Anuncios

El milenio

10 años conectando Sierras Chicas

Globalidad y equilibrio

Con una vida dedicada a la danza y la docencia, Fabiana Medina encara la rehabilitación física desde un enfoque que cobra cada vez más relevancia en los últimos tiempos: la postura y el tratamiento de las cadenas musculares.


Por Redacción El Milenio | periodico@elmilenio.info

Colaboración:  Julián Daniele y Lucas Méndez. 4°A IMVA.

Carolina Nigro y Lucía Ortiz. 4°B IENM


Mantener el cuerpo en eje. Se trata de una de las consignas de los métodos de rehabilitación que apuntan a corregir desbalances en el cuerpo humano y sus consiguientes sintomatologías. La bailarina Fabiana Medina ha tomado diferentes herramientas en pos de trabajar el equilibrio, y al respecto explica: “Mi trabajo es una combinación de diferentes técnicas: eutonía, stretching global activo, y anatomía funcional. A esto le sumo conocimientos que me ha dado la danza a través de 20 años”.

Vecina de Río Ceballos, Medina se formó en danza clásica, jazz y barra á térre. Sin embargo, decidió, a través del tiempo, no quedarse en los usos y costumbres característicos de la danza y en cambio encarar un camino diferente, desde el conocimiento y la conciencia corporal. En ese aspecto sostiene: “La danza se ha transmitido históricamente de boca en boca, copiando las formas, sin cuestionar las posibilidades y dificultades de cada persona. Desde hace años la mirada sobre el movimiento ha ido cambiando y en la actualidad es más importante la conciencia y la salud del cuerpo que realizar una copia idéntica de una técnica a costa de lesionarse. Yo elijo enseñar la danza desde este enfoque, donde el alumno pueda aprender desde la sensopercepción, y la conciencia, referida a entender, cómo y porqué hace lo que hace”.

El Milenio: ¿Cómo se te ocurrió empezar a practicar este tratamiento?

Fabiana Medina: Bailo desde muy chica y en mi época no se usaban las técnicas globales, ni la conexión o autopercepción. Los métodos de aprendizaje eran mucho más duros, e inevitablemente te llevaban a tener lesiones, dolores que te inhabilitaban a practicar. Tuve entonces, una gran maestra que me ayudó a entender que podía trabajar mi disciplina desde otro lado, y empecé a perder dolores, cambiar la forma del cuerpo.

En lo puntualmente terapéutico decidí formarme en Buenos Aires con Ruth Nejter y Olga Nicosia, dos referentes de la eutonía y el Stretching Global Activo, además de realizar seminarios de especialización, con docentes de la UBA (Universidad de Buenos Aires).

Comprendí que enseñar danza era más sencillo desde otro lado, distinto al tradicional, brindando algunas pautas intermedias. Hoy a nivel mundial los deportistas de alto rendimiento realizan entrenamiento funcional y trabajos globales. Si uno observa el modo de trabajo de esos atletas, se da cuenta de que tienen una postura perfecta. Así se consiguen resultados más efectivos y duraderos en el tiempo.

→“Yo elijo enseñar a mis alumnos desde el enfoque de la sensopercepción y la conciencia, referida a entender, cómo y porqué hace lo que hace”, afirmó Fabiana Medina.

EM: ¿Tu trabajo en la reeducación de las conductas posturales está vinculado a la danza?

FM: No necesariamente. Trabajo con músicos, actores, personas que son ajenas a tal disciplina deportiva.

EM: ¿Elegís caminos alternativos para trabajar con cada alumno?

FM: Sí, en realidad pienso que quedarse en una sola técnica limita la posibilidad de abordar las necesidades particulares de cada uno. Un cuerpo es una totalidad, un ser que está impregnado de circunstancias, marcadas por su propio movimiento en el tiempo. Hay condiciones psicofísicas e incluso económico sociales que influyen en lo que buscamos corregir, que es la postura.

En mi caso opto, por ejemplo, por el stretching global activo cuando tengo que trabajar en la danza. Luego, si viene alguien con una hernia de disco, o una rectificación cervical, que es una patología súper común en la actualidad, producto del uso de la computadora o el celular, lo primero que hago es un reconocimiento. El objetivo de esto es que el alumno pueda auto percibir el estado de su cuerpo. A partir de ahí, el siguiente paso es recuperar la movilidad articular y muscular de la persona.

EM: Primero es un trabajo de autopercepción.

FM: Primero hay que reeducar la conducta, reconocer una situación, por ejemplo el hecho de estar sentados diez horas frente a una computadora. ¿Qué hacemos con eso? De mi parte brindar una serie de técnicas globales, que en definitiva dependen del trabajo del alumno. A mí me gusta eso, que la gente no dependa estrictamente del terapeuta para trasladar las técnicas al cotidiano y así poder cambiar o mejorar una dolencia.

EM: ¿Con que objetivo recurren los pacientes al tratamiento?

FM: Es algo bastante abierto en ese sentido. Como mencionaba, yo doy clases de danza desde una visión sensoperceptible, pero también enseño ejercicios de preparación para el embarazo y el parto. Trabajo con guitarristas que acuden por una tendinitis, hay de todo básicamente. Me encuentro con todo tipo de afecciones, y en función de ello las sesiones son individuales y tienen una secuencia de ejercicios que varían según las necesidades del alumno.

EM: ¿Existen distintos tipos de reeducación de la conducta postural?

FM: No, lo que sucede es que cada terapeuta se va enriqueciendo con distintas técnicas. Las pautas principales son las mismas y tienen que ver con el trabajo global de las cadenas musculares.

Las personas estamos constantemente en situaciones de adaptabilidad y compensación. Si pensamos en el cuerpo de manera global, la compensación significa que en ocasiones nuestro cuerpo se va a tensionar en tal punto, pero las consecuencias o dolencias las va a sufrir en otro lugar. Cuando uno comienza a entender las posturas y las cadenas musculares empieza a percibir que el dolor que teníamos en el cuello, por ejemplo, tiene su origen en la cintura.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: