Anuncios

El milenio

10 años conectando Sierras Chicas

Autovía de Montaña: entre los beneficios y el impacto ambiental

El proyecto de la Autovía de Punilla, también llamado Autovía de Montaña, promete mejorar la circulación vehicular en la región construyendo una alternativa a la Ruta Nacional 38. Actualmente, el trazado del segundo tramo de la obra se encuentra en medio de una controversia. Vecinos del Valle de Punilla y especialistas en ambiente son los principales detractores del plan oficial.


Por Julieta Santo. FCC. UNC. | periodico@elmilenio.info

Colaboradores: Nazareno Avellaneda y Tomás Touriño. 4°B IMVA.

Pablo Rakowitz y Agustín Lossio. 4°A IENM

Infografía e ilustración: Franco Bonvino 

Fotografías: Eduardo Parrau y La Voz


El proyecto de la autovía de montaña en Punilla apunta a desarrollar una autovía de 47 kilómetros, que conecte el dique San Roque con la ciudad de La Cumbre, respondiendo a la necesidad de resolver diversos problemas relacionados al tránsito de la Ruta Nacional 38.

El segundo tramo propuesto para la obra, que conectaría el Dique San Roque y la ciudad de Cosquín mediante unos 14,8 kilómetros de trazado de autovía, es hoy el centro de atención. El Gobierno de la provincia, impulsor del proyecto, busca obtener la licitación correspondiente para este año.

Entre quienes defienden la aprobación de la autovía se encuentran la mayoría de los intendentes y algunos legisladores del Valle de Punilla, que destacan los beneficios que la nueva obra podría traer a la circulación vehicular, especialmente en épocas de temporada alta. Además, remarcan que será más fácil y rápido para los habitantes de la región llegar a sus destinos.

Sin embargo, surgieron numerosas críticas hacia la propuesta. Vecinos de la zona y especialistas en salud y ambiente, entre otros interesados, expresaron su preocupación y rechazo, ya que, según afirman, la construcción de la autovía afectaría negativamente al medio ambiente y a la salud de los habitantes. Denunciaron también que existen al menos cinco alternativas de trazado para la autovía que pueden ser contempladas.

Entre los cuestionamientos, mencionan que la autovía pasaría por zonas de monte nativo catalogadas como de máxima conservación y que la deforestación causaría un gran riesgo de sufrir inundaciones, además de que el paisaje se vería profundamente afectado. También se preguntan si, por coincidir el trazado con la falla de Sierras Chicas, podrían generarse desprendimientos y derrumbes.

Insisten, por otro lado, en remarcar que la autovía pasaría por encima de un yacimiento de uranio, conocido como Yacimiento Rodolfo. Teniendo en cuenta esta situación, presentaron a través de la Defensoría del Pueblo de la Nación diferentes pedidos de informes, entre los cuales se destaca un documento dirigido al Presidente de la Comisión Nacional de Energía Atómica, Osvaldo Calzetta Larrieu. En dicho texto, los integrantes de las asambleas de Punilla solicitan respuestas sobre la factibilidad para desarrollar una obra de esa magnitud sobre el yacimiento.

Infografía propiedad El Milenio. Autor: Franco Bonvino 

Estudio de Impacto Ambiental e histórica audiencia pública

Según la Ley Provincial de Ambiente, sancionada en 2014, es obligatoria la presentación de un Estudio de Impacto Ambiental (EsIA) que incluya una descripción detallada de la factibilidad del proyecto, en este caso, de la opción elegida para trazar la autovía, teniendo en cuenta el impacto que la obra podría tener sobre el medio ambiente y su conservación.

Los autoconvocados, que utilizan como una de sus consignas “que el progreso no cueste vida”, señalan numerosas deficiencias en dicho estudio. Se han presentado, por lo tanto, respecto del EsIA, como del proyecto de obra, 200 objeciones técnicas, que fueron reunidas en un documento elaborado por profesionales, docentes, investigadores y empleados que habitan el Valle de Punilla. “Las objeciones” demuestran de forma clara y contundente que el proyecto no debe obtener, bajo ningún punto de vista, la Licencia Ambiental”, declaran los responsables del trabajo.

Emilio Iosa, una voz referente en las asambleas, decidió renunciar a su cargo de Coordinador de Políticas Saludables de la Municipalidad de Villa Carlos Paz por su postura en rechazo del proyecto. En diálogo con El Milenio, expresó: “Un estudio de impacto ambiental no es en sí mismo una afirmación de verdad absoluta, sino la apreciación técnica de un grupo humano que responde a una visión particular de desarrollo y a un modelo económico. El estudio de impacto ambiental no sólo es mediocre y falaz, en muchas cuestiones, sino que además es en sí mismo una declaración de apoyo a un paradigma de desarrollo que atenta contra la vida”.

Mientras tanto, el Gobierno provincial busca avanzar con el proyecto y, siguiendo lo establecido por la ley mencionada, convocó a una Audiencia Pública en la localidad de Santa María de Punilla para debatir sobre la aprobación de la autovía de montaña. Dicha audiencia comenzó el viernes 11 de mayo, se extendió por siete días y alcanzó un récord histórico, ya que fue la más concurrida desde la implementación de la ley, con 957 personas inscriptas. De 355 expositores, 70 se pronunciaron a favor del proyecto y 285 en contra.

Si bien se trató de una instancia importante para que quienes rechazan el proyecto puedan expresar sus puntos de vista, no fue un proceso vinculante a la hora de establecer definiciones. El próximo paso implica la evaluación de las exposiciones, para determinar si se otorga la licencia ambiental al proyecto, lo que los autoconvocados luchan por evitar.

Visión técnica

Joaquín Deon es geógrafo, vive en Villa Allende y actualmente se desempeña como docente. En entrevista con El Milenio explicó en profundidad qué plantea el proyecto de la Autovía de Punilla y brindó un análisis completo para entender por qué es objeto de diversos cuestionamientos.

El Milenio: ¿De qué trata el proyecto de la nueva autovía de montaña en Punilla?

Joaquín Deon: El nuevo proyecto está dividido en varios tramos, el que se está ejecutando ahora es el de Variante Costa Azul-Comuna de San Roque. En estos momentos, el tramo conflictivo, que está totalmente puesto en tela de juicio, es el segundo tramo que uniría la comuna de San Roque con Cosquín por la vertiente occidental de las Sierras Chicas, del lado de Punilla. Este proyecto busca unir la autopista Córdoba-Carlos Paz con un camino secundario de Sierras, que es el Camino del Cuadrado. Se trata de una serie de autovías con un divisor central.

El objetivo es facilitar la circulación vehicular en una ruta que está muy congestionada, la Ruta Nacional 38, que une la localidad de Villa Carlos Paz con San Juan y La Rioja, atravesando de sur a norte todo el Valle de Punilla. Las dificultades de circulación se sienten mucho más en temporada de verano por el turismo y los festivales. Entonces, la ruta 38 no da abasto. De allí nace el primer lema de las organizaciones movilizadas en torno al ambiente y particularmente en rechazo a esta alternativa de la autovía: “No a la autovía, pero sí a las otras alternativas”.

Antecedentes

EM: ¿Cuál es su opinión sobre este proyecto?

JD: Para mí, una alternativa a la Ruta Nacional 38 es necesaria. Hasta el momento se presentaron seis alternativas, de las cuales muchas se han dado a conocer recientemente. En varias agencias periodísticas han salido los trayectos que se han propuesto.

Las preguntas son: ¿Por qué se eligió la que va por el monte, cortando más de veinte microcuencas que van a parar al Río Cosquín? y, al mismo tiempo, ¿Por qué se eligió el trayecto que la misma secretaría de cultura de la Provincia de Córdoba establece como zona roja y amarilla, por ser territorio de la comunidad Pueblo Comechingón y Ticas en Bialet Massé, que también atraviesa la reserva Mallín de la localidad de Cosquín? Es un trazado que atraviesa muchos sitios patrimoniales e históricos. Además, cambia totalmente el paisaje, que es el principal recurso turístico del Valle de Punilla.

En cuanto a posición técnica personal respecto a la traza actual, me atrevo a decir que no hay licencia social en estos momentos para llevar la autovía por ese lugar. Que no haya licencia social significa que hay mucha gente de esas localidades, que eligió irse a vivir ahí o que vive históricamente ahí, que no quiere que se transforme el paisaje, las cuencas y la provisión de agua. Al mismo tiempo, sí hay un reconocimiento social para que la autovía se haga por otro lado, ya que las alternativas existen y tendrían la misma finalidad, pero implicarían un impacto menor.

EM: ¿Qué ventajas y desventajas trae este proyecto? ¿Cómo afecta a la vida de los vecinos?

JD: La ventaja es, fundamentalmente, facilitar la circulación y los tiempos de movilidad entre una localidad y la otra. Por eso, la demanda también por parte de la comunidad es “queremos decidir sobre esto, que nos va a ayudar a mejorar nuestras condiciones de vida. No queremos que nos impongan una autovía por el lugar más problemático y más ambientalmente impactante sobre el entorno natural y paisajístico”. Ese planteo es totalmente válido.

También hay un riesgo que se ha destacado y que es el más importante, ocasionado por el yacimiento de uranio Rodolfo, que se encuentra entre Santa María de Punilla y una parte de Cosquín. Es un yacimiento que nunca se tocó. Se sabe que existe, por un estudio donde se encontraron altos niveles de todos los compuestos que hacen al uranio y se registraron los límites del yacimiento. Hoy en día está prohibida por ley, la extracción de uranio y de metales en toda la provincia de Córdoba. Entonces, las asambleas del Valle de Punilla están cuestionando mucho el paso de la autovía por ahí, porque hay un temor de que se quiera modificar la ley y exista un interés en explotar la reserva, lo que generaría un gran impacto sobre las cuencas de la zona.

EM: ¿Cuánto tiempo tardarían en aparecer esas consecuencias?

JD: En las laderas donde se ha ejecutado ya el primer tramo, hubo derrumbes y como consecuencia roturas en viviendas, porque la autovía pasa detrás de la pared de algunas casas.

La participación de los vecinos

Resultado de imagen para autovia de montaña punilla

EM: ¿Cree que los vecinos podrán revocar el proyecto si se aprueba la licencia?

JD: Ya se presentó un recurso de amparo. El Estado Provincial, a través de la Dirección Provincial de Vialidad y de Caminos de las Sierras, ha venido cumplimentando con lo que exigen las leyes. La audiencia pública ha sido una instancia más de la presentación de los estudios de impacto ambiental y de la cumplimentación de todos los pasos establecidos. No es vinculante, entonces el Estado puede tomar una decisión última. Sin embargo, hay mecanismos que están utilizando los vecinos, que son visibilizadores de lo que está ocurriendo. Por ejemplo, mientras las máquinas están trabajando en el tramo que ya ha sido pre aprobado, que es el primer tramo de la autovía, ellos van e intervienen, se paran adelante con una bandera, se valen de mecanismos de acción directa para visibilizar sus reclamos.

EM: En esta obra ¿Qué factores se relacionan con el Camino del Cuadrado?

JD: Por un lado, hay agentes políticos y agentes empresariales que son los mismos que actuaron en el Camino del Cuadrado, y que hoy están haciendo lo mismo en este otro lugar.           

EM: ¿Sería posible que en este tramo de la nueva autovía aparezcan problemas como neblina y derrumbes como ocurre en el Camino del Cuadrado?

JD: Sí. La neblina excede a la obra pública porque es una zona alta de sierras. Entonces, lo fundamental para entender y para poder graficarlo, es que, si uno ve las sierras en una imagen satelital puede ver que la vertiente occidental sube repentinamente, y cada microcuenca baja hacia el Valle de Punilla, hacia el Río Cosquín, que es el principal conductor de agua.

Si uno lo ve desde el otro lado, que es el lado del que estamos nosotros, las sierras van bajando mucho menos pronunciadamente, entonces esta sucesión de laderas que tenemos permite que el camino se pueda trazar y circular subiendo despacio. Lo que ocurre, cuando se llega a la altura, es que esta zona está siempre cubierta por el paso de vientos húmedos. Se acumula mucha neblina constantemente ahí, y la traza, cuando llega a la cima, empieza a zigzaguear para bajar repentinamente por las laderas hasta llegar al Valle de Punilla. Este es el riesgo más grande, que además puede generar derrumbes.

→”La situación de la autovía tiene una relación directa con el Camino del Cuadrado. Ambos trazados tienen la realidad de que van por una ladera que es completamente inestable y casi vertical”.

Entonces, lo más comparable es el riesgo entre lo que es el camino al Cuadrado y la autovía que se propone, pero al mismo tiempo el presupuesto que se tiene que depositar. Esto es importante porque, apenas se termina y habilita la obra, la circulación empieza a dar vibraciones que atraviesan varias fallas tectónicas que están a lo largo de las sierras y ocasionan muchos problemas, surgiendo la necesidad de invertir, constantemente, en mantener la ruta. En mantenimiento de ruta siempre se invierte, pero estamos hablando en realidad de volver a construir los tramos que se derrumban. No sabemos cuándo va a pasar y si efectivamente se va a dar, pero la situación de la autovía tiene una relación directa con el Camino del Cuadrado. Ambos trazados tienen la realidad de que van por una ladera que es completamente inestable y casi vertical.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: