaron el desplome de la mitad de la isla.

Según los registros históricos, la explosiones fueron tan violentas que se escucharon a 5.000 kilómetros de distancia y la ceniza llegó a los 80 kilómetros de altura.

Tras décadas de erupciones volcánicas submarinas surgió en el mismo lugar en 1927 el Anak Krakatau, que continúa su crecimiento a razón de unos 5 metros por año.

En alerta 

Las autoridades han pedido a la población local que se mantenga alejada de la costa ante la posibilidad de que la continua actividad del Anak Krakatau derive en un segundo maremoto.

“En el caso de terremotos, la posibilidad de un segundo tsunami es muy pequeña. Pero como este ha sido causado por una erupción, el escenario es diferente“, dijo a los medios Rahmat Riyono, director de la Agencia Meteorológica, Climatológica y Geofísica de Indonesia.

 

 

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: