Anuncios

El milenio

10 años conectando Sierras Chicas

El arte como herramienta de integración

SOCIEDAD/ UNQUILLO


Cristina Bosio dedicó su vida a la enseñanza de las Artes Plásticas, pero de manera integrada a otras disciplinas y organizaciones educativas que llevaron a los alumnos del corredor serrano a la explosión de la creatividad donde el eje fue el arte y la experiencia el aprendizaje.

“Fui creando aprendizajes que los hiciera volar más allá de lo cotidiano, de la rutina áulica, contenidos artísticos unidos a otros espacios disciplinarios…Se pueden comunicar muchas cosas a través del arte”. Cristina Bosio Ferrer

Durante 35 años Cristina Bosio Ferrer fue docente de Artes Plásticas en la ciudad de Unquillo y alrededores. Aunque su carrera la llevó por distintas escuelas del corredor serrano, su paso por cada una de ellas dejó una marca en materia de educación y alternativas al momento de enseñar. Pionera de diversos proyectos interdisciplinarios, sus aprendices, contando alumnos y compañeros de la docencia, la recuerdan con amor por su dedicación.

Sin dejar todo de lado, hoy día esta docente coordina y forma parte de diferentes equipos de trabajos educativos sin fines de lucro, como red TELAR, IEARN-Argentina y la Fundación Evolución (FE). Y, en numerosas ocasiones acompañó proyectos de otros colegas como las historietas del grupo Animando Vidas.

Para Bosio Ferrer, la docencia es algo muy especial, siempre apostó por el aprendizaje compartido, interdisciplinario, a la labor en equipo y a la construcción de experiencias inolvidables, sólo porque la experiencia es la mejor maestra en la vida.

Los viajes a los lugares menos esperados del mundo y los proyectos donde la tecnología fue utilizada de manera colectiva, abundan en su historia, como así también la integración de distintas disciplinas teniendo como eje el arte, la creatividad y la comunicación.

El primer salto hacia al mundo

Su historia comienza como participante activa de diversas organizaciones dedicadas a la educación, una de ellas, la primera, fue IEARN (Red Internacional de Educación y Recursos) un grupo de carácter educativo e internacional, que nació hace treinta años a través de un encuentro entre dos docentes: un profesor de Estados Unidos y Daniel Reyes, docente de escuelas rurales en la Patagonia, Argentina. Antes, fue necesario la llegada de las primeras máquinas IBM (International Business Machines) a las desoladas tierras del sur. Con la aparición de la tecnología, el maestro Reyes decide conectar a sus alumnos de aquel rincón del mundo con el resto del planeta, a través del contacto con otros docentes interesados en la exploración de esta nueva herramienta.

Así surge IEARN, una organización orientada al trabajo en red, que hoy día alcanza a más de 140 países y 30.000 escuelas del mundo y también, representa una inspiración para otros educadores, como fue el caso de la docente unquillense Cristina Bosio, quien llevó las premisas del trabajo en red hasta sus últimas consecuencias en el corredor serrano.

Esta gran red cuenta con el apoyo de otras organizaciones. En Argentina, la red TELAR es el capítulo nacional de IEARN. Fue fundada por el mismo Daniel Reyes y hoy día está formada por docentes y estudiantes de todo el país, sostenida y coordinada por la Fundación Evolución (FE-1989) dirigida por Paula Celina Pérez, donde se promueve la integración pedagógica de las tecnologías: “Tiene como visión contribuir a mejorar la calidad de la enseñanza y el aprendizaje a través del uso reflexivo e innovador de las TIC´S, con el fin de promover el desarrollo integral de las personas”. Asimismo, FE cuenta con la participación de más de veinte mil alumnos y un dato no menor fue en el año 2006 donde recibió el Premio Estímulo a la Educación del Harvard Club Argentina.

Asimismo, TELAR cuenta con veinticinco años de trayectoria y actualmente es coordinada y dirigida por Cristina Bosio Ferrer, Rosy Águila (Discípula de Reyes) y Adela Bini. “Entre nosotras coordinamos los proyectos que se van haciendo en Argentina. Éstas organizaciones no tienen fines de lucro, son educativas, y el fin es promover la educación en trabajos de redes”, sostuvo Bosio y agregó: “Durante años me interesó el trabajo de “Educación por el arte”, motivada por la lectura y el conocimiento del trabajo filosófico de Herberd Read (Filósofo y Crítico de Arte), quien sostenía que el arte debía ser la base de la Educación. Él ve en la formación humana un proceso donde el arte desempeña un papel fundamental en todas sus expresiones y la afirmación de la personalidad, no aislada sino integrada”.

El Milenio: ¿Cuáles son tus principales motivaciones para formar parte de distintas organizaciones educativas?

Cristina Bosio Ferrer: Es crecer, a mí me encanta y apasiona. Es difícil, hay que tener compromiso, a mí nunca me sobró el tiempo. Empecé trabajando con los proyectos interdisciplinarios porque al ser profesora de plástica siempre me pedían carteleras, decoraciones, murales.

Hubo 2 años seguidos donde escribimos un libro junto a Victoria Ponza (Docente de Matemáticas) que publicamos en el Colegio Nacional de Buenos Aires. Con ella hicimos un trabajo interdisciplinario en el I.P.E.M. 144 de Río Ceballos, donde trabajamos esto del eje. Incluso desde la asignatura de matemáticas se desprendían los contenidos de 7 materias, en un viaje que hacíamos a través de la historia. Fue divino ese proyecto, hermoso.

EM: ¿Cuál sería tu legado como docente?

CBF: Todo lo que pude transmitir: abrir ojos, abrir cabezas y motivar la sensibilidad. Como profesora de arte en una escuela puedo llegar a tener dos o tres chicos a los que les guste dibujar y pintar y al resto no le interesa, pero tienen que cumplir con la materia. Entonces se torna duro, hay que ponerse en esa actitud de estar peleando o renegando para que traigan una hoja de papel y hagan una raya. Eso de cumplir con el sistema, que me pide que el alumno tiene que aprender tal cosa, nunca lo sentí así.

Cuando me sentía aburrida en el aula me daba cuenta que algo me estaba pasando y siempre traté de buscarle la forma para enganchar al grupo de otra manera, con otras historias. Por eso trabajaba interdisciplinariamente para que los contenidos de otras materias me sirvieran como disparadores para motivar en mi hora de clase, con otros contenidos, pero a la vez creando cosas que los hiciera volar más allá de lo cotidiano, de la rutina áulica. Creo que ahí está el punto de educar, enseñar arte no sólo es enseñar los colores primarios y secundarios y los estilos artísticos, también es formar y educar para la vida. Se pueden comunicar muchas cosas a través del arte.

EM: Desde tu experiencia ¿cuáles serían los proyectos más importantes que has llevado a cabo?

CBF: Trabajé en distintas escuelas y hubo muchas etapas en mi vida. Era distinto también antes de la tecnología. Lo más importante es cuando me encuentro a un ex alumno que no recuerdo su cara, pero me saluda con un abrazo y me pregunta si me acuerdo del evento donde no tenía para la caja de colores, pero igual ganamos. Siempre hice todo lo posible para que mis alumnos se metieran en el mundo del arte.

Recuerdo cuando asistíamos a eventos en todas partes. Una vez me alojó una docente de Brasil, con diez chicos durante más de una semana en su casa, toda esta generosidad surge de la red. Si quisieran venir a mi casa yo los recibiría con los brazos abiertos, no tengo una mansión, pero trataría de hacerles un lugar para que se acomoden y para que este proyecto continúe creciendo.

Más de 2 millones de estudiantes participan cada día en proyectos colaborativos a través de IEARN en todo el mundo. El lema de esta red es: “Aprendiendo con el mundo, no sólo acerca de él”. La idea es diseñar emprendimientos para jóvenes que representen una contribución a la salud y el bienestar del planeta, utilizando las TIC´S (Tecnologías de la Información y la Comunicación).

EM: ¿Cuáles son los resultados más positivos de los encuentros?

CBF: Primero, mostrar lo que ellos han investigado y trabajado durante todo el año, exponerlo, participar en las mesas de debate y aprender la realidad de los otros. Desde lo virtual, uno se comunica con el otro, con imágenes, PowerPoints, videos o videoconferencias que son experiencias riquísimas. Durante estos 4 años tuve a mi lado a mi compañero sin igual en Connecticut, un profe de arte y profesor de español en una escuela pública estadounidense y a los chicos de esa escuela no les interesa aprender español. A los chicos de acá les toca aprender a hablar inglés. Y hacíamos actividades con los alumnos de los dos países, los de USA les hacían las preguntas a los míos en español y los míos respondían en inglés. Todo grabado con cámaras y a través de videoconferencias. Con estas experiencias se pueden hacer cosas muy enriquecedoras. Podemos ver que la tecnología no sirve sólo para usos individualistas, sino también para conectarse con el otro y haciendo un uso más colectivo.

EM: ¿Son opciones accesibles para todos?

CBF: He viajado con chicos de clase baja. Se puede, si uno le pone las pilas necesarias de sentarse y lucharla. Para profes nuevos, que quieran participar, tienen que investigar y entrar a estas redes, hay para todas las asignaturas y de diferentes duraciones. He llevado estudiantes muy humildes a lugares muy lejos, eso es muy fuerte, porque a veces ni siquiera salieron de Unquillo y pueden llegar a lo impensado. Todos los profes que estén interesados que se animen, porque es una experiencia muy enriquecedora y gratificante.


El arte de comunicar.

Durante el corriente año uno de los principales proyectos coordinados por Bosio Ferrer y Animando Vidas, fue la Segunda Edición de Talleres de Dibujo e Historietas. El taller fue realizado en diferentes escuelas públicas: Dr. Dalmacio Vélez Sarsfield y Jorge Newbery de la ciudad de Unquillo y la escuela Domingo Faustino Sarmiento de La Quebrada, Río Ceballos. El taller estaba destinado a niños de seis a doce años de edad, bajo la idea de que tanto el dibujo como la historieta, son herramientas para desarrollar la conciencia social del ambiente que los rodea, estimulando la creatividad “que es la forma más libre de expresión”.

Los proyectos son realizados una vez al año y finalizan con talleres donde se les entregan a los niños el producto final, en este caso una revista, que reúne cada dibujo realizado por los niños. De todos modos, llevar adelante estas alternativas educativas requiere de un apoyo en red. “Para mover estas organizaciones se va buscando ayuda de empresas, que son las que apoyan o financian los gastos del material que se necesita para llevar adelante los proyectos”, sostuvo Bosio.


Desde lo más recóndito de las Sierras.

En uno de los proyectos realizados por Cristina Bosio, los alumnos fueron premiados con un viaje a California, Estados Unidos, por un video elaborado por ellos mismos, con los primeros celulares de uso masivo. Esta iniciativa fue realizada junto a la docente en Informática, Silvia Journet en el colegio I.P.E.M. 23.

Uno de los detalles, no menos importante, fue que una alumna integrante del proyecto visual, Sandra Suárez, fue becada por Adobe para hacer la carrera de diseñadora gráfica en IBM.

Hoy día este proyecto es uno de los mejores recuerdos de la docente en artes, pero también se convierte en un gran momento en la vida de esos jóvenes. “Cuando me preguntan qué hago con el arte, no sé qué decir, pero me siento feliz. He sufrido mucho porque hay grupos difíciles, hay que ser docente en esas realidades sociales, es muy denso, porque también una es mamá además de docente. Hay muchas historias para contener. El trabajo con los videos servía para que soltaran aprendizajes que andaban dando vueltas”, contó Bosio.

Anuncios

One thought on “El arte como herramienta de integración

  1. Un orgullo que cristina haya formado parte de mi educación como profesional, como persona, como amiga y familia. No puedo estar mas que agradecida con a vida.
    Realmente en estos 8 años que conozco vi realmente un ezfuerzo increible de contencion, dedicacion y educacion que cristina aporto a muchos.
    Ella formo parte de mi éxito como diseñadora ux en IBM, ella confio que iba a lejos.
    GRACIAS!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: