Anuncios

El milenio

10 años conectando Sierras Chicas

Años de explotación en cultura

Oscar Alonso revela cómo convirtió una antigua fábrica de cal, que pertenecía a su padre, en el centro cultural “La Minerita” de Cabana.

  • Por Pablo Rakowitz y Agustín Lossio. 4°A IENM
  • periodico@elmilenio.info 

En la actualidad son muchos y variados los espacios culturales en la ciudad de Unquillo. Pero la idea de Oscar Alonso, el actual propietario de “La Minerita” es más que original, ya que transformó la antigua fábrica de su padre en un punto de encuentro cultural de la región.

El Milenio: ¿Qué es “La Minerita”?

Oscar Alonso: La Minerita es una antigua fábrica de cal, que tuve que cerrar en el año 1996 por problemas económicos. El espacio fue inutilizado por mucho tiempo hasta que en 2012 decidí irme a vivir ahí.

EM: ¿Cómo llega esa antigua fábrica de cal a ser un espacio cultural como lo conocemos ahora?

OA: Todo empezó hace 4 años aproximadamente, con una simple peña folclórica que se organizaba en uno de los galpones de la fábrica para recaudar fondos y poder hacer un viaje a Tilcara, Jujuy, con un grupo de amigos del coro polifónico de Unquillo. Como nos fue tan bien decidimos organizar otra más, un mes después. Un día, uno de los integrantes del coro me preguntó si no quería hacer un centro cultural ya que nos había ido tan bien en las dos peñas organizadas. Así es como se empezó a armar, de a poco, lo que vendría siendo hoy “La Minerita”.

“Nosotros hacemos hincapié en la propuesta musical y la danza, por ejemplo, los talleres de folclore y percusión”.

EM: ¿Cómo organiza las peñas?

OA: Las peñas se suelen hacer cada mes aproximadamente.

EM: ¿Este lugar solo funciona como restaurante o también se realizan otras actividades?

OA: Nosotros ofrecemos hoy en día comidas rápidas, como empanadas, tartas, a veces un pollo al disco, pero siempre estamos con la intención de mejorar nuestro servicio y menú. Las actividades que realizamos son, por ejemplo: taller de folclore, realizamos un taller de percusión y ahora empezamos con un taller de teatro. De vez en cuando recibimos propuestas para ofrecer más talleres que vamos evaluando para ver si algún día los hacemos.

EM: ¿El turismo es alto en la Minerita o tiene más visitantes locales?

OA: El turismo es muy poco, porque no pudimos hacer una buena difusión, en general llegamos a tener unos cuantos vecinos de Unquillo, pero proporcionalmente, hay más gente de Córdoba. Nuestra publicidad empezó por invitación vía WhatsApp y por las redes. Nos fuimos haciendo más conocidos por recomendaciones, por el boca en boca, o por gente que invita a amigos.

EM: ¿De qué manera piensa usted que “La Minerita” aporta a la cultura de Unquillo?

OA: El aporte nuestro es abrir las puertas con respecto a la música, a todo lo relacionado con la cultura y que la gente sepa que hay un espacio donde muchos músicos se expresan, hay muchos músicos que al no ser tan conocidos les falta el espacio para exponer su trabajo; esto no pasa mucho con las pinturas o los cuadros, ya que Unquillo se ha destacado siempre en este aspecto y ofrece varios lugares para eso. Pero nosotros hacemos más hincapié en la parte musical y la danza, por ejemplo, el taller de folclore, donde hay más de 30 personas; además estamos abiertos a cualquier tipo de expresión artística.

EM: Los profesores de los talleres ¿son de la zona?

OA: Sí, son todos de Unquillo, excepto el profesor de Teatro que es de Mendiolaza. Pero hay gente que se entera y viene a hacernos propuestas.

EM: ¿Tienen condicionamientos los talleres que se pueden ofrecer en “La Minerita”?

OA: Como política, no, porque la idea es que la gente no venga porque se siente identificada con un partido o con otro. Y, por otra parte, buscamos que sea conveniente y que no perjudique al espacio.

EM: ¿La gente se acerca y les cuenta historias del espacio?

OA: Sí, generalmente nos cuentan anécdotas de sus familiares y conocidos, por ejemplo, una señora nos contó que su tío trabajaba en esta fábrica, y que iban a buscar las brasas de los hornos, que eran utilizadas para la cocción de la piedra para pasar a ser cal, para calefaccionarse y para cocinar.

EM: ¿Tienen algún proyecto a futuro para “La Minerita”?  ¿Alguna ampliación?

OA: Sí, realmente ya nos quedó chico el lugar, si bien tenemos espacio para agrandar, siempre nos topamos con las limitaciones económicas; entonces vamos a tratar de ir de a poco. Primero hemos mejorado lo que ya estaba, y ahora tenemos la posibilidad de agrandarla, pero, como les dije, lo vamos a ir haciendo lentamente porque la parte económica esta complicada.

EM: ¿Han tenido acompañamiento por parte de la Municipalidad?

OA: La Municipalidad lo que hizo fue la inspección general y nos dio un tiempo para acomodarnos, debido a que todo sucedió demasiado rápido y de repente.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: